Aneurisma: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Dilatación anormal de un vaso sanguíneo que puede causar una hemorragia masiva, un shock o la muerte si se produce la ruptura de dicho vaso.

¿Por qué se llama a los aneurismas “asesinos silenciosos”?

Porque pueden pasar inadvertidos durante años hasta que se rompen. La pared de un segmento de arteria, vena u otro vaso sanguíneo se debilita y comienza a hincharse como un balón desinflado que se presiona desde los lados hacia el centro. La protuberancia crece poco a poco durante años hasta que llega un momento en que el vaso sanguíneo cede. Cuando sucede esto, estamos ante una emergencia médica que puede llevar a la muerte.

Los aneurismas suelen ocurrir más frecuentemente en la aorta, la arteria de mayor diámetro que va desde el corazón hasta el abdomen. Más de 15 000 personas mueren al año por ruptura de estos aneurismas. Si la ruptura de aneurisma ocurre en el cerebro puede dar lugar a una apoplejía hemorrágica.

¿Cómo se produce un aneurisma?

Los aneurismas sobrevienen cuando la estructura normal de los vasos sanguíneos se debilita en un área. Este fenómeno puede ocurrir por acumulación de depósitos grasos de colesterol en las paredes de dichos vasos. También pueden deberse a infección o traumatismo, e incluso pueden ser congénitos. Hay un incremento del riesgo de aneurisma en pacientes con afecciones como la sífilis o el síndrome de Marfan. Muchas veces, sin embargo, el aneurisma se produce por causas desconocidas.

Esta enfermedad afecta más a los hombres que a las mujeres. También ocurre más a menudo en mayores de 55 años que fuman o tienen alta la presión sanguínea. Quien tenga un historial familiar de aneurismas, tendrá más posibilidades de padecer la enfermedad.

Normalmente no hay indicios de que exista un aneurisma en el organismo. A veces, los enfermos sienten dolor en el abdomen, si es allí donde se sitúa el aneurisma. Un aneurisma voluminoso en el abdomen presiona la columna vertebral y por lo tanto produce dolores de espalda. Un aneurisma que produce la ruptura de una arteria puede causar la muerte con rapidez. Si se sitúa en el cerebro, provoca síntomas de apoplejía como choque cardiovascular, entumecimiento, parálisis y pérdida de la visión.

Diagnóstico

Afortunadamente, muchos aneurismas se detectan antes de que se rompan. Los médicos son capaces de detectar aneurismas abdominales por exploración tactil de las pulsaciones abdominales a través de la piel. Además, el aneurisma suele ser causa de cambios sutiles en el latir del corazón, susceptible de auscultación. Sin embargo, los métodos más fiables para detectar los aneurismas son las radiografía, las ultrasono-grafías y otras exploraciones que proporcionan imágenes detalladas del cuerpo.

Esperar y ver Si se descubre un aneurisma, el médico puede adoptar la estrategia de “esperar y ver,” dependiendo de su localización, tamaño y la salud general de la persona. Los aneurismas pequeños se revisan cada seis meses, más o menos, para asegurarse de que no están creciendo. Normalmente crecen despacio, especialmente si el enfermo adopta hábitos de vida sanos como no fumar, controlar la tensión arterial, hacer ejercicio, bajar de peso si es necesario, no consumir alcohol y mantener una dieta adecuada.

Cirugía A veces es necesaria la intervención quirurgica, método que consiste en extirpar el segmento de vaso sanguíneo que presenta inflamación y reemplazarlo con un vaso artificial. Entre las nuevas técnicas figura la colocación de prótesis aórticas por vía endoluminal (cirugía de invasión mínima), que consiste en introducir un cable fino y flexible a través de una arteria de la pierna y hacerlo avanzar hasta la zona aneu-rismática, donde se implanta un tubo o una espiral de alambre en las paredes de las arterias a ambos extremos del aneurisma.

Medidas de prevención

Es muy importante detectar el aneurisma antes de que se rompa. Más del 60 por ciento de los enfermos que sufren la ruptura de aneurisma mueren antes de llegar al hospital y un gran porcentaje muere durante la operación de emergencia o poco después. La asistencia médica regular, la intervención quirúrgica y el cambio de los hábitos de vida posibilitan la recuperación de la mayoría de estos enfermos.

Fuentes

American Heart Association, 7272 Greenville Ave.,

Dallas, TX, 75231-4596 Telephone 301223-2307 Toll-Free 800242-8721 URL http://www.americanheart.org

Heart and Stroke Foundation of Canada,

222 Queen St., Ste. 1402, Ottawa, Ontario,

Canada K1P 5V9 Telephone (613)569-4361 Facsimile (613)569-3278 http://www.hsf.ca/

National Stroke Association, 9707 E. Easter Ln.,

Englewood, CO, 80112 Telephone 303649-9299 Toll-Free 800STROKES URL http://www.stroke.org

U.S. National Institute of Neurological Disorders

and Stroke, c/o NIH Neurological Institute, P.O. Box 5801,

Bethesda, MD 20824

Telephone (301)496-5751

Toll-free 800-352-9424

TTY (301)468-5981

http://www.ninds.nih.gov/

Leave a Reply