Anquilostomiasis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La anquilostomiasis es una infección parasitaria, ocasionada por dos tipos de gusanos de forma cilindrica que perforan la piel, enran en la circulación sanguínea y se desplazan por ella a los pulmones, para llegar finalmente al tramo intestinal. Estos parásitos incluyen el Necator ame-ricanus y el Ancylostoma duodenalis.

¿Qué es la anquilostomiasis?

Es una infección parasitaria, causada por dos parásitos cilindricos, denominados también nematodos, que tienen unos ganchos en la abertura de la boca. Estos parásitos utilizan los ganchos para fijarse a la pared intestinal de diversas especies de huéspedes, entre ellos el ser humano. Sus larvas (fase vital comprendida entre el huevo y el gusano adulto) a menudo invaden el organismo atravesando la piel entre los dedos de los pies de las personas que andan descalzas. Esta enfermedad, llamada también uncinariasis, afecta a la cuarta parte de la población mundial, especialmente en zonas cálidas, húmedas y mal saneadas.

¿Cómo se desarrollan estos parásitos?

En su forma adulta, el Ancylostoma duodenale y el Necator americanus viven adheridos a la pared del intestino delgado del ser humano y de otras especies animales, donde se alimentan succionando la sangre del huésped. Los huevos de las hembras pasan al exterior con los excrementos. En condiciones de calor y humedad, donde no dé el sol, los huevos se transforman en larvas en 1 o 2 días. Las larvas crecen en las heces o el suelo durante 5 a 10 días, hasta que se hacen filariformes (en forma de filarias o hilos). Esta es la fase del ciclo vital en que el gusano es infeccioso.

La larva filariforme sobrevive de 3 a 4 semanas. En cuanto entra en contacto con la piel del ser humano o de otras especies animales, la perfora y entra en la circulación del huésped. De allí la transporta a los pulmones, cuya delgada pared penetra también. Una vez dentro de los pulmones, asciende por las vías respiratorias a la garganta, donde es deglutida. Seguidamente, baja por el tubo digestivo al intestino delgado, en cuya pared se fija por medio de sus ganchos, con lo que el ciclo vital empieza de nuevo.

Diagnóstico y tratamiento

El síntoma más frecuente de esta enfermedad es la anemia, producida por la pérdida del hierro sanguíneo, a su vez debida a la pérdida de sangre. Otros síntomas incluyen inapetencia, adelgazamiento, diarrea y vagos dolores abdominales. Mientras las larvas están en los pulmones, puede producirse una tos seca con febrícula. Cuando las larvas penetran en la piel, tal vez se experimenten una leve picazón y erupciones cutáneas. Sin embargo, a menudo las infecciones leves no manifiestan ningún síntoma.

La infección se confirma en el laboratorio por examen microscópico de los huevos contenidos en muestras de heces. Se pueden recetar diversos medicamentos para tratar la infección. La anemia, por su parte, se trata con suplementos de hierro.

Medidas preventivas

El método de prevención más eficaz es limitar el contacto directo entre el suelo contaminado y la piel. En zonas donde sea muy común esta infección, convendrá evitar ir descalzos o tocar el suelo con las manos.

Fuentes

U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Division of Parasitic Diseases, 1600 Clifton Rd., Atlanta, GA 30333 Toll-free (800)311-3435 http://www.cdc.gov/ncidod/dpd/

U.S. National Institute of Allergy and Infectious Diseases, Bldg. 31, Rm. 7A-50, 31 Center Dr., MSC 2520, Bethesda, MD 20892-2520 Telephone (301)496-2263 http://www.niaid.nih.gov/default.htm

Leave a Reply