Cálculos biliares: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Los cálculos (piedras) biliares son concreciones de cristales que se forman en la vesícula biliar cuando ciertas sustancias precipitan en la bilis. Estos cálculos pueden variar considerablemente de tamaño y causar problemas de salud de diversa intensidad.

¿Qué función desempeña la vesícula biliar?

Este pequeño órgano, en forma de pera, tiene su sede debajo del hígado, en el lado derecho del abdomen. La vesícula biliar concentra y acumula un líquido de color amarillento o verdoso, llamado bilis, que produce el hígado. Cuando ingerimos alimentos, la vesícula se contrae y, a través de unos tubos denominados conductos biliares, envía la bilis al intestino delgado, donde ayuda a descomponer las grasas de los alimentos.

La bilis contiene un determinado número de ingredientes, incluidos el agua y las sales biliares. Estas últimas actúan como detergentes y contribuyen a la disolución de los glóbulos de grasa. La bilis contiene también colesterol, grasas y bilirrubina (producto de desecho, segregado por el hígado, que se forma a partir de la hemoglobina de los glóbulos rojos de la sangre).

¿Qué son los cálculos biliares?

Los cálculos biliares, resultado de la enfermedad denominada colelitiasis, no son sino fragmentos de bilis solidificada. Normalmente, sus elementos componentes se conservan en estado líquido, pero cuando sucede algo que altera el equilibrio químico, se forman los cálculos. De estos, hay dos clases principales: los de colesterol (a los que se atribuye como el 80 por ciento de los cálculos registrados en los Estados Unidos) y los pigmentarios, formados a partir de la bilirrubina y del calcio.

Los cálculos se forman cuando la bilis contiene más colesterol (o bi-lirrubina y calcio) del que pueden disolver las sales biliares o si un desequilibrio químico provoca su precipitación, y también cuando la vesícula biliar nose contrae con suficiente fuerza para vaciarse de bilis con regularidad. Los cálculos varían de tamaño desde partículas con aspecto de gravilla hasta esferas como pelotas de golf. Hay individuos que tienen sólo un cálculo, mientras que otros pueden tener una multitud.

¿Quién presenta riesgo de tener cálculos biliares?

El 10 por ciento de los estadounidenses, o sea alrededor de 20 millones de personas, padecen de colelitiasis. Los cálculos raras veces se forman en el niño y el adolescente, aunque pueden aparecer a cualquier edad.

Colesterol Los regímenes alimenticios ricos en colesterol parecen estar relacionados con la formación de cálculos biliares, aunque algunos investigadores creen que es necesario, además de la dieta rica en colesterol, una predisposición genética. Todo cuanto aumente la concentración de colesterol en la bilis—incluidos el embarazo, la hormonoterapia y las píldoras anticonceptivas—incrementará la susceptibilidad de la persona a producir cálculos biliares.

Obesidad y otros riesgos para la salud Los obesos corren también un elevado riesgo de colelitiasis, y también los que hacen huelgas de hambre o acostumbran ayunar, o los que siguen dietas a la moda; todas estas circunstancias pueden provocar la formación de cálculos biliares porque la desnutrición hace que la bilis se acumule intacta en la vesícula biliar durante largos períodos. Los enfermos del hígado, los que padecen infecciones de las vías biliares y los que experimentan trastornos de la sangre (tales como la anemia de las células falciformes, o dre-panocitosis) son también propensos a producir cálculos pigmentarios.

Otras poblaciones Entre los grupos de personas que parecen correr mayor riesgo de colelitiasis se destacan:

– las mujeres, sobre todo las multíparas (que han tenido varios hijos), tienen el doble o el triple de probabilidad de producir cálculos biliares

– los individuos de raza india norteamericana y los de ascendencia mexicana

– los mayores de 60 años.

¿Qué les sucede a los enfermos de colelitiasis?

En la mayoría de los casos, los cálculos no ocasionan síntomas; sólo el 20 por ciento de los estadounidenses con colelitiasis experimentan molestias.

Síntomas Suelen sentirse después de las comidas, que es cuando la vesícula biliar se contrae para segregar la bilis. Si entra un cálculo en uno de los conductos biliares, la persona experimentará una especie de cólico abdominal, dolor que puede irradiarse al hombro y a la espalda. Algunos presentan náuseas y vómito, y otros ictericia (piel y ojos amarillentos). Los cálculos obstruyen a veces los conductos biliares, lo que da lugar a posibles lesiones de la vesícula biliar, del hígado y del páncreas.

Diagnóstico Los cálculos biliares suelen diagnosticarse sólo cuando causan molestias. El médico se vale para ello de radiografías y ecografías (en las que las ondas sonoras atraviesan el cuerpo y producen imágenes que se visualizan en una pantalla de computadora). Ambas técnicas de diagnóstico son indoloras.

Tratamiento El tratamiento estándar para la colelitiasis, y el único que ofrece garantías de curarla permanentemente, es la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar por medio de una laparoscopia (operación que se realiza a través de unos tubos insertados mediante unas pequeñas incisiones practicadas en el abdomen). En los Estados Unidos el número de operaciones de esta índole pasa de 500 000 al año. Si la laparoscopia no está indicada para un determinado paciente, también se puede extirpar la vesícula biliar por medio de una incisión abdominal de 12 a 20 cm (5 a 8 pulgadas) de longitud. Quienes no están en condiciones de soportar la operación quirúrgica, o no quieren hacérsela, pueden tomar medicamentos para intentar solubilizar los cálculos biliares, o tal vez prefieran someterse a una litotricia, que consiste en la aplicación de ondas de choque a través de la piel para desmenuzar el cálculo en pequeñas partículas capaces de ser expulsadas de la vesícula biliar sin más problemas.

Fuente

U.S. National Digestive Diseases Information Clearinghouse,

2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570

Telephone (301)654-3810 Toll-free (800)891-5389 Facsimile (301)907-8906 http://www.niddk.nih.gov/health/digest/nddic

Leave a Reply