Cálculos renales: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Son unas concreciones o “piedras” formadas a partir de diversas sustancias químicas que, al precipitarse como cristales en la orina, se acumulan en los riñones o las vías urinarias. La mayoría de estos cálculos se eliminan con la orina sin necesidad de tratamiento, pero en casos graves probablemente se necesitará una intervención quirúrgica para extraerlos.

¿Qué es un cálculo renal?

Digamos primero que los riñones son órganos en forma de habichuela o fríjol, cada uno de los cuales pesa aproximadamente 150 gramos (5,3 onzas) y que están situados uno a cada lado de la columna vertebral, en la parte posterior del abdomen. A partir de la sangre, estos órganos filtran el agua, las sales químicas y los productos de desecho, para formar la orina; además mantienen el equilibrio hídrico (líquido) y el iónico del organismo. Cuando la proporción de agua e iones en la orina está desequilibrada, se pueden formar cálculos renales.

Estos cálculos se componen de diversas sustancias químicas, pero los más comunes (el 80 por ciento) son mezclas de calcio con oxalato o fósforo. Pueden formarse también a partir del ácido úrico y de la cistina. Su tamaño varía desde el de un grano de arena al de una pelota de golf.

Se desconocen las causas de los cálculos renales. Sin embargo, los factores predisponentes incluyen la historia familiar, infecciones de las vías urinarias y varios trastornos metabólicos que aumentan la predisposición de una persona a padecer cálculos renales.

¿Qué efectos tienen los cálculos renales?

Síntomas Si bien los cálculos renales más pequeños se expulsan con la orina sin que la persona afectada siquiera se entere, el paso por las vías urinarias de otros cálculos mayores puede provocar fuertes dolores, que se suelen calificar como los más intensos conocidos. Los dolores se producen cuando el cálculo pasa del riñón a la vejiga urinaria a través del uréter, tubo de pequeño diámetro colector de la orina. Además de dolor agudo en la región lumbar y en el costado, el paso del cálculo provoca náuseas, vómito, fiebre, escalofríos y sangre en la orina (hematuria). Los cálculos de gran tamaño representan un peligro para la vida si obstruyen las vías urinarias y paralizan los riñones.

Diagnóstico Para determinar si una persona tiene cálculos renales, el médico se valdrá de radiografías y ecografías, junto con análisis de sangre y de orina.

Tratamiento Por lo general, los cálculos renales pueden expulsarse espontáneamente si se bebe agua en abundancia y se toman medicamentos para el dolor (analgésicos). Si son muy grandes, de más de 1,3 cm (media pulgada) de diámetro, se pueden emplear diversas técnicas para fragmentarlos en el riñón o en el uréter, de manera que los fragmentos sean arrastrados al exterior por la orina. Por ejemplo, se utilizan a veces ondas de choque ultrasónicas (litotricia) que atraviesan el cuerpo sin lesionar el lugar donde se asienta el cálculo, al que desmenuzan para que los fragmentos puedan ser expulsados con la orina y sin dolor alguno. Muy raras veces es necesaria la intervención quirúrgica.

¿Cómo se previene la litiasis renal?

Este trastorno suele afectar a personas de edad comprendida entre los 20 y 40 años. Alrededor del 10 por ciento de la población mundial tendrá por lo menos un cálculo renal a lo largo de su vida, con probabilidad de 70 a 80 por ciento de experimentar varios. De ahí que sea muy importante, la primera vez que se expulsa un cálculo, averiguar su composición. Estos datos permiten al médico determinar la causa del cálculo, y no será extraño que pida al paciente que le traiga el cálculo expulsado si lo tiene en casa, para analizarlo en el laboratorio. A menudo, el riesgo de

cálculos renales se puede reducir bebiendo mayor cantidad de agua y tomando ciertas clases de medicinas.

Fuentes

National Kidney Foundation, 30 E. 33rd St., Ste. 1100, New York, NY, 10016

Telephone (212)889-2210 Toll-Free (800)622-9010 http://www.kidney.org

U.S. National Kidney and Urologic Diseases Information Clearing-house, 2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free (800)891-5389 Facsimile (301)907-8906

http://www.niddk.nih.gov/health/digest/nddic.htm

Leave a Reply