Cáncer de riñón: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El cáncer de riñón se produce cuando algunas células renales se vuelven anormales y se dividen sin ton ni son para formar un tumor, que puede propagarse a otras partes del organismo.

Los riñones son dos órganos en forma de habichuela o fríjol situados cerca de la columna vertebral. Tienen por función principal filtrar las sales, el exceso de agua y las impurezas de la sangre, con lo que producen el desecho líquido denominado orina. La orina se desplaza, a través de unos conductos (los uréteres), de los riñones a la vejiga urinaria, donde queda almacenada hasta que sale al exterior a través de otro conducto (la uretra). Los riñones contribuyen también a la creación de glóbulos rojos sanguíneos e intervienen en el mantenimiento de la tensión arterial normal.

Si el cáncer ataca a los riñones, no sólo afectará a éstos sino probablemente a otros órganos circundantes, incluidos el hígado, el páncreas y el intestino grueso. O bien las células cancerosas pueden propagarse a otras partes del cuerpo a través de la circulación sanguínea o la linfática. En los niños, la forma más frecuente de cáncer de riñón es el tumor de Wilms; en el adulto, la más frecuente es el carcinoma renal, denominado también hipernefroma.

Tumor de Wilms

Este tumor se inicia y se desarrolla en el niño aun antes de nacer. Conforme el feto crece en el útero, las células renales producen las estructuras sanguíneas y los tejidos renales (en forma de red) que son necesarias para filtrar la sangre. Cuando las células renales no maduran como deberían, el bebé nace con células poco desarrollados. Estas células suelen completar su desarrollo cuando el niño alcanza la edad de 3 o 4 años; pero en ocasiones se descontrolan durante el crecimiento y dan lugar a un revoltijo de pequeñas células denominadas tumor de Wilms, en honor del médico alemán Max Wilms (1867-1918) que les describió en 1899.

El médico descubre este tumor cuando, al examinar el vientre del bebé, palpa una masa anormal. Los síntomas suelen ser inexistentes o muy pocos. Si el tumor no se ha propagado todavía a otros órganos y tejidos, el pronóstico de recuperación es excelente. La mayoría de los niños con tumor de Wilms reciben tratamiento quirúrgico o quimioterapia. Si el cáncer se ha difundido a otras partes, es posible que el niño necesite radioterapia, para la cual se utilizan rayos de alta energía que destruyen las células cancerosas.

Cáncer de riñón en el adulto

En los Estados Unidos, el cáncer de riñón es mucho más frecuente en el adulto que en el niño y afecta anualmente a alrededor de 30 000 personas. En 4 de cada 5 casos, el tumor aparece en los tejidos encargados de filtrar la sangre, pero puede también atacar a la pelvis renal, que es la estructura que recoge la orina filtrada. A diferencia del tumor de Wilms, el carcinoma renal del adulto a menudo se difunde a los órganos circundantes y a otras partes del cuerpo en un proceso llamado metástasis.

El carcinoma renal se da con mayor frecuencia en los fumadores de cigarrillos. La exposición a ciertos productos químicos irritantes y a medicamentos contienen el analgésico fenacetina parece incrementar el riesgo de cáncer. También la herencia genética puede intervenir en esta enfermedad. No obstante, gran número de casos de carcinoma renal no parecen tener ninguna causa. Los síntomas precoces (más tempranos) comprenden:

– sangre en la orina

– dolor en la parte inferior de la espalda (lumbar)

– adelgazamiento que no tiene explicación

– fiebres recurrentes

– alta tensión arterial (hipertensión)

Diagnóstico y tratamiento del carcinoma renal

Diagnóstico El médico inicia su búsqueda mediante la historia clínica, el examen físico y los análisis de laboratorio (con muestras de sangre y de orina). Según el resultado de éstos, es posible que ordene diversas técnicas de diagnóstico por imágenes de los riñones y de los órganos circundantes. Después, pueden pedirse todavía otras exploraciones, entre las que figuran:

– la pielografía intravenosa, que consiste en una serie de radiografías de los riñones, uréteres y vejiga urinaria, que se obtienen tras la inyección de una sustancia de contraste (colorante);

– la arteriografía renal, prueba parecida a la anterior pero que se destina a visualizar imágenes de la red de vasos sanguíneos del riñón y de sus alrededores;

– estudios por imágenes, como las proporcionadas por la tomografía computada, la resonancia magnética nuclear y la ecografía.

Si hay sospecha de cáncer, el cirujano obtendrá una biopsia del tumor introduciendo en él una aguja muy fina, para extraer una muestra de tejido que se examinará al microscopio. Si las células del tejido extraído resultan cancerosas, habrá que determinar si el cáncer se ha propagado a otros tejidos u órganos. Las células cancerosas se propagan a menudo por medio de la circulación sanguínea o a través de los ganglios linfáticos, que filtran el líquido antiinfeccioso llamado linfa. Es posible que se necesiten todavía más estudios radiográficos para examinar los órganos circundantes y determinar la presencia en el pecho o en el abdomen de ganglios linfáticos afectados por el tumor. Paralelamente se pueden pedir radiografías de tórax y gammagrafías óseas (de los huesos), por cuanto este cáncer se disemina (metastatiza) preferentemente a los pulmones y al esqueleto. Si se determina que el cáncer se ha extendido ya a los pulmones o a otros órganos, seguirá llamándose carcinoma renal porque las células diseminadas (metastatizadas) proceden de los riñones.

Tratamiento Dependerá de si el cáncer se ha propagado—o no—más allá de los riñones. En caso afirmativo, los tratamientos más frecuentes son la intervención quirúrgica y la radioterapia. El primero consiste en extirpar total o parcialmente el riñón afectado, operación que se denomina nefrectomía. El riñón restante es generalmente capaz de realizar las funciones propias y las del riñón extirpado.

El carcinoma renal propagado a otras partes del organismo es muy difícil de tratar. Al efecto, se pueden usar la bioterapia, la quimioterapia y la hormonoterapia. La bioterapia, conocida también por inmunotera-pia, persigue el objetivo de incrementar las defensas naturales del organismo contra el cáncer. La interleucina-2 y el interferón son dos de las sustancias que se utilizan como “reforzadores inmunitarios.” La quimioterapia consiste en administrar, a través de la circulación sanguínea, fármacos anticancerosos inyectables o en forma de pastillas. La hormono-terapia implica el bloqueo o el incremento de los mensajeros químicos del organismo (las hormonas), con el fin de impedir o regular la proliferación de las células cancerosas.

Estos tratamientos han resultado parcialmente eficaces en un reducido porcentaje de los enfermos con carcinoma renal avanzado. Por eso, siguen realizándose ensayos clínicos, que son estudios de investigación con pacientes voluntarios, para probar nuevas maneras de abordar el tratamiento. Los que padecen de carcinoma renal en etapa avanzada y los que cuidan de ellos encuentran en los grupos de apoyo un recurso de utilidad inapreciable.

Fuentes

American Cancer Society, 2200 Century Pky., Ste. 950,

Atlanta, GA, 30345 Telephone 404816-4994 Toll-Free 800ACS-2345 URL http://www.cancer.org

American Cancer Society Cancer Resource Center,

PO Box 102454, Atlanta, GA 30368-2454 Telephone (512)919-1886

Toll-free 800-227-2345 http://www.cancer.org/

Kidney Cancer Association, 1234 Sherman Ave., Ste. 203,

Evanston, IL, 60202-1375 Telephone (847)332-1051 Toll-Free (800)850-9132 http://www.kidneycancerassociation.org

National Kidney Foundation, 30 E. 33rd St., Ste. 1100,

New York, NY, 10016 Telephone (212)889-2210 Toll-Free (800)622-9010 http://www.kidney.org

OncoLink, c/o University of Pennsylvania Cancer Center,

3400 Spruce St., 2-Donner, Philadelphia, PA 19104-4283

Facsimile (215)349-5445

http://www.oncolink.com/

U.S. National Cancer Institute, Cancer Information Service,

P.O. Box 24128, Baltimore, MD 21227 Toll-free 800-422-6237 (English and Spanish)

TTY 800-332-8615 http://cis.nci.nih.gov/

U.S. National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse, 2 Information Way,

Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free (800)891-5389 Facsimile (301)907-8906

http://www.niddk.nih.gov/health/digest/nddic.htm

Leave a Reply