Candidiasis vaginal: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La candidiasis vaginal es una enfermedad ocasionada por la sobreabundancia de cierta clase de hongos en la región genital. Entre sus síntomas figuran el prurito o picazón y el ardor en esa región, y muy típicamente una exudación blanca de la vagina. Casí todos los pacientes son mujeres, si bien los varones pueden manifestar también signos relacionados con la infección.

¿Qué es la candidiasis?

El hongo que causa la candidiasis vaginal se llama Candida albicans. Se halla naturalmente presente en muchas partes del cuerpo y crece y se reproduce en la vagina, el tubo digestivo y la boca. Su crecimiento suele

estar limitado por la presencia de diversas bacterias con las que se halla en estado de equilibrio, en zonas naturalmente húmedas. La candidiasis se produce cuando ese equilibrio es perturbado y en presencia de un exceso de células fúngicas en la región vaginal. (Si la candidiasis aparece en la boca, suele llamarse vulgarmente “muguet.” Si atañe a la zona cubierta por el pañal del bebé, se llama “candidiasis de pañal”).

Las células del microorganismo Candida suelen multiplicarse excesivamente cuando el uso de antibióticos destruye demasiadas de las bacterias que normalmente tienen a raya al hongo. Otras situaciones que pueden desmandar a este hongo son el uso de anticonceptivos, el embarazo y los fármacos que deprimen el sistema inmunitario humano. Si la mujer contrae una enfermedad como el sida o tiene diabetes, ambas situaciones son capaces de debilitar el sistema inmunitario, facilitando el desarollo de candidiasis vaginal.

Se calcula que el 75 por ciento de las mujeres tienen candidiasis por lo menos una vez en la vida. La mitad de éstas, la tendrán más de una vez.

Síntomas

El síntoma más visible de la candidiasis vaginal es un exudado blanco, con el aspecto de requesón. La zona en torno de la vagina tal vez pique o se sienta irritada. En las candidiasis que afectan al hombre, el glande (cabeza del pene) se inflama y adquiere una erupción cutánea.

Diagnóstico y tratamiento

La candidiasis vaginal se diagnostica fácilmente examinando una muestra del exudado blanco. El tratamiento suele hacerse con antifúngicos, aplicados al área afectada o tomados por vía oral en forma píldora o comprimido. Si bien son obtenibles sin receta algunas cremas para las can-didiasis vaginales, se aconseja ver a un médico la primera vez que se nota la infección. Es muy importante diagnosticar correctamente toda infección antes de iniciar el tratamiento. Los profesionales de atención médica recomiendan que se examine también al compañero o compañera sexual de la persona afectada.

Medidas preventivas

Las siguientes medidas son de utilidad para evitar las candidiasis vaginales:

– se recomienda usar ropa interior de algodón;

– debe evitarse el uso de ropa interior muy ajustada de fibra sintética como el nilón

– evítese el uso cotidiano de pantimedias

– conviene utilizar papel higiénico blanco y sin perfumar

– mantener limpia la zona genital

– valerse de una toalla (no de un secador eléctrico) para secar la región genital

– quitarse el bañador mojado cuanto antes, después de nadar

– evitar la irrigación vaginal y los nebulizadores higiénicos

– usar toallas sanitarias o tampones sin perfumar

Fuentes

U.S. Centers for Disease Control and Prevention,

1600 Clifton Rd., Atlanta, GA 30333

Telephone (404)639-3534

Telephone (404)639-3311

Toll-free (800)311-3435

Information Hotline (888)-232-3228

Office of Public Inquiries (800)311-3435

TTY (404)639-3312

http://www.cdc.gov/

Leave a Reply