Cataratas: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Las cataratas corresponden a la opacificación del cristalino. Dificultan la visión y son propias de las personas de edad avanzada.

Muchas personas mayores presentan cataratas y, a menudo, no notan sus efectos hasta rebasar los 70 años de edad. Para algunos significa un ligero cambio de la vista. Otros, sin embargo, necesitarán la extirpación quirúrgica del cristalino opacificado.

Córnea

Iris

Las cataratas aparecen cuando el cristalino del ojo pierde su aspecto normal y se torna opaco. Al igual que el vaho en una ventana, la catarata impide la visión clara. Esto ocurre porque la luz que pasa a través del cristalino borroso se distorsiona antes de llegar a los receptores visuales de la retina, situados en la parte posterior del ojo.

¿Qué ocurre cuando se contraen cataratas?

Los científicos creen que las cataratas aparecen porque la proteínas del ojo, al cambiar con la edad, hacen que el cristalino se opacifique. Otros factores como el cigarrillo, una dieta inadecuada, las lesiones oculares, la excesiva exposición a la luz o ciertos cuadros clínicos, como la diabetes, también aumentan el riesgo de cataratas.

Las cataratas evolucionan despacio. Al principio se tiene dificultad para leer el periódico o se experimenta visión borrosa. Los ojos se hacen más sensibles a la luz y resulta especialmente difícil ver de noche. Las personas con cataratas suelen decir que tienen como una película sobre los ojos, es decir, que ven como si mirasen a través de una gasa.

Durante un corto periodo de tiempo, esta afección puede parecer beneficiosa a las personas que tengan problemas para ver de cerca; por ejemplo, para leer las palabras de esta página. La nubosidad de las cataratas cambia el modo de enfocar la luz, lo que explica la mejoría temporal: estos enfermos descubren que, por primera vez, son capaces de leer sin lentes, fenómeno que recibe el nombre de “segunda vista.” Sin embargo, conforme las cataratas empeoran, las dificultades que experimentan son cada vez mayores.

Diagnóstico y tratamiento

El examen ocular por el oftalmólogo detecta las cataratas y permite controlar su evolución. Cuando se detectan cataratas, el médico evalúa los síntomas y decide cuál será la mejor vía de tratamiento.

Mucha gente puede continuar su vida sin necesidad de tratamiento. En otros casos, se recomienda una intervención quirúrgica para extraer el cristalino borroso y reemplazarlo por uno artificial. Entre el 90 y el 95 por ciento de los afectados experimenta mejoría de la visión tras la cirugía. Es una de las operaciones más comunes: se practica más de 1 millón de veces al año en todo el mundo. Se recurre a la cirugía cuando el cristalino se ha vuelto tan opaco o nublado que las actividades como leer, conducir o ver televisión se convierten en un verdadero problema.

Medidas preventivas

Ciertos estudios sugieren que las vitaminas C y E, que reducen el daño a las proteínas vinculadas a la aparición de cataratas, disminuyen el riesgo de padecerlas. El uso de gafas de sol que bloqueen la luz ultravioleta también disminuye el riesgo de cataratas; y hay estudios que afirman que la luz solar desempeña un papel determinante en esta afección. Evitar el tabaco es otra medida util, puesto que, al parecer, el riesgo de cataratas es más alto entre los fumadores.

Fuente

U.S. National Eye Institute, 2020 Vision Pl.,

Bethesda, MD 20892-3655 Telephone (301)496-5248 http://www.nei.nih.gov/

Leave a Reply