Choque (colapso cardiovascular, deshidratación): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El choque es una peligrosa afección física en la cual el volumen de sangre circulante de todo el cuerpo se reduce drásticamente y que produce debilidad, confusión o pérdida del conocimiento. Puede ser causado por muchas clases de lesiones o enfermedades graves. Si no se rata rápidamente, la persona afectada puede sufrir lesiones orgánicas permanentes e incluso morir.

¿Qué es el choque?

“Estudié durante varios días, pero no aprobé el examen. Estoy en choque,” le dice un joven estudiante a otro.

En la jerga coloquial, el “choque” es algo común y a veces es divertido. La gente hace cola para recibir choques al ver películas de terror.

Las personas quieren sentir un sobresalto emocional al ver algo repentino, sorpresivo y que infunda miedo. El corazón late un poco más rápido durante unos momentos, pero al terminarse la película sigue tan saludable como antes.

Este tipo de choque emocional no tiene nada que ver con el choque clínico, que también puede ser súbito, imprevisto y pavoroso, pero es una afección física muy específica y de extrema gravedad.

El choque clínico, o colapso cardiovascular, ocurre cuando la cantidad de sangre que llega al cerebro y a otras partes del cuerpo se reduce de manera drástica; en otras palabras, cuando la tensión arterial cae a niveles muy bajos. Dado que la sangre transporta el oxígeno que todas las células del cuerpo necesitan, la tensión arterial reducida priva a las células de oxígeno. El cerebro, que es el mayor consumidor de oxígeno, se ve afectado, por lo que la persona se siente confunsa, mareada o pierde el conocimiento. A medida que las células se esfuerzan para funcionar sin suficiente oxígeno, muchos procesos químicos corporales se ven perturbados. Los órganos esenciales, como el cerebro, el corazón, el hígado, los pulmones y los riñones comienzan a fallar. A menos que el suministro de sangre se normalice rápidamente, el daño puede ser muy grave e incluso mortal.

¿Cuál es la causa del choque?

Hay tres clases de causas subyacentes. A menudo, un caso de choque tiene dos o los tres de esas causas, a saber:

– No hay suficiente volumen de sangre en el torrente sanguíneo. Este tipo de choque se llama choque hipovolémico. Puede ser el resultado de una fuerte hemorragia ocasionada por una herida, de bala o de accidente automovilístico. También puede ser el resultado de una fuerte hemorragia causada por una afección clínica, tal como un aneurisma aórtico o el sangrado de úlceras estomacales. También puede ocurrir si la persona pierde grandes cantidades de otros líquidos, sin perder sangre. Eso puede suceder, por ejemplo, si la persona tiene intensos vómitos o una fuerte diarrea, o si ha sufrido quemaduras en gran parte del cuerpo.

– Los vasos sanguíneos se dilatan (se expanden) demasiado. Si esto ocurre, la tensión arterial (la presión de la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos) puede bajar tanto que no haya suficiente sangre abastecer a los tejidos vitales. El ejemplo más típico es el choque séptico, causado por una grave infección bacteriana.

– El corazón no impulsa la sangre con suficiente fuerza. Esto recibe el nombre de choque cardiogénico. Sus causas pueden ser diversas: por ejemplo, un infarto, un ritmo anormal (arritmia), un coágulo de sangre, un estancamiento de líquidos en torno al órgano que lo presiona, o una grave lesión valvular.

¿Qué es el choque séptico?

El choque séptico se produce por infección bacteriana: las bacterias invaden el torrente sanguineo y producen grandes cantidades de toxinas (venenos). Esta afección es a veces mortal, aunque se proceda al tratamiento.

Es más probable que afecte a personas hospitalizadas sometidas a una intervención quirúrgica, o a quienes tienen tubos de drenaje, tubos respiratorios u otros tipos de aparatos introducidos en el cuerpo. Tales aparatos aumentan las probabilidad de que las bacterias invadan la circulación sanguínea.

Otras personas con riesgo de choque séptico son aquellas cuyos sistema inmunitario se encuentra debilitado, entre ellas los diabéticos, los cirróticos, los leucémicos y los sidosos. Los recién nacidos y las mujeres embarazadas también son propensos al choque séptico.

El síndrome del choque tóxico, que originalmente se vinculó al uso de ciertos tampones, es una variante del choque séptico normal

¿Qué es el choque anafiláctico?

Es una intensa reacción alérgica en la cual los vasos sanguíneos pierden líquido y se dilatan. En ciertas personas, la reacción se debe a algún medicamento, a transfusiones de sangre, a picaduras de abejas o al consumode cacahuetes o maníes u otros productos alimenticios. Puede ser mortal.

Síntomas de choque

Sea cual sea su causa, las personas con choque tienen una respiración superficial y rápida, la piel húmeda y fría, el pulso débil pero acelerado, la tensión arterial baja y debilidad por todo el cuerpo. También pueden manifestar mareos, confusión y pérdida de la conciencia.

Tratamiento

Las personas con choque deben ser trasladadas al hospital en ambulancia cuanto antes. Mientras tanto, convendrá que permanezcan acostadas en posición supina (de espaldas, cara arriba), con los pies elevados a una altura de 30 cm por encima de la cabeza. Esto permite que la sangre fluya del corazón al cerebro. Debe cubrirse a estas personas con un abrigo o con mantas para conservar la temperatura corporal.

Los médicos o el personal auxiliar intentarán elevar la tensión arterial mediante la inyección de líquidos intravenosos (por medio de una aguja introducida en una vena). Si el choque se debió a pérdida de sangre, tal vez sea necesaria una transfusión sanguínea. Si la tensión arterial permanece en niveles peligrosamente bajos, se pueden emplear fármacos presores, para elevarla. Para el choque anafiláctico, los médicos suelen dar epinefrina (adrenalina) con el fin de contraer (estrechar) los vasos sanguíneos.

Es habitual dar oxígeno y utilizar respiradores mecánicos para incrementar la cantidad de oxígeno que reciben las células. Si se sospecha un choque séptico, se dan antibióticos por vía intravenosa. Una vez que la

persona está fuera de peligro inmediato, los médicos tratan las causas subyacentes.

Medidas preventivas

Para prevenir el choque, es aconsejable seguir los reglamentos de seguridad para casos de incendios y accidentes graves, incluidos los automovilísticos. Todo hospital suele tener reglamentados la esterilización del equipo médico y el lavado de las manos, a fin de impedir las infecciones bacterianas que causan el choque séptico. En cuanto al choque anafilác-tico, las personas alérgicas deben evitar expresamente las sustancias que provocan o desencademan sus alergias.

Fuente

Virtual Hospital, c/o University of Iowa Foundation,

Levitt Center for University Advancement, 1 W Park Rd.,

PO Box 4550, Iowa City, IA 52244-4550 Telephone (319)335-3305 Toll-free (800)648-6973 Facsimile (319)335-3310 http://www.vh.org/

Leave a Reply