Ciática: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La ciática es un ataque de dolor en la parte baja de la espalda (zona lumbar) que se propaga por una nalga y desciende por la parte posterior de la pierna.

¿Qué es la ciática?

Cuando algo oprime al nervio ciático, el principal nervio de la pierna, se siente dolor en la parte posterior del miembro inferior. Ese dolor, llamado ciática, por lo general desciende desde la nalga hasta per debajo de la rodilla, pero puede llegar incluso hasta el pie. La ciática varía desde un dolor tenue y hormigueante dolor hasta un agudo que impide moverse. Algunos individuos sienten un dolor agudo en una parte de la pierna o cadera y entumecimiento en otras partes. El dolor es más intenso después de que la persona haya estado de pie o sentado largo tiempo.

La ciática es más común entre los 30 y 70 años, y afecta a los hombres unas tres veces más que a las mujeres. Quienes corren mayor riesgo son:

– las personas sedentarias (que no son muy activas)

– los que hacen ejercicio de forma incorrecta

– los fumadores

– los atletas

– los que en el trabajo tienen que levantarse, inclinarse o retorcerse en posiciones incómodas.

– las mujeres embarazadas

– los individuos altos

¿Cuál es la causa la ciática?

El nervio ciático se puede “pinzar” de diversas formas, pero aún se desconoce la causa exacta. Sus causas más comunes son la hernia de disco o un tumor de la médula espinal. Los discos son las almohadillas intervertebrales situadas entre los huesos llamados vértebras que constituyen el raquis o columna vertebral. Están rellenos de una sustancia gelatinosa que protege a las vértebras de los impactos que se producen al caminar, correr, levantar objetos, o actividades semejantes.

Se dice que un disco está herniado cuando se desgarra y ello hace posible la salida de su interier del material gelatinoso, que puede comprimir al nervio ciatico. Otras causas comunes de la ciática incluyen las irregularidades óseas de las vértebras, tales como la artrosis o la espondilolistesis. La estenosis raquídea es una causa menos común. En algunos casos, pueden causar ciática la diabetes o el alcoholismo.

Diagnóstico y tratamiento

La ciática se diagnostica mediante el historial clínico y una revisión física. La ciática suele aliviarse al cabo de unos días o una semana. Se trata con el reposo en cama durante un día o dos (sólo si la persona no puede soportar el dolor), con calentamiento de la zona afectada, masajes, calmantes y relajantes musculares (miorrelajantes). La ciática suele tener recidivas o recaídas, y puede volverse crónica. En este caso, se trata procurando aliviar la causa del dolor, aconsejándoles a las personas que pierdan peso, que mejoren el tono y vigor muscular, así como la postura del cuerpo. En los casos en que no se logra un alivio del dolor producido por la hernia de disco o estenosis raquídea, tal vez sea necesaria una intervención quirúrgica. El objeto de esta intervención es eliminar el punto de presión sobre el nervio ciático.

Medidas preventivas

La ciática, o su reaparición, pueden a veces prevenirse poniéndose de pie, sentándose y levantando pesos debidamente; también haciendo ejercicios; y trabajando en un ambiente apropiado. Esto quiere decir que es necesario usar sillas, escritorios y equipo que soporten la espalda y permitan mantener una buena postura, así como tomar precauciones al ir a levantar objetos o al agacharse.

Fuente

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases, Bldg. 31, 4C32D, Bethesda, MD 20892

Telephone (301)496-4353 http://www.niams.nih.gov/

Leave a Reply