Conjuntivitis (ojo rosado): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Inflamación de la conjuntiva, membrana que recubre el interior de los párpados y la superficie de la esclerótica o blanco del ojo. La conjuntivitis recibe en ocasiones el apelativo de “ojo rojo.”

¿Cómo se contrae la conjuntivitis?

La conjuntivitis es una afección común en los Estados Unidos; afecta a

1 de cada 50 personas al año.

Conjuntivitis aguda Es una afección contagiosa y, a menudo, resultado de la acción de bacterias como la Haemophilus influenzae o de virus como el adenovirus, que puede ser causa del resfriado común. La conjuntivitis aguda se propaga con rapidez en ámbitos escolares durante las estaciones de primavera u otoño.

Conjuntivitis neonatal Este tipo de conjuntivitis tiene lugar cuando la mujer embarazada que padece una infección por clamidias o gonorrea se la transmite a su hijo durante el parto. La conjuntivitis neonatal también recibe el nombre de oftalmia neonatal y se trata con antibióticos.

Conjuntivitis alérgica Las alergias y sustancias irritantes también pueden provocar conjuntivitis. La conjuntivitis alérgica es más común en adultos y no es contagiosa. Entre los agentes irritantes y alergenos se encuentran los cosméticos (incluso el rímel), el polen, los contaminantes del aire, el humo, el polvo, los venenos de las plantas y la caspa de los animales domésticos.

Signos y síntomas

El indicio más característico de la conjuntivitis es el enrojecimiento del blanco del ojo y del interior de los párpados. A veces los párpados se inflaman y el ojo puede segregar una sustancia acuosa o pus por el vértice de los párpados. Hay casos en los que el enfermo tiene los párpados pegados al despertarse. Aunque los ojos piquen a menudo, la cojuntivitis no es una dolencia que afecte a la visión.

¿Necesitan asistencia médica los afectados de conjuntivitis?

Cuando hay indicios de conjuntivitis se recomienda consultar al médico de cabecera o a un oftalmólogo.

Diagnóstico Al efectuar el examen ocular, el médico puede decir si el enrojecimiento y la irritación son causados por conjuntivitis o por otro motivo. Si el diagnóstico es de conjuntivitis y se sospecha que es de carácter infeccioso, el médico tomará una pequeña muestra del interior de los párpados con un algodón. Tras su análisis en el laboratorio, estas muestras permiten determinar qué organismo es responsable de la infección, dato importante para decidir el tratamiento, especialmente si se descubre que la causa es una bacteria.

Tratamiento El tratamiento de la conjuntivitis depende de la causa de cada caso en particular. Si se debe a la presencia de bacterias, el médico tal vez recete antibióticos. También puede recetar otros medicamentos, antihistamínicos por ejemplo, para tratar la conjuntivitis de origen alérgico. Otras medidas útiles incluyen el uso de agua tibia para lavar las secreciones del ojo y la aplicación de pomadas antiinflamatorias o gotas en el interior de los párpados.

Medidas preventivas

Los pacientes que presentan una conjuntivitis infecciosa, es decir, que es contagiosa, deben lavarse las manos con frecuencia y no compartir toallas con otras personas. Además, es importante que eviten frotarse el ojo afectado para no contagiar al ojo sano.

Fuentes

U.S. National Eye Institute, 2020 Vision Pl.,

Bethesda, MD 20892-3655 Telephone (301)496-5248 http://www.nei.nih.gov/

Leave a Reply