Conmoción cerebral: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La conmoción cerebral es una lesión en el cerebro provocada por un golpe en la cabeza o por un movimiento o agitación bruscos. Es un tipo de traumatismo que, a menudo, supone la pérdida de conciencia momentánea o de varias horas de duración. La conmoción cerebral es una lesión común que, en ocasiones, puede tener graves consecuencias.

A quienes ven eventos deportivos por televisión les resulta familiar la imagen del masajista del equipo saltando al terreno de juego para examinar a algún jugador que ha recibido un golpe en la cabeza. Una vez retirados, los médicos preguntan al jugador herido si sabe dónde está o en qué día de la semana se encuentra. Es una forma de averiguar si ha sufrido una conmoción cerebral.

¿Cuál es la causa de la conmoción cerebral?

Un golpe en la cabeza, una herida, una caída o una agitación súbita pueden hacer que el cerebro golpee el interior del cráneo. Si el impacto ha afectado a los centros de consciencia del tronco encefálico, el enfermo con conmoción cerebral perderá el conocimiento. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando el golpe de gracia de un boxeador hace que la cabeza de su contrincante se desplace bruscamente o cuando la cabeza se detiene también bruscamente, por ejemplo al caer contra el suelo.

Los deportes figuran entre las causas más habituales de conmoción cerebral; aquellos en los que hay mucho contacto físico, como el fútbol

americano, el boxeo y el hockey son los que más probabilidades tienen de producir lesiones en la cabeza que se acompañen de conmoción cerebral. Otras actividades arriesgadas son jugar al baloncesto, al fútbol, al béisbol o el caerse de una bicicleta o de una moto.

Aproximadamente la mitad de las conmociones cerebrales son causadas por accidentes automovilísticos, un alto porcentaje de los cuales tienen lugar con el conductor en estado de ebriedad. Existen muchas otras situaciones de riesgo, entre las que figuran las peleas y los accidentes del trabajo.

¿Qué le pasa al que sufre una conmoción cerebral?

La conmoción cerebral no siempre causa una pérdida de consciencia completa. Los que sufren conmociones leves quedan confusos o atontados durante un rato. Pueden marearse, sentir la cabeza débil o confusión. La pérdida de la consciencia puede ir acompañada de náuseas, vómito, entumecimiento, visión borrosa o ceguera momentánea y amnesia (incapacidad para recordar lo que ocurrió poco antes o poco después de la conmoción).

Cuanto más dura el estado de inconsciencia, más graves son los síntomas, razón por la cual, en caso de conmoción cerebral, se hace perentorio un examen médico lo antes posible. Los síntomas de la conmoción cerebral no duran mucho tiempo, aunque en algunos casos pueden persistir durante varias semanas, e incluso más.

¿Necesita tratamiento médico quien sufre una conmoción cerebral?

Una simple conmoción cerebral no tiene por qué causar daño cerebral permanente, aunque el médico debe asegurarse de que no ha habido una lesión cerebral grave como, por ejemplo, una contusión (daño interno sin herida exterior) o una laceración del cerebro. Normalmente, el médico pregunta por el origen de la conmoción cerebral y analiza sus síntomas.

A ciertas personas les preocupa el posible peligro de quedarse dormidas después de una conmoción cerebral. Sin embargo, los médicos recomiendan un periodo de reposo ya sea en casa o en un hospital y que no se practiquen deportes ni se monte en bicicleta hasta que la recuperación sea absoluta. Si entre los síntomas figura el dolor de cabeza, el médico puede sugerir un analgésico. Quienes sufren conmoción cerebral no deben beber alcohol ni tomar tranquilizantes.

Es importante volver a consultar al médico si la pérdida de consciencia, el dolor de cabeza o la sensación de mareo se repiter varias horas o días después del golpe. En ese caso, el médico tal vez recomiende tratamiento hospitalario o diagnostique un síndrome posconmocio-nal. Quienes hayan sufrido una conmoción cerebral corren mayor riesgo de lesión cerebral grave o incluso de muerte súbita si sufren una segunda conmoción poco tiempo después de la primera. En estas circunstancias, resulta esencial evitar el posible traumatismo craneal.

¿Qué es el síndrome posconmocional?

El dolor de cabeza, el mareo y los demás síntomas de conmoción cerebral suelen desaparecer en pocos minutos o días. A veces, sin embargo, es posible que persistan mucho más tiempo, incluso durante años. El enfermo puede quejarse, además del dolor de cabeza y el mareo, de otros síntomas como confusión, disminución de la memoria, angustia, falta de sueño, irritabilidad, falta de fuerzas y depresión. Cuando un individuo presenta este cuadro de síntomas persistentes tras una conmoción cerebral, se dice que tiene síndrome posconmocional.

Aunque las causas de este síndrome no están claras, muchos investigadores creen que podría ser el resultado de cambios sutiles que se han producido en el cerebro y que las pruebas clínicas no han detectado. Como la exploración del cerebro en estos casos no presenta irregularidades, hay quien cree que el síndrome postconmocional se debe a factores psicológicos, o que quienes lo sufren simplemente están fingiendo los síntomas, especialmente si tratan de obtener beneficios por daños y perjuicios. En algunos casos éste podría ser el caso, pero muy a menudo los síntomas del síndrome posconmocional existen, haya o no denuncia de por medio, y continúan una vez se ha alcanzado un acuerdo jurídico.

¿Cómo prevenir las conmociones cerebrales?

Ponerse el casco Llevar puesto el casco es la mejor forma de prevenir una conmoción cerebral. Los boxeadores corren un riesgo elevado de sufrir este tipo de lesión, por lo que deberían llevar siempre puesto el equipo protector para la cabeza, incluso en los entrenamientos. Lo mismo reza para quienes practican fútbol americano, hockey y otros deportes donde hay mucho contacto físico y las caídas son más que probables. También debe llevarse casco protector al montar en moto o en bicicleta para evitar posibles lesiones craneales serias en caso de caída o colisión.

Cinturones de seguridad, airbags y conductores sobrios

En los accidentes automovilísticos, los cinturones de seguridad y las bolsas de aire impiden que los viajeros se golpeen la cabeza contra el parabrisas o el salpicadero. Los grupos de adultos que salen de copas pueden evitar muchos accidentes designando previamente a un conductor que no beba en toda la noche y que se encargue de llevar a todos a casa al final de la velada. Esa persona recibe el nombre de “conductor designado” o “conductor sobrio.”

Leave a Reply