Diarrea (disentería): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La diarrea es un trastorno caracterizado por deposiciones inusualmente frecuentes y heces de poca consistencia o líquidas. No es una enfermedad en sí, sino más bien el síntoma de una enfermedad subyacente. La diarrea puede ser resultado de una intoxicación alimentaria o de oras enfermedades, como disentería o cólera, rastornos emocionales y oras muchas.

¿Qué es la diarrea?

La diarrea es un trastorno muy común que prácticamente todo el mundo ha padecido alguna vez. Normalmente, no es más que una molestia que apenas interfiere en el trabajo o en el tiempo libre, pero a veces un ataque intenso de diarrea puede provocar graves daños a una persona al causarle deshidratación. La duración de una diarrea es muy variable: puede ser aguda (que comienza y termina súbitamente) o crónica (de larga duración).

La diarrea se produce en el interior del intestino delgado o grueso cuando se irritan e inflaman por una infección o por la acción de ciertas comidas: como consecuencia, el intestino inflamado no reabsorbe tanta agua del bolo alimenticio (contenido del intestino) como haría normalmente, y esta cantidad extra de agua hace que las deposiciones sean más líquidas.

Síntomas

La diarrea puede ser la única manifestación del problema, pero normalmente está acompañada por dolor abdominal, sonidos de gorgoteo en el intestino, náuseas, vómito y debilidad general. Las deposiciones son acuosas y pueden contener sangre, pus, moco o gotitas de grasa. En ocasiones, los ataques de diarrea se alternan con periodos de estreñimiento.

Causas

Los ataques de diarrea, que varían de leves a severos, normalmente se deben a diferentes tipos de microorganismos infecciosos presentes en el agua o en la comida contaminadas. También puede que se padezca diarrea porque el organismo tenga dificultades para digerir productos lácteos u otros alimentos. Los casos leves están causados, entre otros motivos, por el consumo de comida picante o por la ansiedad que provoca un factor de estrés, como por ejemplo tener que hablar en público.

Intoxicación Todos hemos oído alguna vez que en una fiesta los invitados se enfermaron por haber consumido una misma comida en malas condiciones. Los alimentos que no se cocinan bien o que no se mantienen en el frigorífico justo hasta antes de servirse son susceptibles de provocar intoxicación alimentaria. También es importante lavarse bien las manos antes de manipular alimentos y asegurarse de que la carne

cruda de res o de ave no entre en contacto con los alimentos cocinados, así como lavar bien todos los platos y utensilios que entren en contacto con carne cruda.

Bacterias como los estafilococos pueden provocar trastornos digestivos de este tipo. Ciertas clases de bacterias intestinales conocidas como E. coli son causantes de enfermedades muy serias entre cuyos síntomas se incluye la diarrea. Otro grupo de bacterias, las llamadas Salmonella, también son responsables de intoxicación alimentaria. La infección de Salmonella provoca gastroenteritis o inflamación del tracto gastrointestinal y diarreas que duran una semana o más.

Disentería La disentería es una enfermedad intestinal que provoca diarrea intensa acompañada frecuentemente de sangre, pus y moco en las heces. La disentería es especialmente común en los países en vías de desarrollo que presentan condiciones de higiene insuficientes, lo cual contamina con facilidad el agua y los alimentos. La causa más común de disentería son las bacterias y las amebas. La disentería amebiana provoca una diarrea crónica que aparece y desaparece.

Cólera Los brotes de cólera suelen acompañar a catástrofes naturales, como terremotos o grandes tormentas que afectan las condiciones de sanidad e higiene y pueden provocar que el agua o la comida se contaminen. También surgen en campos de refugiados y contextos similares propios de una situación de guerra, en que la gente vive en condiciones de hacinamiento. El agua y la comida contaminadas por la bacteria del cólera causan una forma de diarrea líquida que puede provocar la muerte por deshidratación.

Giardasis Una enfermedad habitual en los trópicos que puede hacer que se propague una diarrea fuerte es la giardasis. Provocada por un parásito, penetra en el cuerpo al beber agua contaminada.

En años recientes, la giardasis ha ido cobrando fuerza en países desarrollados como los Estados Unidos, especialmente entre los niños en edad preescolar. En ambientes como el hogar o las guarderías donde los niños mantienen un estrecho contacto, la giardasis se contagia al tocar objetos o las manos de personas que han entrado en contacto con deposiciones contaminadas.

Diarrea del viajero Entre otras causas de trastornos digestivos que incluyen diarrea figuran beber agua y consumir alimentos que se han lavado con agua del grifo en países extranjeros. La diarrea que se da en estas circunstancias recibe el nombre de diarrea del viajero.

En muchas ocasiones no se puede determinar el motivo exacto de una diarrea del viajero. Los responsables más probables son ciertos virus y tipos de bacteria como las E. coli presentes en el suministro de agua. También podría deberse a cambios en la dieta, consumo excesivo de alcohol o a las bacterias de Salmonella o Shigella.

Intolerancia a la lactosa Hay personas que padecen diarrea por consumir productos lácteos como leche, queso o helados que contienen un azúcar llamado lactosa, cuya digestión requiere la presencia de la enzima lactasa. Quienes no producen la suficiente cantidad de esta enzima, sufren diarrea al tomar leche o productos lácteos.

Malabsorción Hay muchas enfermedades que pueden interferir en la capacidad del intestino para absorber o asimilar la comida digerida, fenómeno que recibe el nombre de mala absorción. Si los alimentos no se digieren y absorben con propiedad, pueden causar diarrea.

Diarrea inducida por antibióticos Los antibióticos no sólo matan las bacterias que nos hacen caer enfermos; también acaban con las bacterias beneficiosas que suelen vivir en los intestinos y colaboran en la digestión de la comida. Este fenómeno permite, a su vez, el crecimiento excesivo de ciertas bacterias causantes de diarrea.

¿Qué ocurre cuando la diarrea dura mucho tiempo?

La diarrea causada por parásitos como la que tiene lugar en la disentería amebiana y en la giardasis puede hacerse crónica (de larga duración). Las infestaciones de helmintos (coloquialmente lombrices) también son causa de una diarrea duradera.

Pero en la mayoría de los casos, la causa de una diarrea crónica no es una infección, sino el resultado de una enfermedad inflamatoria del intestino como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Chron. Existe otro trastorno, conocido por el nombre de diverticulitis, en el cual se produce una acumulación de dilataciones anormales en la paredes del intestino,

que se inflaman provocando diarrea crónica. Por último, otras causas de este tipo de diarrea son el cáncer de intestino, el síndrome del intestino irritable y la incapacidad para digerir ciertas comidas.

Diarrea infantil

Los bebés y los niños pequeños suelen presentar diarrea producida por una infección viral o por giardasis. La diarrea es mucho más grave en los bebés que en los adultos o en los niños, ya que un bebé con estos síntomas puede perder líquido tan rápidamente que su vida corra peligro, sobre todo cuando también vomita. Los indicios de deshidratación en bebés como la boca seca, la ausencia de orina o la falta de respuesta a cualquier estímulo requieren atención médica inmediata. Las infecciones por bacterias intestinales como el cólera provocan muchas muertes infantiles en los países en vías de desarrollo.

Tratamiento de la diarrea

En la mayoría de las ocasiones, la diarrea es leve y no requiere tratamiento. Si los ataques duran más de unos pocos días, son recurrentes o muestran indicios de sangre en las heces debe consultarse con un médico. En el caso de los bebés debería buscarse consejo médico si la diarrea dura más de 48 horas. Las pruebas médicas a las que se recurre en el diagnóstico incluyen examen y cultivo de muestras de heces (en busca de bacterias, virus o parásitos), radiografías o la utilización del endoscopio, un instrumento para visualizar el interior del colon.

El tratamiento de una diarrea leve consiste principalmente en ingerir líquidos para prevenir la deshidratación. En algunos casos, los médicos recetan medicaciones que suavizan los síntomas. El tratamiento de diarreas intensas depende principalmente de su origen: por ejemplo, en caso de disentería o ciertos tipos de intoxicación alimentaria pueden recetarse antibióticos.

¿Puede evitarse la diarrea?

Lavarse las manos a fondo después de ir al lavabo siempre es importante, pero cobra especial importancia allí donde las formas contagiosas de diarrea (como la giardasis) se pueden propagar. Quienes viajen al extranjero deberían beber agua embotellada y evitar consumir frutas y verduras crudas.

Leave a Reply