Difteria: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La difteria es una enfermedad grave, a veces incluso mortal, causada por el Corynebacterium diphteriae que comienza con síntomas de nariz y garganta.

¿Qué es la difteria?

Las descripciones de la difteria datan de la antigüedad. El microorganismo que la causa, la bacteria Corynebacterium diphteriae, penetra en el cuerpo a través de la nariz y la garganta y llega hasta las amigdales donde se multiplica, produciendo de una membrana densa y gris, compuesta de bacterias, células muertas y una proteína dura llamada fibrina, que

puede bloquear la respiración y la deglución (acto de tragar). La palabra difteria proviene de un término griego que significa “pellejo de cuero.” La bacteria también produce una toxina (veneno), denominada exoto-xina de la difteria, que se difunde a otras partes del cuerpo como el corazón y los nervios a través de la sangre. En los casos más graves, el daño que causan las toxinas puede derivar en insuficiencia cardíaca y en parálisis mortal.

¿Cómo se contrae la difteria?

La difteria es muy contagiosa. Aunque sea una enfermedad poco común en Estados Unidos o en Europa, fue la primera causa de muerte de bebés y niños en Estados Unidos hasta el siglo XIX. Todavía se manifiesta en otros lugares del mundo: en 1993 y 1994, se registraron 50 000 casos en la antigua Unión Soviética.

La difteria se transmite cuando una persona inhala partículas que expulsa un diftérico al estornudar e, incluso, al hablar. La infección así contagiada puede durar hasta 4 semanas. Las personas que no están inmunizadas y se encuentran en máximo riesgo de contraer difteria son los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 60, así como las personas que viven en condiciones de hacinamiento e insalubridad o que no reciben suficiente nutrición.

Síntomas

Los síntomas de la difteria aparecen normalmente entre dos y cuatro días después de la infección. Al principio se siente un dolor de garganta persistente y se pueden tener unas décimas de fiebre e inflamación de los ganglios. Los niños experimentan náuseas, vómito, escalofríos, dolor de cabeza y fiebre. El denso recubrimiento que se forma en la nariz, la garganta o las vías respiratorias puede plantear problemas para respirar y para tragar.

El médico diagnostica difteria mediante un frotis de garganta con un hisopo o torunda de algodón, que se examinará al microscopio para detectar la bacteria, o mediante análisis de sangre en busca de anticuerpos producidos por el propio organismo contra la toxina de la difteria.

Tratamiento

Los niños y los adultos con difteria reciben tratamiento en el hospital. Se les suministra una antitoxina para neutralizar la toxina de la difteria y para evitar la evolución de la enfermedad, así como antibióticos para destruir las bacterias de la difteria. Se aisla a los pacientes, y los médicos examinan también a los familiares que hayan estado expuestos a la bacteria y les recomienda el tratamiento apropiado.

Medidas preventivas

Con tratamiento, la mayoría de los enfermos de difteria se recuperan. Pero, a diferencia de lo que ocurre con otras enfermedades como el sarampión o la varicela, el hecho de haber contraído la difteria una vez no significa que la persona no pueda volver a contraerla. Por eso, la mejor forma de prevenir la enfermedad es vacunarse contra ella. La vacuna antidiftérica se suele administrar junto con la del tétanos y la de la pertu-sis (o tos ferina). Esta vacuna triple, conocida como DTP, se administra a los 2, 4 y 6 meses de edad, con inyecciones adicionales entre los 12 y 18 meses de edad, y se vuelve a administrar entre los 4 y los 6 años de edad para reforzar las defensas del organismo. Rebasada la edad de 11 a 16 años, es recomendable administrar las dosis de refuerzo contra la difteria y el tétanos cada diez años.

Fuentes

U.S. Centers for Disease Control and Prevention,

1600 Clifton Rd., Atlanta, GA 30333 Telephone (404)639-3534 Telephone (404)639-3311 Toll-free (800)311-3435 Information Hotline (888)-232-3228 Office of Public Inquiries (800)311-3435 TTY (404)639-3312 http://www.cdc.gov/

World Health Organization, 525 23rd St. NW,

Washington, DC 20037 Telephone (202)974-3000 Facsimile (202)974-3663 Telex 248338 http://www.who.int/

Leave a Reply