Diverticulitis, diverticulosis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La diverticulosis es la presencia de divertículos en el colon (intestino grueso). Los divertículos son pequeños sacos o bolsas que se forman a partir de la superficie interna de la pared intestinal hacia fuera. Si se inflaman o infectan, dan lugar a una enfermedad llamada diverticulitis.

No se conoce con certeza la causa de la diverticulosis, pero muchos médicos creen que se debe a una carencia dietética de alimentos ricos en fibra que, por lo general, son voluminosos y abundantes en fibra vegetal. Se ha observado que en los países en vías de desarrollo, donde se comen cantidades importantes de alimentos provenientes de plantas (como frutas y verduras), apenas hay diverticulosis.

La diverticulosis es una enfermedad común en los Estados Unidos y en otros países desarrollados, donde los productos alimenticios refinados carecen de las cantidades necesarias de fibra. Normalmente, no es una enfermedad que afecte a los jóvenes: el riesgo de contraerla aumenta según se envejece. A partir de los 80 años de edad, las posibilidades de que se presente diverticulosis ascienden a más del 50 por ciento.

¿Qué aspecto tienen los divertículos?

Los divertículos aparecen principalmente en el colon sigmoide, la parte del intestino grueso más próxima al recto. Lo normal es que aparezcan varios y que sean de diversas proporciones, que van desde el tamaño de un guisante o menor hasta cerca de 25 mm (1 pulgada) de diámetro Los médicos creen que estas bolsas pueden formarse por presión en el bajo intestino, como ocurre en caso de estreñimiento, y por esta razón se piensa que una dieta de alto contenido de fibra, en la que los excrementos están en movimiento continuo por el intestino y el peso se distribuye de forma más pareja, reduce la posibilidad de que se produzca diverticulo-sis o diverticulitis.

Diagnóstico y tratamiento de los divertículos

Síntomas Es posible que el enfermo de diverticulosis nunca se entere de que tiene la enfermedad, porque ésta no siempre manifiesta síntomas. A veces, sin embargo, los divertículos se inflaman y se llenan de excremento, lo que produce diverticulitis. Entre los síntomas se incluyen dolor abdominal, fiebre, gases, diarrea o estreñimiento y sangrado rectal (por el recto).

Diagnóstico El médico suele detectar si la persona padece diverticu-losis por medio de radiografías o de un examen del interior del colon con un instrumento llamado sigmoidoscolpio o colonoscopio. Los di-vertículos que no han causado síntomas se descubren muy a menudo en revisiones médicas de rutina.

Tratamiento La diverticulosis normalmente no requiere tratamiento especial, aunque los médicos suelen recomendar el aumento en la dieta de alimentos ricos en fibra. En los casos leves, el tratamiento puede incluir mayor cantidad de líquidos, reposo, y la administración de antibióticos para controlar la infección. A veces los médicos recomiendan la infusión de líquidos por vía intravenosa (IV).

En ocasiones, la diverticulitis se acompaña de graves complicaciones. Si los divertículos se desgarran o se rompen, el contenido intestinal puede gotear o derramarse y causar una infección en la zona circundante del abdomen. A veces los intestinos pueden bloquearse o constreñirse, en cuyo caso quizás sea necesaria una intervención quirúrgica.

Medidas preventivas

Para evitar la diverticulosis y la diverticulitis, a menudo se recomienda incluir abundantes cantidades de fibra vegetal en la dieta. El salvado, la remolacha, los frijoles y el pan integral son ejemplos de alimentos con alto contenido de fibra. Ocasionalmente, y sobre todo en el caso de ancianos, también se recurre a suplementos de fibra, para mantener la regularidad de las deposiciones y reducir el riesgo de diverticulitis.

Leave a Reply