Dolor de cabeza (migraña, jaqueca): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Es un dolor agudo o leve referido a la cabeza que no se considera una enfermedad, sino más bien un síntoma de algo que no funciona bien en

el organismo, siendo muchas las causas posibles. Suele ser pasajero, y sólo excepcionalmente es señal de alguna afección grave.

¿Qué se entiende por dolor de cabeza?

Tan común es el dolor de cabeza, que es casi inconcebible encontrar a nadie que no lo haya sufrido, como no sea un recién nacido. Aunque existen decenas de causas del dolor de cabeza (denominado por los médicos cefalea o cefalalgia), la mayoría se deben a tensión nerviosa o psíquica (emocional). El 20 por ciento, aproximadamente, de los estadounidenses experimentan a veces una forma muy intensa y recurrente de dolor de cabeza, llamada jaqueca o migraña.

Alrededor de 50 millones de habitantes de EE.UU. acuden anualmente al médico en busca de alivio para su jaqueca y otras formas intensas de dolor de cabeza. Se calcula que más de 180 millones de días de trabajo se pierden anualmente a causa del dolor de cabeza, y que se gastan para aliviarlo más de 1 000 millones de dólares al año en remedios de venta sin receta.

El dolor de cabeza crónico puede acompañarse de perturbaciones emocionales, como la depresión. A menudo, el dolor es sólo uno de una multiplicidad de síntomas, tales como fiebre o mareos, ocasionados por diversas enfermedades o lesiones. Las jaquecas suelen venir acompañadas de náuseas y otros síntomas característicos.

Causas y clases de dolor de cabeza

El dolor de cabeza puede ser ligero, sumamente intenso, o de cualquier otro grado intermedio. A veces afecta a toda la cabeza, otras sólo a un lado; otras más, a la frente, o a la base del cráneo, o incluso parece que va de un sitio a otro. El dolor puede ser agudo, punzante o pulsátil. Dura de unos minutos a unas cuantas horas. Reaparece de cuando en cuando, o se vuelve crónico y con carácter recidivante (que se repite) a lo largo de un largo período.

Muchos creen que el cerebro propiamente dicho interviene en el dolor de cabeza, pero ni el cerebro ni el cráneo poseen nervios sensibles al dolor. El dolor de cabeza proviene de las terminaciones nerviosas de los vasos sanguíneos y de los músculos internos y externos de la cabeza. Se puede sentir dolor cuando estos vasos y músculos se distienden, inflaman o lesionan. Los dolores de cabeza se originan también en los vasos sanguíneos internos del cerebro, así como en las meninges, o sea las membranas que rodean al cerebro y que son muy sensibles.

El dolor de cabeza leve puede ser producido por un cambio en las condiciones meteorológicas o por hambre. Otras causas comunes de dolores de cabeza, de leves a intensos, comprenden trastornos de los ojos, de los oídos y de los senos paranasales. Por ejemplo, la fatiga ocular y las enfermedades como el glaucoma pueden producir dolor en la frente y en torno a los ojos. La mastoiditis, que es una inflamación del hueso que queda detrás del oído, produce intenso dolor en el lado afectado de la cabeza. La sinusitis puede causar dolores punzantes en la cara (frente y senos paranasales). Una quijada que no cierre bien o una mala oclusión de la dentadura también pueden dar lugar a dolor de cabeza.

Numerosas infecciones que cursan con fiebre, como la gripe (influenza), dan origen a dolores de cabeza. Otras causas de estos dolores son el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, el fumar mucho, la abstención de la cafeína, y la inhalación de gases nocivos, tales como el mo-nóxido de carbono. Contra lo que cree mucha gente, la tensión arterial alta (hipertensión) raras veces es la causa directa de un dolor de cabeza.

Lo que sí lo produce son las conmociones cerebrales, de las que son síntoma y que a veces se vuelven crónicos tras la lesión.

Excepcionalmente, el dolor de cabeza se debe a abscesos, tumores y hemorragias cerebrales, así como a meningitis (inflamación de las meninges).

Los médicos a menudo clasifican el dolor de cabeza según sean causados por enfermedades o lesiones (descritas más arriba), por tensión muscular y por un origen vascular. Los dolores de cabeza vasculares incluyen la migraña y un tipo de dolores denominados cefaleas histamínicas o cefaleas en brotes o en racimos.

Dolores de cabeza por tensión

Se llaman así los dolores de cabeza relacionados con la tensión emocional o muscular. La tensión muscular puede localizarse en la nuca, la cara o el

cuero cabelludo. Puede también ser resultado de mala postura o de estar trabajando constantemente con el cuerpo doblado. Estos dolores de cabeza son sumamente comunes y casi todo el mundo los padece en una u otra ocasión. La persona afectada puede tenerlo tras una larga sesión de trabajo ante la pantalla de computadora o, en el caso de un estudiante, por estar inclinado sobre la mesa de trabajo haciendo sus tareas escolares.

Otros factores son los apremios de la escuela, de los amigos, de la familia. Los adultos a veces tienen dolores de cabeza por la tensión nerviosa laboral. Estos dolores suelen ser de intensidad leve a moderada y localizarse en diversas partes de la cabeza. Se han descrito como una sensación de dolorimiento constante o de opresión.

El dolor puede ser crónico, o recurrente, con presentación a veces diaria. Los músculos de las cercanías del punto en que se produce el dolor, tal como la nuca o las sienes, suelen estar tensos y sensibles al tacto. A veces, el dolor de cabeza crónico por tensión puede ser síntoma de depresión mental.

Jaqueca

La jaqueca o migraña es un dolor de cabeza de intensidad moderada a pronunciada que a menudo interfiere con las actividades cotidianas del individuo. El dolor se localiza típicamente, pero no siempre, en un lado de la cabeza, por lo menos al principio, pudiendo durar de unas horas a varios días. Las jaquecas suelen repetirse de cuando en cuando y por lo general comienzan en la adolescencia o temprano en la edad adulta. Tienen tendencia a hacerse menos frecuentes con la edad, siendo

excepcionales o desapareciendo por completo después de los 40 a los 50 años de edad.

La jaqueca es una de las formas de dolor de cabeza más comunes. Sólo en los EE.UU., afecta a más de 20 millones de habitantes. Las mujeres tienen cuatro veces más probabilidad de experimentarla que los hombres. Gentes de toda clase se han visto afectadas, incluso figuras como Sigmund Freud, Thomas Jefferson, Charles Darwin, y Lewis Carroll, el autor de Alicia en el país de las maravillas . Entre los contemporáneos destacan la princesa Diana de Gran Bretaña y el jugador de baloncesto Karim Abdul-Jabbar.

No se conocen con certidumbre las causas de la jaqueca. Se la considera como dolor de cabeza vascular porque, durante la crisis jaquecosa, los vasos sanguíneos de la cabeza se dilatan o distienden. Se cree que en estos accesos intervienen ciertas sustancias químicas procedentes de las células nerviosas que rodean a los vasos en cuestión. Ahora bien, no se entiende totalmente el mecanismo exacto de este proceso.

La jaqueca tiende a ser heredofamiliar. Pero no es una enfermedad que se pueda contagiar de un sujeto a otro.

La mayoría de las jaquecas se producen sin previo aviso. En la jaqueca típica, el dolor es de carácter pulsátil y a menudo de intensidad progresiva. Se acompaña, por lo general, de náuseas y a veces de vómitos. El más mínimo ruido o movimiento puede agravarla. La simple luz del día que entra por una ventana puede resultarle insoportable a la persona afectada.

Aura En un 15 por ciento, aproximadamente, de los que sufren de jaqueca, las crisis vienen precedidas por una señal distintiva denominada “aura.” El aura puede consistir en un punto o manchita blanca en la visión o luces centelleantes, o entumecimiento o debilidad (parestesias) en determinadas partes del cuerpo. Al cabo de unos minutos, desaparece el aura y comienza el dolor de cabeza. Esta clase de jaqueca se ha catalogado como clásica o acompañada de aura.

Factores desencadenantes En algunos individuos, ciertos factores pueden originar la crisis de jaqueca. Entre los más comunes destacan el vino tinto y alimentos como los quesos, frutos secos, el chocolate y los cítricos. También los nitritos, utilizados para conservar productos como la tocineta (bacón) o los fiambres, son factores desencadenantes conocidos. Lo son asimismo el dormir en exceso, el relajarse tras el ejercicio, el cansancio y la tensión física. Y finalmente, hay factores desencadentes relacionados con alteraciones hormonales, como los que experimenta la mujer al comienzo de cada menstruación. A veces, sin embargo, la causa subyacente es desconocida.

Cefulea en racimos

Son crisis de dolor de cabeza intensos que se producen una o más veces al día y pueden repetirse durante semanas o meses, sin que después reaparezcan en muchos años. El dolor se localiza en un lado de la cabeza alrededor del ojo. Además de dolor, son signos concomitantes el la gri-meo y la rinorrea (secreción nasal) en el lado afectado.

¿Debo consultar al médico?

La mayoría de los dolores de cabeza, por desagradables que sean, no constituyen señal de problemas graves de salud. Si los dolores son inusitadamente persistentes o intensos, si hay alteraciones de la vista o del habla, o si se experimenta debilidad o entumecimiento de cualquier parte del cuerpo, el individuo afectado hará bien en consultar al médico.

¿Cómo se tratan los dolores de cabeza?

Los dolores de cabeza leves tal vez puedan aliviarse con analgésicos de venta sin receta, tales como el acetaminofeno (acetaminofén, paraceta-mol). El alivio se logra también con simples medidas como el salir a respirar aire fresco, el darse un baño de agua caliente, el hacerse un masaje muscular, o simplemente el acostarse un rato a descansar. Los dolores de cabeza por tensión a menudo requieren prestar atención a la causa de la tensión psíquica o física.

Para los dolores de cabeza más intensos, como las jaquecas, la mejor táctica es la prevención, es decir, evitar los factores que el individuo sepa por experiencia que pueden desencadenar una crisis dolorosa. Una vez iniciada la crisis, es posible conseguir alivio de los síntomas con analgésicos. El médico acaso recete medicamentos vasoconstrictores para reducir el calibre de los vasos sanguíneos de la cabeza que se han dilatado durante el acceso de dolor.

En el caso de las jaquecas, si se producen con frecuencia, el médico recetará posiblemente medicamentos específicos. Por otra parte, la técnica de relajación denominada biorretroalimentación (en inglés biofeed-back) sirve a veces para prevenir los dolores de cabeza.

Por supuesto, muchas formas comunes de dolor de cabeza se previenen llevando un estilo de vida saludable, manteniendo hábitos de regularidad en el comer y el dormir, y evitando los excesos de alcohol y cafeína.

Fuente

National Headache Foundation, 820 N Orleans, Ste. 217,

Chicago, IL 60610 Fax (773)525-7357 Toll-Free (888)643-5552 http://www.headache.org

Leave a Reply