Encefalitis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La encefalitis es una inflamación del cerebro que puede variar de leve a sumamente grave. Suele ser causada por uno de numerosos virus. A menudo la inflamación afecta también a las meninges (las membranas que rodean al cerebro y a la médula espinal). Estos casos se califican como meningoencefalitis.

Los virus y otros microbios rara vez penetran en el cerebro, pero cuando lo logran, pueden ocasionar una inflamación denominada encefalitis. La mayor parte de los casos de encefalitis son tan leves que no llegan a identificarse. La persona afectada, a menudo un niño, puede manifestar fiebre, dolor de cabeza, náuseas o letargo-que son síntomas parecidos a los de la gripe-que se resuelven por sí solos. Pero en casos más graves, la infección vírica destruye tantas neuronas (células nerviosas) del cerebro que puede dar lugar a convulsiones, dificultades respiratorias, alteraciones de la personalidad y coma. Cuando llegan las células o glóbulos blancos de

la sangre a combatir el virus, pueden ocasionar hinchazón de las células cerebrales, lo que también podría destruir otras neuronas o precipitar una hemorragia cerebral. El resultado son a veces daños permanentes al cerebro e incluso la muerte.

Alrededor de 20 000 casos de encefalitis se producen anualmente en los Estados Unidos. Pero se sospecha que el número de afectados— principalmente casos benignos—sea mucho mayor. La encefalitis aguda es especialmente frecuente en individuos que tienen debilitado el sistema inmunitario, tales como los enfermos de sida.

¿Cuál es la causa de la encefalitis?

La encefalitis la pueden causar un gran número de virus y unos cuantos gérmenes más. Entre ellos se cuentan el herpesvirus simplex, el VIH, el virus de la rabia, el de las paperas, el de la poliomielitis y el citomegalo-virus; también la bacteria productora de la enfermedad de Lyme y el parásito causante de la toxoplasmosis. El herpesvirus simplex es la causa más comúnmente identificada, pero a menudo es imposible descubrir causa alguna.

Además, diversos arbovirus (propagados por insectos) ocasionan la encefalitis en los caballos y otros animales, y a veces son transmitidos a seres humanos por los mosquitos. En los EE.UU. son muy raros estos casos; se producen en promedio un centenar al año, pero en Asia el problema es mucho más grande.

En ciertos casos, la encefalitis aparece como una reacción a los 5 o 10 días después que el individuo ha sufrido una enfermedad de origen vírico como el sarampión, la varicela o la rubéola. Esta afección se denomina encefalitis postinfecciosa o parainfecciosa.

¿Qué efectos produce la encefalitis?

Síntomas

Los síntomas suelen empezar por fiebre repentina, dolor de cabeza, náuseas, vómito y a veces dolor muscular. Si están afectadas las meninges, a menudo hay rigidez de espalda y de nuca. Otros síntomas posibles son la debilidad muscular y las convulsiones. En casos más graves, el enfermo puede experimentar letargo, irritación o evolución hacia el coma. Estos casos tienen un elevado índice de mortalidad. La encefalitis puede adquirir carácter grave especialmente en la gente de edad avanzada y en los bebés, ya que ambos tienen mayor probabilidad de sufrir lesiones cerebrales permanentes que los adultos.

Diagnóstico

Los síntomas sugerirán al médico el diagnóstico de encefalitis. Por lo general, se valdrá de diversos análisis de sangre para determinar la presencia de infección vírica, así como de una punción lumbar, que consiste en extraer del entorno de la médula espinal una muestra del líquido cefalorraquídeo para su análisis. Puede que el médico ordene también una tomografía computada o una resonancia magnética nuclear en busca de señales de hemorragia o hinchazón. Estos estudios no dan un diagnóstico seguro. Por eso, el diagnóstico se logra a menudo por exclusión de otras posibles causas de los síntomas. En muchos casos, el germen causante de la encefalitis no se puede identificar. En ciertos casos, el médico puede obtener una biopsia cerebral, en la que, mediante una aguja, se extrae un fragmento de tejido cerebral para su examen al microscopio.

Tratamiento

Si se determina que el causante de la encefalitis es el herpesvirus simplex, se administra al paciente el antivírico aciclovir. Los antivíricos pueden administrarse también, a título de prueba, en otras clases de enfermos. Para reducir la hinchazón del cerebro, el médico tal vez recete cortico-esteroides (medicamentos antiinflamatorios), y para controlar las convulsiones, anticonvulsivantes.

Son muy importantes los cuidados de apoyo del enfermo. Esto significa que hay que cerciorarse de que el enfermo recibe los líquidos adecuados, que se tienen a mano equipos de respiración mecánica en caso de necesitarse, y que se atienda a los comatosos debidamente para evitar las úlceras de decúbito (llagas de tanto estar tendido de espaldas en la cama) u otras infecciones.

Tras recuperarse de una encefalitis, a muchos se les presentarán, durante largo tiempo, problemas que afectarán a la memoria, al habla, o al control muscular. Para ellos, pueden ser útiles en grado variable la fisioterapia, la terapia ocupacional y la logopedia (terapia para mejorar el habla).

Medidas preventivas

Con objeto de prevenir las formas de encefalitis causadas por arbovi-rus (transmitidas por insectos), la sanidad pública rocía las aguas estancas con insecticidas y desagua las ciénagas, todo ello para reducir la población de mosquitos. De producirse un brote de encefalitis, el individuo puede utilizar insecticidas (repelentes de insectos) o mosquiteras. Las encefalitis secundarias a rabia se combate por vacunación de los animalitos domésticos y evitando todo contacto con animales salvajes. Es buena medida preventiva contra la enfermedad de Lyme el protegerse de las garrapatas, como lo es también la vacuna contra esa enfermedad, aunque su eficacia es sólo parcial. Los métodos de prevención de infecciones causadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)—evitar el contacto sexual y no compartir nunca las agujas hipodérmicas—pueden eliminar muchas de las causas de encefalitis.

Fuentes

U.S. Centers for Disease Control and Prevention,

Division of Vector-Borne Infectious Diseases,

P.O. Box 2087, Fort Collins, CO 80522 http://www.cdc.gov/ncidod/dvbid/

World Health Organization, 525 23rd St.

NW, Washington, DC 20037 Telephone (202)974-3000 Facsimile (202)974-3663 Telex 248338 http://www.who.int/

Leave a Reply