Endocarditis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La endocarditis es una inflamación de la túnica interna del corazón, por lo general ocasionada por infección de una válvula cardíaca o de la propia túnica, denominada endocardio. A los individuos con riesgo de padecer endocarditis, algunas veces se les administran antibióticos para prevenir esta inflamación.

El corazón se compone de cuatro cavidades, cada una de las cuales desempeña una función especial que permite al corazón impulsar la sangre por todo el cuerpo. Las paredes interiores de estas cavidades constituyen el “endocardio” y están revestidas por una túnica de pequeños vasos sanguíneos y de músculo liso. Las válvulas, especie de puertas engoznadas que comunican entre sí las cavidades, se abren y cierran con el latir del corazón para dejar pasar la sangre, pero sólo en un sentido; hacia delante, no hacia atrás.

¿Quién corre el riesgo de padecer endocarditis?

Alrededor del 1 por ciento de los seres humanos tienen defectos en el endocardio o en las válvulas del corazón, presentes desde el nacimiento. Otros pueden adquirirlos como secuelas de enfermedades cardíacas, fiebre reumática, o uso de drogas intravenosas. Los defectos pueden incluir diminutas verrugas en el endocardio o una válvula que no se abre o se cierra debidamente. Las bacterias en la sangre circulante a veces anidan en las zonas malformadas y producen infecciones que inflaman el endocardio. Esta afección, peligrosa y a menudo mortal, se conoce por “endocarditis” y afecta anualmente a 4 de cada 100 000 estadounidenses.

¿A qué se debe la endocarditis?

Las bacterias son las causantes de la endocarditis. Están presentes en cantidades normales en diferentes partes del organismo, especialmente en la boca, la garganta, los pulmones y los intestinos. Invaden el cuerpo de muchas maneras, como cuando el paciente padece una infección estrep-tocócica o una neumonía. La mayor parte de las veces, las propias defensas del organismo combaten las infecciones bacterianas, o si no, el médico puede recetar antibióticos para eliminar las bacterias invasoras.

Las personas con corazón normal rara vez corren el riesgo de contraer una endocarditis. Pero cuando las bacterias encuentran una válvula cardíaca o un endocardio malformados, no es extraño que se asienten en ellos y se reproduzcan. Esto puede impedir el funcionamiento normal del corazón, por cuanto las valvas (puertas de las válvulas) inflamadas empiezan a adherirse y a quedar en posición entreabierta, lo que propicia la formación de coágulos sanguíneos. El resto del cuerpo y el cerebro quizá no reciban suficiente oxígeno, con posibilidad de que sobrevenga una insuficiencia cardíaca o una apoplejía. Las bacterias causantes de la endocarditis suelen entrar en la circulación desde otra parte infectada del cuerpo. A veces, sin embargo, la población bacteriana normal presente en la boca o en los intestinos se desplaza y coloniza el corazón, si está lesionado o no funciona normalmente. Las operaciones quirúrgicas o los procedimientos dentales pueden hacer que esas bacterias se desprendan y entren en la circulación sanguínea, para iniciar el proceso infeccioso en el endocardio.

Síntomas

Los síntomas de la endocarditis, que pueden aparecer bruscamente, incluyen:

fiebre;

– debilidad extrema;

– falta de aliento;

– escalofríos y sudor excesivo;

– pies, tobillos y articulaciones hinchados;

– pérdida del apetito.

Es muy importante que las personas con riesge de padecer riesgo de endocarditis consulten a su médico si experimentan los citados síntomas.

Diagnóstico Por cuanto los síntomas de la endocarditis son parecidos a los de otras afecciones, no siempre es fácil para el médico diagnosticar esta enfermedad; pero debe sospechar la presencia de endocarditis en una determinada persona si hay antecedentes de infección reciente o si se sabe que el paciente tiene un historial de anomalías cardíacas. El médico también auscultará al paciente en busca de soplos cardíacos y de latidos rápidos del corazón. Examinará la piel, que puede estar anormalmente pálida, con manchitas rojas en la palma de las manos o la planta de los pies. El análisis de una muestra de sangre podrá identificar el microorganismo causante de la infección.

Tratamiento Se usan antibióticos para combatir la infección bacteriana. Por lo regular es necesario el reposo en cama durante el período de recuperación. Si la infección ha lesionado gravemente una de las válvulas del corazón, tal vez esté indicada una intervención quirúrgica para reemplazarla con una válvula artificial.

Medidas preventivas

La abstención del uso de drogas intravenosas es muy importante por diversas razones, entre ellas el hecho de que la administración intravenosa de la droga comporta riesgo de contraer endocarditis. A las personas con válvulas cardíacas anómalas, suelen recetárseles antibióticos antes de una operación quirúrgica o de un tratamiento dental. Aunque en un estudio reciente no se descubrió ninguna relación obvia entre el trabajo del dentista y la endocarditis, la Asociación Estadounidense de Odontología y la Asociación Estadounidense de Cardiología siguen recomendando que los médicos administren antibióticos a personas con antecedentes conocidos de defectos cardíacos antes de una operación quirúrgica o de un procedimiento dental.

Fuentes

American Heart Association, 7272 Greenville Ave.,

Dallas, TX, 75231-4596 Telephone (301)223-2307 Toll-Free (800)242-8721 http://www.americanheart.org

U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute,

Bldg. 31, Rm. 5A52, 31 Center Drive, MSC 2486,

Bethesda, MD 20892

Telephone (301)592-8573

Facsimile (301)592-8563

TTY (240)629-3255

http://www.nhlbi.nih.gov/

Leave a Reply