Enfermedad de addison: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La enfermedad de Addison es un trastorno crónico que sobreviene cuando las cápsulas o glándulas suprarrenales son incapaces de producir ciertas hormonas importantes. Esta enfermedad puede provocar cansancio, hipotensión (baja tensión arterial), inapetencia y oscurecimiento de la piel.

Mucha gente sabe que el presidente John F. Kennedy (1917-1963) sufrió dolores de espalda la mayor parte de su vida, y que fue asesinado en 1963. Pero sólo después de su muerte se reveló a la opinión pública que también padecía la enfermedad de Addison, dolencia poco común en la que el cuerpo no es capaz de producir ciertas hormonas que regulan importantes funciones corporales.

¿Qué es la enfermedad de Addison?

Es una afección en la cual las cápsulas suprarrenales no producen la cantidad necesaria de las hormonas cortisol y aldosterona. Estas glándulas son formaciones celulares delgadas y triangulares, a manera de casquetes, del tamaño del pulgar de un adulto, situadas encima de los riñones y que, entre otros elementos bioquímicos, producen las citadas hormonas cortisol y aldosterona. En la enfermedad de Addison, estas cápsulas no producen suficiente cantidad de cortisol ni de aldosterona.

Cortisol y aldosterona El cortisol es necesario para que el organismo pueda combatir situaciones de estrés como las ocasionadas por

enfermedades e infecciones. También colabora en el metabolismo de la glucosa, de proteínas, de hidratos de carbono y de otras sustancias alimenticias para producir energía. La aldosterona coadyuva a los riñones a regular la cantidad de sal y agua retenida en el cuerpo. Esta función es importante porque sin suficiente agua y sal en el organismo, la tensión arterial (presión sanguínea) puede desplomarse.

Autodefensa En la enfermedad de Addison, las cápsulas suprarrenales dejan de funcionar debidamente porque el propio sistema inmu-nitario se vuelve contra el organismo y destruye parte del tejido glandular. El sistema inmunitario genera anticuerpos que combaten a las sustancias extrañas, como los virus, que invaden el cuerpo. En esta enfermedad, los anticuerpos y células del sistema inmunitario destruyen la corteza de las cápsulas suprarrenales, lo que supone que éstas segregan cantidades insuficientes de cortisol y aldosterona. Se desconocen las causas de este fenómeno.

Otras causas La enfermedad también puede ocurrir como consecuencia de ciertos trastornos que afectan el funcionamiento normal de la hipófisis (o glándula pituitaria). Los tuberculosos pueden contraer la enfermedad de Addison si la infección alcanza a las cápsulas suprarrenales y las destruye.

Thomas Addison El médico británico del siglo XIX Thomas Addi-son fue el primero en relacionar los síntomas de la enfermedad de Ad-dison con las secreciones de las cápsulas suprarrenales. En ese momento era una afección muy común, porque la tuberculosis estaba muy difundida. Afortunadamente, hoy en día es poco común, pues sólo afecta a 1 de cada 10.000 personas.

¿Qué significan esas sensaciones extrañas que uno experimenta?

Las primeras señales de la enfermedad de Addison pueden ser desconcertantes, tanto para el médico como para el paciente. La falta de hormonas suprarrenales en el cuerpo provoca cansancio y debilidad muscular. El enfermo también puede sufrir mareos por hipotensión. El apetito disminuye y, al comer menos, el paciente comienza a adelgazar. Como consecuencia de la alteración de las concentraciones de sal en el cuerpo, puede ser necesario consumir alimentos salados tales como papas fritas.

En ocasiones, el mareo afecta al estómago y provoca el vómito. También pueden aparecer zonas de oscurecimiento en la piel como si se hubiese bronceado al sol. Otros síntomas posibles son depresión o cambios de humor no justificados.

La enfermedad de Addison evoluciona lentamente durante años. A veces los enfermos notan los síntomas, pero no les prestan atención creyendo que son resultado de trabajar demasiado o de no hacer suficiente ejercicio. El 25 por ciento de los enfermos no consultan al médico hasta que un accidente u otra enfermedad agrava súbitamente los síntomas. Sin asistencia médica, la agravación puede ser letal.

Diagnóstico y tratamiento

Los médicos disponen de diversos análisis para determinar las concentraciones en sangre de las hormonas implicadas en la enfermedad de Ad-dison. También pueden servirse de radiografías u otras pruebas diagnósticas para obtener imágenes que revelen si las cápsulas suprarrenales están o no dañadas.

El tratamiento de la enfermedad de Addison consiste en la administración de hormonas que restauren la función del cortisol y de la aldos-terona. En la mayoría de las ocasiones, gracias a este tratamiento, los enfermos evitan los síntomas de la enfermedad.

Sin embargo seguirán siendo susceptibles a que los síntomas vuelvan a manifestarse con intensidad en caso de padecer otra afección, por lo que, para la enfermedad de Addison, los médicos recomiendan que el paciente porte una pulsera de identifición médica, por si se enferma súbitamente y no le es posible comunicarse.

Con un tratamiento adecuado, los afectados por la enfermedad de Addison pueden tener una vida tan larga y normal como quienes no la padecen.

Fuentes

National Adrenal Diseases Foundation, 505 Northern Blvd.,

Great Neck, NY, 11021

Telephone (516)487-4992

http://www.medhelp.org/www/nadf.htm

U.S. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, Office of Communications and Public Liaison, Bldg. 31,

Rm. 9A04, Center Dr., MSC 2560, Bethesda, MD 20892-2560

Telephone (301)435-8115

http://www.niddk.nih.gov/

Leave a Reply