Enfermedad de lyme: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Esta infección bacteriana se propaga al ser humano por medio de las picaduras de garrapatas portadoras de la bacteria responsable. Puede causar una serie de síntomas, algunos de carácter grave.

El caso de Jill

Jill vive en un pueblecito de Delaware, EE.UU., rodeado de un frondoso bosque en el que abundan los ciervos y otra fauna natural. En el verano, a Jill le gusta pasar muchas horas en el bosque jugando con su perro, leyendo, contemplando los árboles y soñando despierta. Es un lugar apacible, en el que se siente muy cerca de la naturaleza. Cuando tenía 13 años la picó una minúscula garrapata portadora de una infección

sumamente desagradable. No tardó en aparecer un puntito rojo donde la había picado la garrapata. El punto se amplió hasta formar una erupción circular. Al mismo tiempo, Jill manifestó indicios de una enfermedad parecida a la gripe. Tenía fiebre, cansancio, dolor de cabeza y rigidez de nuca. Su mamá la llevó al médico, que reconoció en seguida los signos característicos de la enfermedad de Lyme. Gracias al rápido tratamiento con el medicamento apropiado, la joven no llegó a enfermarse de gravedad.

El caso de Mike

Calle arriba de la casa de Jill, vive Mike, que no fue tan afortunado como ella. Nunca vio la garrapata que lo mordió, diminuta como la punta de una aguja, y nunca consultó al médico por lo que le parecía una gripe leve. Meses después, comenzó a sufrir ataques repetidos de dolor e hinchazón en las rodillas. Para entonces, la enfermedad de Lyme había alcanzado en él una etapa más avanzada. Incluso con el tratamiento, pasaron unos cuantos meses antes de que cesaran los ataques.

¿Qué es la enfermedad de Lyme?

Es una infección transmitida al ser humano por las picaduras de diminutas garrapatas, de mucho menor tamaño que las que infectan al perro. De hecho, son a veces poco mayores que el punto con que termina esta oración. Las garrapatas transmisoras de la enfermedad de Lyme pertenecen al grupo de especies conocidas por Ixodes.

Las garrapatas de que hablamos están infectadas de bacterias espiri-formes (en forma de espiral) y delgadas. La causante de la enfermedad de Lyme se llama Borrelia burgdorferi. Las garrapatas que con mayor frecuencia se infectan de esta bacteria a menudo obtienen su nutrición del

ciervo y se aparean en él durante la parte adulta de su ciclo vital. En los años recientes, ha aumentado mucho la población de ciervos en el noreste de EE.UU. Por otra parte, cada vez más personas han ido a vivir en lo que antes eran zonas rurales, donde también habitan las garrapatas del ciervo. Es posible que estos dos factores hayan tenido mucho que ver con la rápida propagación de la enfermedad de Lyme.

Esta enfermedad presenta una serie de síntomas, algunos de los cuales adquieren a veces altos grados de intensidad. Los signos o indicios tempranos de la enfermedad incluyen una erupción cutánea y un malestar parecido al de la gripe. El tratamiento es más fácil y rápido en esta etapa temprana. Si la enfermedad no se trata, puede llevar a una artritis, así como a graves problemas cardíacos y nerviosos.

¿Cuáles garrapatas son las portadoras de la bacteria?

Una clase de Ixodes, conocida generalmente como la garrapata del ciervo, o garrapata de patas negras, es la que transmite la enfermedad de Lyme en el noreste, el medio oeste y ciertas otras partes de los EE.UU. Estas garrapatas infectan no sólo al ciervo, sino también al ratón de patas blancas y a otros mamíferos y aves, a todos los cuales succionan sangre. Otra clase de Ixodes, conocida vulgarmente como la garrapata de patas negras del oeste, propaga la enfermedad en la región occidental del país.

Aunque se han registrado casos de enfermedad de Lyme en casi todos los estados de la Unión, suele darse con mayor frecuencia en la costa noreste, desde el estado de Massachusetts hasta al de Maryland, y también en los de Wisconsin, Minnesota, el norte de California y Oregon; asimismo en Europa, China y Japón. Los lugares donde hay más probabilidad de toparse con la garrapata causante de la enfermedad de Lyme, es en los bosques y matorrales. No obstante, también pueden invadir a otros animales en céspedes y jardines de sitios más poblados. Pican a lo largo del año, pero en el noreste de EE.UU. la temporada más intensa de picaduras va de abril a septiembre, y en la costa oeste, de noviembre a abril.

¿A quién ataca la enfermedad de Lyme?

A cualquier persona. Con todo, suele atacar de preferencia a los niños y jóvenes adultos que viven en zonas rurales o que las visitan, por existir en ellos mayor probabilidad de contacto con las garrapatas infectadas. Los que acampan en plena naturaleza, los excursionistas y los trabajadores que acostumbran a pasar algún tiempo en bosques, malezas y praderas, también pueden infectarse.

Síntomas

Los síntomas dependen de la etapa de evolución en que se encuentra la enfermedad de Lyme.

Etapa precoz En la mayoría de las personas, el primer síntoma de la enfermedad de Lyme es una erupción cutánea, de color rojizo, conocida por los médicos como eritema migratorio. Tiene al principio la forma de un punto o manchita roja en el lugar donde ha picado la garrapata. En cuestión de días o semanas, el punto crece y se convierte en una erupción circular. A veces la erupción se parece al redondel de un blanco de tiro, en el que una zona circular roja circunda a otra zona blanca en cuyo centro hay un punto rojo. Esta erupción puede ser del tamaño de una moneda de 15 mm de diámetro hasta todo el ancho de una espalda humana. Conforme se difunde la infección, pueden aparecer erupciones en otras partes del cuerpo. Y junto con la erupción o erupciones, la persona afectada puede experimentar síntomas parecidos a los de la gripe. Sin embargo, a diferencia de la gripe común, los síntomas tienen tendencia a durar y a aparecer y desaparecer.

He aquí los síntomas tempranos:

– Cansancio

Dolor de cabeza

– Dolores generalizados

– Erupción cutánea

– Escalofríos

Fiebre

– Hinchazón de ganglios linfáticos

– Rigidez de nuca

Etapa tardía De no tratarse en etapa temprana, la enfermedad puede agravarse y afectar a otras partes del cuerpo, como las articulaciones, el corazón o el sistema nervioso. Estos síntomas a veces no se manifiestan hasta semanas, meses o años después de la picadura de garrapata:

Artritis. Suele manifestarse en forma de breves y repetidos ataques de dolor e hinchazón de las articulaciones grandes, sobre todo de las rodillas. Estos síntomas pueden aparecer y desaparecer durante varios años. Los enfermos no tratados con los medicamentos apropiados en la etapa inicial de la enfermedad de Lyme, suelen experimentar con mayor frecuencia los dolores e hinchazones de la artritis.

– Afectación del sistema nervioso. Hasta el 15 por ciento de los enfermos no tratados sufren problemas del sistema nervioso, entre los cuales figuran pérdida de la sensación táctil, dolor, debilidad, rigidez de nuca, intensos dolores de cabeza, mala coordinación y pérdida temporal del control de los músculos del rostro. Se han atribuido también a la enfermedad de Lyme otras manifestaciones como pérdidas de memoria, dificultad en concentrarse, insomnio y cambios de humor. Tales síntomas duran a menudo semanas o meses. Generalmente desaparecen, pero pueden aparecer nuevamente.

– Problemas cardíacos. Menos del 10 por ciento por ciento de los afectados por la enfermedad de Lyme, pero que no han sido tratados, padecen de arritmia (latido irregular del corazón) que puede producirles mareos o falta de aliento. Estos síntomas rara vez duran más de unos cuantos días o semanas.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Lyme?

Puede ser difícil de diagnosticar, por su parecido con muchas otras enfermedades, incluida la gripe, y con otros tipos de artritis. El médico normalmente pregunta acerca de los síntomas presentados, pero del 10 al 25 por ciento de los afectados por la enfermedad no presentan la llamativa y característica erupción cutánea. El doctor preguntará también si el enfermo ha tenido contacto con garrapatas. Pero hay además muchos de estos enfermos que no recuerdan haber sido picados por una de ellas. Esto nada tiene de extraño, ya que la garrapata es tan minúscula que no produce dolor cuando pica.

Además, el médico hará probablemente análisis de sangre, en busca de anticuerpos (sustancias producidas en la sangre, que combaten a las bacterias y cuerpos extraños nocivos). Los análisis de sangre con frecuencia dan falsos resultados, si se hacen en el primer mes de la infección. Pasado ese lapso, son más fiables, pero todavía se producen falsos resultados positivos. De ahí que el médico tenga que fiarse aún de pistas tales como las actividades al aire libre del paciente, si éste vive en una

zona de conocida incidencia de la enfermedad de Lyme o la visita, y la época del año en que empezó la infección.

Tratamiento

En general, cuanto antes se inicie el tratamiento, tanto mejor. Se usan, con este fin, antibióticos orales, aunque en casos de gravedad se emplea la administración por vía intravenosa. En las fases iniciales de la enfermedad, los antibióticos surten un efecto rápido y completo. En las fases tardías, los antibióticos siguen siendo eficaces para la mayoría de los enfermos, aunque la recuperación total puede prolongarse. En unos cuantos casos, los síntomas desaparecen y reaparecen.

La artritis debida a la enfermedad de Lyme generalmente desaparece dentro de pocas semanas o meses del comienzo de la terapia con antibióticos. Con todo, en ciertos pacientes no desaparece por completo hasta después de varios años. Y si la artritis es de duración prolongada, sin que haya sido tratada, es posible que queden lesiones articulares permanentes. Unos cuantos de los que sufren afectación a largo plazo del sistema nervioso, a consecuencia de la enfermedad de Lyme, también pueden sufrir daños permanentes. Una vez curada la enfermedad, puede volver a contraerse por otra picadura de una garrapata portadora de la infección.

Medidas preventivas

Una manera de prevenir la enfermedad de Lyme es evitar el contacto con la garrapata que la transmite. Conviene consultar al departamento de salud pública de la localidad, o al servicio de extensión agrícola de la comarca, para enterarse de si se ha encontrado en ella garrapatas infectadas.

En diciembre de 1998 se aprobó en EE.UU. la primera vacuna contra la enfermedad de Lyme. En los estudios realizados hasta la fecha, esta vacuna parece ser eficaz e inocua para la prevención de la enfermedad en individuos sanos de 15 años o mayores. Las personas incluidas en este grupo deben consultar a un médico para que les administre la vacuna, si viven, pasan las vacaciones, trabajan o juegan en zonas en que esté muy difundida la enfermedad de Lyme. La vacuna se aplica con arreglo a un ciclo de tres inyecciones en el periodo de un año. No se sabe todavía si se necesitan inyecciones de refuerzo en años posteriores. No está autorizada por ahora la administración de la vacuna a menores de 15 años.

Decálogo de medidas aconsejables contra el contacto con las garrapatas

– No internarse en lugares con abundancia de garrapatas, tales como bosques y matorrales espesos.

– Andar por el centro de los caminos, evitando las ramas de árboles o la hierba alta de las orillas.

– Ponerse ropa de colores claros, en la que se distinguen mejor las garrapatas.

– Llevar sombrero, camisa de mangas largas, pantalón largo, calcetines y botas o zapatos.

– Meterse la camisa dentro de los pantalones, y las piernas del pantalón dentro de los calcetines o las botas.

– Cerrar con cinta adhesiva la parte en que los pantalones se unen a los calcetines, de manera que las garrapatas no puedan colarse por debajo de la ropa.

– Ducharse y lavar la ropa al venir de fuera, si se trata de una zona infestada de garrapatas.

– Usar los aerosoles antigarrapáticos con cuidado. Hay algunos que no deben tocar la piel.

– Todos los días, revisarse detenidamente la propia piel y la de los animalitos domésticos para cerciorarse de que no tengan garrapatas.

– Arrancar con mucho cuidado cualquier garrapata adherida a la piel. Con pinzas romas, se tirará de ella, junto a la cabeza, en forma suave pero firme, hasta desprenderla. Para evitar el contacto con las bacterias, no debe aplastarse o tocar el cuerpo de la garrapata con los dedos desnudos. Pasar un paño humedecido con antiséptico (sustancia que destruye a las bacterias) alrededor de la picadura.

Fuentes

American Lyme Disease Foundation, Mill Pond Offices,

293 Rte. 100, Somers, NY, 10589 Telephone (914)277-6970 Toll-Free (800)876-LYME http://www.aldf.com

KidsHealth.org, c/o Nemours Foundation, PO Box 5720,

Jacksonville, FL 32247 Telephone (904)390-3600 Facsimile (904)390-3699 http://www.kidshealth.org/

U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Division of Vector-Borne Infectious Diseases, P.O. Box 2087, Fort Collins, CO 80522 http://www.cdc.gov/ncidod/dvbid/

U.S. National Institutes of Health, 9000 Rockville Pike,

Bethesda, MD 20892 Telephone (301)496-4000 http://www.nih.gov/

Leave a Reply