Enfermedades de los riñones: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Llamadas también enfermedades renales o nefropatías, incluyen toda alteración de la salud que afecte al funcionamiento de los riñones. Estas alteraciones incluyen desde infecciones leves que pueden tratarse con antibióticos, hasta padecimientos crónicos (es decir, de duración prolongada) a consecuencia de los cuales los riñones se deterioran y acaban por dejar de funcionar.

¿Qué son los riñones?

Son un par de órganos corporales, de forma de habichuela o fríjol, localizados en la parte posterior de la cavidad abdominal, justo por encima de la cintura. Hay uno de estos órganos a cada lado de la columna vertebral. Los riñones desempeñan una serie de funciones, principalmente el filtrado de la sangre, la eliminación de productos de desecho que forman la orina, el ajuste del equilibrio químico y líquido del organismo al regular la concentración de la orina y participación en el control de la tensión arterial. También intervienen en la regulación de los efectos que la vitamina D tiene sobre el organismo y en la estimulación de la médula ósea para que produzca nuevos glóbulos rojos sanguíneos. Si los riñones se dañan por enfermedad, pueden resultar disminuidas algunas o todas las funciones aludidas; en ese caso, la persona afectada corre peligro de enfermarse gravemente; y si los riñones dejan de funcionar totalmente, el enfermo morirá a menos que reciba tratamiento.

¿Son las enfermedades de los riñones un problema de salud frecuente?

En los Estados Unidos estas enfermedades son uno de los principales problemas de salud. Más de 3,5 millones de estadounidenses padecen de alguna forma de enfermedad renal. Son más de 300 000 los que sufren de nefropatía terminal, que es la forma más grave. En 1996, más de 12 000 individuos recibieron trasplante de riñón. Y todos los años se invierten miles de millones de dólares en el tratamiento de estas enfermedades.

¿Cuáles son las distintas formas de enfermedad renal?

Hay tres categorías principales de enfermedad de los riñones, a saber:

– Trastornos congénitos, de origen genético, que aparecen al nacer o se desarrollan al poco tiempo.

– Trastornos crónicos, de duración prolongada y que se manifiestan a veces gradualmente a lo largo de muchos años.

– Trastornos agudos, que aparecen súbitamente; por ejemplo, a consecuencia de la obstrucción del sistema de drenaje de los riñones.

Trastornos congénitos Hay gente que nace con algún defecto renal, en cuyo caso la enfermedad se suele llamar congénita. Por ejemplo, los dos riñones pueden estar unidos por su base o polo para formar un solo riñón con aspecto de herradura. Otros nacen con un solo riñón, o

con dos riñones en el mismo lado, o con dos uréteres (los tubos que llevan la orina de los riñones a la vejiga) por riñón. Por lo general, estos problemas pueden superarse porque el organismo es capaz de funcionar bien con un solo riñón.

Las enfermedades leves que se tornan graves Las enfermedades renales crónicas (de duración prolongada) adquieren a veces carácter muy grave, puesto que con el tiempo producen el deterioro de los riñones. La glomerulonefritis, por ejemplo, es una inflamación de las unidades de filtración (los glomérulos). A menudo acompaña a otras enfermedades, como la diabetes y la hipertensión, o bien puede ser resultado de una infección bacteriana o de una enfermedad inmu-nológica.

El sistema inmunitario produce proteínas llamadas anticuerpos que combaten las infecciones. En la glomerulonefritis, estos anticuerpos quedan atrapados en los glomérulos, lo que produce la inflamación de éstos. La glomerulonefritis a veces es tratable o bien evoluciona hasta producir graves lesiones renales. El cáncer o los tumores de riñón pueden hacer que con el tiempo los riñones dejen de funcionar debidamente. A la larga, muchas de estas enfermedades conducen a lo que se llama nefropatía terminal, en la que los riñones dejan de funcionar.

Insuficiencia renal aguda La insuficiencia aguda, o de aparición brusca, puede deberse a numerosas causas, incluidas las lesiones que reducen sensiblemente el flujo sanguíneo, deshidratación intensa, exposición a productos químicos y a medicamentos tóxicos para los riñones, infecciones, tumores y cálculos renales.

La pielonefritis, o infección de los riñones, es una enfermedad común de carácter agudo. Sus síntomas incluyen dolores de espalda o abdominales, fiebre y micción (excreción de orina) frecuente o dolorosa. Se trata eficazmente con antibióticos. Otra afección bien conocida es la litiasis renal (formación de cálculos en los riñones). Estos cálculos, sólidos y cristalinos, son creados a partir de diversas sustancias químicas que se separan de la orina y se acumulan en los riñones. Los cálculos de tamaño reducido pueden eliminarse por sí solos (arrastrados por la orina), pero los cálculos mayores requieren una intervención (litotricia) que los desmenuza para que puedan ser eliminados con la orina. El enfermo suele recuperarse de estas afecciones sin daño permanente a los riñones. No obstante. Si no se tratan, pueden producir lesiones permanentes y causar insuficiencia renal.

Diagnóstico y tratamiento

Los trastornos que afectan al debido funcionamiento de los riñones se diagnostican por varios métodos: análisis de sangre y de orina, estudios para obtener imágenes renales (por radiografía o por resonancia magnética nuclear) y biopsia renal (extracción de una muestra de tejido

orgánico). Estos análisis y estudios determinan la clase y grado de afectación de la enfermedad renal.

El tratamiento de las nefropatías depende de la causa subyacente. Por ejemplo, si es una infección se puede tratar con antibióticos, mientras que si es un tumor requerirá extirpación quirúrgica. Las afecciones renales crónicas se tratan con medicamentos que reducen los síntomas si no hay posibilidad de cura. La insuficiencia renal completa requiere he-modiálisis dos o tres veces a la semana o un trasplante de riñón.

Fuentes

National Kidney Foundation, 30 E. 33rd St.,

Ste. 1100, New York, NY, 10016 Telephone (212)889-2210 Toll-Free (800)622-9010 http://www.kidney.org

U.S. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, Office of Communications and Public Liaison, Bldg. 31,

Rm. 9A04, Center Dr., MSC 2560, Bethesda, MD 20892-2560

Telephone (301)435-8115

http://www.niddk.nih.gov/

U.S. National Kidney and Urologic Diseases Information Clearing-house, 2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free (800)891-5389 Facsimile (301)907-8906

http://www.niddk.nih.gov/health/digest/nddic.htm

Leave a Reply