Enfermedades del tejido conjuntivo: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Las enfermedades del tejido conjuntivo, también llamadas enfermedades del colágeno o colagenopatías, son un grupo de enfermedades muy diversas en que el cuerpo reacciona contra sí mismo y que a menudo causan dolor en las articulaciones, inflamación, fiebre, erupciones cutáneas, cansancio y dificultad para tragar.

Estas enfermedades se conocen desde hace mucho tiempo. La artritis reu-matoidea, por ejemplo, enfermedad inflamatoria crónica que produce rigidez en las articulaciones (conexiones entre dos o más huesos) y que puede derivar en deformaciones, es una enfermedad muy antigua; se han observado alteraciones de los huesos que indican la presencia de esta afección en esqueletos milenarios. El lupus erimatoso diseminado, que afecta a múltiples órganos y tejidos del cuerpo, fue descrito por primera vez en 1828.

¿Qué son las enfermedades del colágeno?

Estas enfermedades, también llamadas enfermedades inflamatorias o au-toinmunes del tejido conectivo, constituyen una amplia gama de trastornos en los que el sistema natural inmunitario (de autoprotección) del organismo no reconoce sus propios tejidos y se ataca a sí mismo. Algunas de dichas afecciones limitan su acción dañina a un solo órgano y otras afectan a todo el cuerpo.

Reacción inmunitaria a elementos extraños En un sistema inmunitario sano, los antígenos (cuerpos extraños como virus o bacterias) son reconocidos como diferentes por los tejidos corporales normales. Al penetrar en la circulación sanguínea, el antígeno desencadena la producción de anticuerpos, sustancias que atacan al cuerpo extraño. Los linfocitos son los leucocitos o glóbulos blancos especiales que producen estos anticuerpos.

Hay dos subtipos de linfocitos, las células T y las células B, que se encargan de reconocer al cuerpo extraño y, con la ayuda de otros componentes del sistema inmunitario de inactivarlo o destruirlo. Éste es un proceso sumamente especializado: diferentes linfocitos reconocen a antí-genos específicos y producen anticuerpos únicamente contra un antígeno en particular.

Respuesta autoinmune

En el caso de las enfermedades del colágeno, el sistema inmunitario no funciona correctamente. En vez de reaccionar a la presencia de antíge-nos extraños, el organismo produce anticuerpos (autoanticuerpos) que combaten a sus propios antígenos y proteínas. Los científicos desconocen las causas de este proceso, pero una vez ha comenzado, sí saben cómo progresa.

Lupus eritematoso diseminado (o sistémico) Los que padecen esta enfermedad producen anticuerpos contra sus propios ácidos nucleicos y estructuras celulares, incluidos las que se encuentran en corazón, riñones y articulaciones. Como resultado de la interacción defectuosa entre los linfocitos T y B, estas células son incapaces de identificar una proteína normal, y la confunden con un antígeno o cuerpo extraño. A continuación producen autoanticuerpos, llamados anticuerpos antinucleares porque atacan al núcleo y al ADN (material genético) de las células sanas. Esta batalla equivocada genera inmunocomplejos que, cuando se acumulan en el riñón, los vasos sanguíneos, las articulaciones, y otras zonas, causan inflamación y daño a los tejidos.

Artritis reumatoide En la artritis reumatoide, el proceso autoinmune comienza en los tejidos conectivos y las membranas que rodean y protegen a las articulaciones y los extremos de los huesos. El colágeno es una proteína dura que, como si fuera pegamento, proporciona a los huesos sustentación y flexibilidad; constituye el 30 por ciento de las proteínas corporales. Se cree que la artritis reumatoide comienza cuando las células T confunden a las células de colágeno del propio organismo con cuerpos o antígenos extraños y alertan a las células B para que produzcan anticuerpos que combatan al invasor. Los leucocitos intervienen rápidamente y producen citocinas, diminutas proteínas esenciales para la curación del cuerpo, pero que en grandes dosis pueden resultar perjudiciales. El resultado es inflamación y dolor de las articulaciones. El proceso puede abocar en deformación de las articulaciones y diseminarse a todas las partes del cuerpo en las que exista tejido conectivo.

Causas En la actualidad la ciencia investiga las causas de las enfermedades autoinmune. Algunas tienen fuertes componentes genéticos, y se transmiten de padres a hijos. Se piensa que determinados factores ambientales podrían actuar como catalizadores. También el cansancio, el estrés y las concentraciones elevadas de ciertos anticuerpos pueden derivar en este tipo de enfermedades; incluso ha llegado a sugerirse que la radiación ultravioleta del sol tal vez sea otro de los factores contribuyentes. Las enfermedades del colágeno no son contagiosas.

Síntomas Los síntomas difieren según la enfermedad, aunque a menudo incluyen dolor de las articulaciones, fiebre, erupcienes cutáneas, infecciones recurrentes, cansancio, úlceras bucales, sequedad de ojos y boca,

pérdida de cabello, dificultad para tragar, inflamación de glándulas y enfriamiento excesivo de los dedos de los pies y las manos cuando desciende la temperatura. Además del lupus eritematoso sistémico y la artritis reu-matoide, otras enfermedades del colágeno son:

- La esclerodermia: Esta esclerosis sistémica y progresiva hace que la piel se haga más gruesa y que se forme tejido fibroso y duro en los órganos internos del tubo digestivo, los riñones, el corazón y los pulmones.

- El síndrome de Sjogren: Esta enfermedad, entre otros síntomas, causa sequedad de boca y ojos.

- La poliomiositis y la dermatomiositis: Trastornos inflamatorios musculares que pueden afectar a la piel, al corazón y a los pulmones.

- Las enfermedades mixtas del tejido conjuntivo: Estas enfermedades combinan rasgos del lupus eritematoso, la esclerodermia y la poliomiositis.

- La poliarteritis nudosa: Este trastorno daña las arterias de tamaño pequeño y mediano de prácticamente cualquier órgano, incluso los riñones, el corazón y los intestinos.

Diagnóstico Para el diagnóstico de una enfermedad autoinmune se toma como base el examen físico y el historial clínico del enfermo. También se puede recurrir a diversas pruebas analíticas: el análisis de sangre, por ejemplo, permite determinar la concentración de anticuerpos. Otros análisis útiles son los de anticuerpos reumatoideos, los análisis de orina, los recuentos sanguíneos, los análisis de hígado o riñón y los de nivel de sedimentación (que proporcionan un índice inespecífico de inflamación). Se pueden hacer radiografías de tórax y otras pruebas funcionales específicas de los pulmones, ya que estas enfermedades dan origen a dificultades respiratorias.

Tratamiento Actualmente no existe cura para las enfermedades au-toinmune, aunque algunas pasan a fases de remisión, en que los síntomas desaparecen durante cierto tiempo. El tratamiento depende de la extensión de la enfermedad. Los médicos pueden recetar cremas esteroi-deas o antiinflamatorios para aliviar el malestar. En casos graves, los medicamentos inmunosupresores reducen la reacción excesiva del sistema inmunitario.

Convivencia con las enfermedades del colágeno

A menudo, estas enfermedades requieren cambios en la vida cotidiana. Por la mañana temprano, los enfermos de artritis reumatoide experimentan una sensación de rigidez que se prolonga aproximadamente una hora, tras la cual reanudan su vida normal. Parece que algunos enfermos reducen la intensidad de los síntomas evitando ciertos alimentos y aminorando el estrés físico y emocional.

Fuentes

American Autoimmune Related Diseases Association,

22100 Gratiot Ave., East Detroit, MI, 48021-2227 Telephone (586)776-3900 Toll-Free (800)598-4668 http://www.aarda.org

Lupus Foundation of America, 1300 Piccard Dr., Ste. 200,

Rockville, MD, 20850-4303 Telephone (301)670-9292 Toll-Free (800)558-0121 http://www.lupus.org

Scleroderma Foundation, 12 Kent Way, Ste. 101, Byfield, MA, 01922 Telephone (978)463-5843 Toll-Free (800)722-4673 http://www.scleroderma.org

Sjogren’s Syndrome Foundation, 8120 Woodmont Ave.,

Bethesda, MD 20814 Toll-free (800)475-6473 Facsimile (301)718-0322 http://www.sjogrens.com/

Leave a Reply