Enuresis (mojar la cama): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La palabra enuresis se utiliza para referirse al escape involuntario de orina en la cama a una edad en que sería de esperar ya el control de los esfínteres.

El caso de Bobby

Bobby se avergonzaba cuando al despertarse descubría que sus calzoncillos y sábanas volvían a estar mojados. Se había orinado mientras dormía. Bobby se sentía molesto porque, a los 10 años, creía ser lo suficientemente mayor como para que no le pasaran estas cosas.

¿Qué es la enuresis?

La reacción de Bobby es comprensible, porque mojar la cama suele asociarse mentalmente con los bebés. Sin embargo, es una afección corriente, incluso en niños de 10 años como Bobby, así que no hay por qué avergonzarse. Se calcula que el 30 por ciento de los niños de 4 años de edad, el 10 por ciento de los que tienen 6 años, el 3 por ciento de los que tienen 12 y el 1 por ciento de los jóvenes de 18 años de edad se orinan en

la cama. No es señal de debilidad personal, sino más bien la consecuencia de un sueño profundo, estrés u otras situaciones.

Esta afección se conoce también con el nombre de enuresis nocturna. Nocturna por el momento del día en que tiene lugar; “enuresis” viene de la palabra griega que significa “orinar en.” Se estima que cada noche entre 5 y 7 millones de niños estadounidenses se orinan en la cama mientras duermen.

La enuresis se da en niños de ambos sexos, aunque es más común entre los varones. Los adultos también pueden sufrir esta afección, pero los porcentajes de incidencia son muchos menores que entre los niños. Cerca del 1 por ciento de los adultos sufren de enuresis. Las personas de edad avanzada de ambos sexos suelen presentar incontinencia de día y de noche, a menudo por efecto de ciertos cuadros clínicos o de los medicamentos que consumen.

La mayoría de los niños controlan su necesidad de ir al baño a los 3 años de edad, aunque algunos continúan usando pañales o ropa interior de “entrenamiento” cuando duermen. Una vez cumplidos los 3 años, muchos niños pueden también mojar la cama de vez en cuando, sobre todo si están enfermos o especialmente cansados. Si la enuresis continúa después de los 6 años, los médicos recomiendan tratamiento.

Una afección común que se transmite familiarmente

No se sabe exactamente por qué unos niños mojan la cama con mayor frecuencia que otros.

El niño cuyo padre o madre mojaron la cama tiene más probabilidad de hacerlo también. La probabilidad varían del 40 al 75 por ciento dependiendo de si los dos padres o sólo uno de ellos mojó la cama en su día.

Causas

Muchos niños con enuresis presentan un sueño excepcionalmente profundo. No se despiertan fácilmente por sentir la necesidad urgente de orinar.

En otros casos, la vejiga de ciertos niños se desarrolla más lentamente de lo normal. La vejiga es la bolsa de pare des musculares en la que se acumula la orina hasta ser liberada.

En general, existen diferentes infecciones de las vías urinarias (riñones, vejiga) que pueden causar enuresis, así como la diabetes.

La enuresis es también una reacción común ante el estrés. Por ejemplo, los niños pequeños que ya contienen su enuresis pueden volver a experimentarla cuando nace un hermano o en el caso de que sus padres se separen. Cambiar de colegio o mudarse de ciudad son procesos que también actúan como catalizador o que pueden empeorar la afección.

Tratamiento

La enuresis frustra a menudo a los padres y avergüenza a los niños. La mayoría de los niños dejan de mojar la cama sin tratamiento alguno cuando llegan a los 6 años de edad. Es importante recordar que, con apoyo familiar y consejo médico, casi todos los niños pueden superar la afección.

Hay varias medidas de utilidad para controlar la enuresis, como reducir el consumo de líquidos cuando se acerca la hora de acostarse y evitar las bebidas con cafeína, como las colas. A veces los padres despiertan a los niños tras algunas horas de sueño para que vayan al baño. Esta medida puede ayudarles a que comiencen a despertarse por sí mismos cuando tengan necesidad de ir al baño. Otra medida es la utilización de alarmas que suenen cuando las primeras gotas de orina lleguen a la cama. También pueden prescribirse aerosoles nasales que reducen temporalmente la producción de orina.

Los médicos subrayan la importancia de que los padres apoyen a los niños y les ayuden a entender que la enuresis es una afección común. También es bueno que los niños se den cuenta de que probablemente conocen a otras personas con el mismo problema, aunque éste no es un tema del que se suela hablar en clase o con otros compañeros.

A veces, la enuresis no se supera con estas técnicas. En estos casos, y dependiendo de las circunstancias, puede recurrirse a asistencia psicológica para el estrés o a algún medicamento que controle la afección.

Fuentes

KidsHealth.org, c/o Nemours Foundation, PO Box 5720,

Jacksonville, FL 32247 Telephone (904)390-3600 Facsimile (904)390-3699 http://www.kidshealth.org/

American Academy of Pediatrics, 141 Northwest Point Blvd.,

Elk Grove Village, IL, 60007-1098 Telephone (847)434-4000 http://www.aap.org

Leave a Reply