Escarlatina: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Es una infección bacteriana que causa inflamación en la garganta, erupción cutánea, fiebre y escalofríos.

La palabra “escarlatina” solía atemorizar a la gente. Las bacterias causantes de la escarlatina se transmiten con facilidad, y en el siglo XIX hubo epidemias en las que los niños menores de 10 años corrieron un gran riesgo de muerte o serias complicaciones, tales como la fiebre reumática. La escarlatina también era una enfermedad misteriosa, porque solía infectar sólo a algunos miembros de la familia y no a otros. Un buen ejemplo del impacto de la escarlatina se encuentra en la novela Mujercitas, publicada en 1869 (véase recuadro).

Hoy día, la escarlatina ya no es tan mortífera, porque existen antibióticos para combatir el estreptococo que la causa.

Una inflamación de garganta que empeora

La escarlatina se contrae por contacto con una persona portadora de la infección. Quienes padecen de faringitis o larigitis estreptocócica pueden diseminarla por medio de estornudos o de la tos. También se puede contraer al compartir vasos u otros utensilios de mesa con las personas infectadas.

Los primeros signos de la escarlatina comienzan por lo general dentro de la primera semana tras el contagio del estreptococo. Se produce una inflamación de la garganta, que se conoce coloquialmente como “garganta estreptocócica” y más formalmente como “faringitis (o amigdalitis) estreptocócica”). Pero en algunas personas, el tipo particular de estreptococo, conocido como estreptococo del grupo A, causa una reacción tóxica. Uno o dos días después de la inflamación de la garganta aparece un sarpullido en la piel. La erupción tiene el aspecto de una quemadura solar y se localiza en el cuello, el pecho, los brazos y las axilas. Con menor frecuencia aparece en la cara o en la ingle. La piel se vuelve áspera, como papel de lija. A la semana, el sarpullido empieza a desaparecer, la piel se escama y, finalmente comienza a desprenderse.

La escarlatina produce una fiebre de más de 38 grados Celsius (101 grados Fahrenheit), acompañada de escalofríos. Los ganglios localizador alrededor de la mandíbula y en el cuello se hinchan y duelen. También pueden manifestarse náuseas y vómito.

Excepcionalmente, la escarlatina es causada por una infección de la piel denominada impétigo.

De no ser tratadas por un médico, la escarlatina y la faringitis estreptocócica son a veces enfermedades graves. El médico que sospeche una infección estreptocócica obtendrá una muestra de la bacteria mediante un frotis de garganta, que enviará al laboratorio para confirmar o excluir la enfermedad. Por lo general, el tratamiento antibiótico, durante 10 días, eliminará la bacteria.

Leave a Reply