Estrabismo (ambliopía, bizquera, leucoma de la córnea, ojos bizcos): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El estrabismo es una afección en la cual los ojos se desviany entrecruzan o no funcionan normalmente de manera coordinada, lo que puede llevar a la pérdida de la visión de un ojo.

Al entrecruzar los ojos, el mundo de repente se duplica. Las imágenes, como las letras de este texto, se vuelven borrosas y parece que hay dos de cada cosa. Cuando los ojos funcionan bien, trabajan coordinadamente para enfocar los objetos y permitir al cerebro que forme una imagen tridimensional del mundo. Pero, cuando los ojos no funcionan conjuntamente, como cuando alguien se pone bizco, el cerebro ve dos de cada cosa. El resultado es una visión doble o diplopía.

Por fortuna, en la mayoría de las personas los ojos trabajan de común acuerdo. Pero hay algunas personas que presentan un trastorno ocular que les impide alinear sus ojos correctamente, lo que causa visión borrosa o doble. Esta afección se llama estrabismo, término que proviene del griego y que significa “entrecerrar los ojos” o “bizquear.” A menudo, en el estrabismo uno de los ojos puede mantenes la mirada y el otro dirigirse hacia dentro, como si la persona lo estuviera cruzando.

La causa del estrabismo

Por lo general, el estrabismo comienza en la infancia o en la niñez temprana. En la mayoría de los casos, no existe una causa conocida, aunque a veces varios miembros de la misma familia tienen el trastorno. Esto parece indicar que en algunos casos el estrabismo es hereditario, como el color de los ojos. Otras posibles causas son:

– la hipermetropía, que plantea problemas para enfocar de cerca;

– la lesión de un ojo o de la parte del cerebro que controla los músculos que controlan los movimientos de los ojos;

– otros trastornos que afectan al cerebro, incluidos el síndrome de Down, la parálisis cerebral y la hidrocefalia;

– aunque menos frecuentemente, la visión puede estar bloqueada por un tumor o una catarata que nubla la lente del ojo (cristalino), que en condiciones normales es transparente.

El estrabismo afecta del 3 al 5 por ciento de los niños estadounidenses. Se da tanto en los niños como en las niñas. Afortunadamente, si se diagnostica y se trata temprano, hay una buena probabilidad de salvar o mejorar la visión del ojo afectado.

Algunos adultos también tienen estrabismo. En su caso quizás se deba a que no recibieron tratamiento cuando eran niños o a que el tratamiento no fue eficaz. Otros adultos padecen de estrabismo debido a un trastorno, tal como una apoplejía que obliga a los ojos a entrecruzarse o a no funcionar debidamente al unísono.

¿Es posible que seis músculos de cada ojo funcionan como si fueran uno?

Los ojos y los nervios que los conectan al cerebro funcionan como las dos lentes de los binoculares, es decir, fusionan la imágen que cada uno

de ellos ve con la que percibe el otro. Hay seis músculos para cada ojo que controlan los movimientos oculares: de izquierda a derecha o de arriba abajo, y viceversa. Para hacer posible que el cerebro plasme una sola imagen tridimensional, estos músculos deben enfocar conjuntamente la mirada, en forma exacta a como lo hacen las dos lentes de los binoculares para enfocar y fusionar bien la imagen.

Las personas con estrabismo tienen problemas con uno o más de los músculos de un ojo. En vez de colaborar, uno de los ojos no marcha al mismo paso que el otro. A veces, el estrabismo da la impresión de aparecer y desvanecerse, según lo cansada que esté la vista, y a veces lo ojos se desacompasan. Hay diferentes tipos de estrabismo:

– Cuando un ojo se desvía hacia dentro, hacia la nariz, lo que hace que la persona parezca bizca. Esta afección se llama isotropía.

– Cuando un ojo se desvía hacia fuera, hacia el lado opuesto de la nariz. Esta afección se llama exotropía o estrabismo divergente.

Cuando el cerebro “apaga” la visión en el ojo afectado a favor de la visión en el ojo que ve bien. Esta afección se llama ambliopía estrábica u ojo perezoso.

La ambliopía no significa que el ojo sea “perezoso.” Lo que ocurre es que el cerebro suprime la imagen que proviene del nervio óptico del ojo afectado, lo que le permite a la persona ver una sola imagen clara del mundo, en vez de tener que ver una imagen borrosa o doble.

Una pequeña pirata

La señora Apple notó que los ojos de su bebé Rosa con frecuencia no funcionaban de común acuerdo. Había leído en un libro que los bebés a veces parecen tener un ojo mirando en una dirección y el otro ojo en otra. Esto puede ser normal en un bebé. Pero cuando Rosa tenía 4 meses de edad, la señora Apple comenzó a preocuparse. El ojo izquierdo de la niña parecía estar mirando a la nariz cuando la madre se acercaba a su rostro, pero el derecho parecía mirar hacia delante. La señora Rosa llevó al bebé a un oftalmólogo para que le hiciera una prueba ocular y se enteró de que padecía de estrabismo.

Generalmente es uno de los padres el primero en notar los signos de estrabismo cuando el hijo es todavía un bebé o está en la edad preesco-lar. Estos niños son aún demasiado pequeños para quejarse de visión borrosa o doble. Si la señora Apple no hubiese tomado la iniciativa, impulsada por su preocupación, el estrabismo hubiera progresado a una ambliopía y dejado a Rosa sin visión en el ojo desviado. Sin tratamiento, la ambliopía se hubiera vuelto permanente.

El oftalmólogo recomendó que Rosa usara un parche sobre el ojo normal. Les explicó que esto forzaría al ojo más débil a funcionar, a tener visión.

Diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico Los médicos usan una diversidad de métodos para diagnosticar el estrabismo y la ambliopía. La mayoría de ellos se basa en observar cómo mira el niño los objetos, dado que por lo general un es aún demasiado pepueño para reconocer las letras de cartel de Snellen (de esos que usan los oftalmólogos y optómetras para determinar la agudeza visual). El médico cubre primero un ojo y luego el otro, mientras sostiene y mueve los objetos, y observa si el niño entrecierra los ojos para ver mejor o si trata de taparse o cerrar un ojo en vez del otro. El médico también comprueba el alineamiento de ambos ojos haciendo brillar una luz en ellos, para ver si el reflejo se produce en el mismo punto en cada pupila (el punto oscuro en el centro del ojo).

A muchos niños no les gusta tener los ojos tapados durante estas pruebas. A veces les asustan los instrumentos que el médico les acerca al rostro. Actualmente se están perfeccionando nuevas técnicas que utilizan computadoras para seguir los movimientos de los ojos a distancia, incluso mientras el niño mira dibujos animados.

Tratamiento El tratamiento más común para el estrabismo consiste en poner un parche como el de Rosa sobre el ojo más fuerte. Así el cerebro comienza a esforzar se para enviar y recibir señales del ojo más débil, y los músculos que lo controlan tratan de hacer que el ojo recobre su enfoque normal. Se suele obtener igual resultado usando gotas para los ojos que nublan la vista en el ojo normal, obligando al otro a esforzarse más. También se recetan lentes especiales a los niños con estrabismo. Algunos de estos lentes usan prismas que cambian la forma en que la imagen se transmite al ojo.

Otras técnicas recientes se destinan a incapacitar o debilitar uno

o más músculos del ojo. Esto se hace para forzar a los otros músculos a trabajar más, con el fin de que el ojo afectado pueda enfocarse sobre el mismo punto que el ojo normal. Este resultado se puede obtener quirúrgicamente, cambiando la ubicación de los músculos de un ojo o de ambos ojos. La operación endereza ambos ojos y restituye la visión normal. A veces, aunque los ojos parezcan que miran rectos, todavía se necesitan lentes para ver bien. Otras veces se usan inyecciones para incapacitar temporalmente uno o más músculos oculares. Con esto se pueden lograr resultados semejantes a los de la cirugía.

El tratamiento es más eficaz cuando los niños son aún pequeños, por lo que es muy importantes los exámenes de la vista y el diagnóstico precoz. El estrabismo y la ambliopía no desaparecen por sí mismos, como algunas personas creen. Con tratamiento, los niños como Rosa pueden tener la vista casi normal y disfrutar de la vida plenamente cuando crezcan.

Fuentes

American Optometric Association, 243 N Lindbergh Blvd., St. Louis, MO, 63141

Telephone (314)991-4100 http://www.aoanet.org/

American Academy of Ophthalmology, PO Box 7424, San Francisco, CA, 94120-7424 Telephone (415)561-8500 Toll-Free

http://www.aao.org

Leave a Reply