Fiebre amarilla: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Enfermedad infecciosa provocada por un virus y transmitida al ser humano por un mosquito. Se le dio el nombre de fiebra amarilla por acompañarse ictericiay fiebre elevada.

¿Qué es la fiebre amarilla?

Esta enfermedad, que en su día causó epidemias en muchas partes del mundo, incluidos los Estados Unidos, en la actualidad se limita casi totalmente a las regiones tropicales de África y Sudamérica, donde se dan dos formas: la urbana y la selvática.

La forma urbana se propaga de una persona a otra en zonas de gran densidad de población, mediante la picadura del mosquito Aedes aegypti. La fiebre amarilla selvática se da entre seres humanos y especies de simios en las selvas tropicales y maniguas, en las cuales se propaga por otras

especies de mosquitos que no son el Aedes aegypti. La fiebre amarilla no se contagia directamente de una persona a otra.

La erradicación, hace ya muchos años, del mosquito portador del virus de la fiebre amarilla en zonas de gran densidad demográfica, ha reducido sensiblemente la incidencia mundial de esta infección. No obstante, todavía hoy se producen epidemias de fiebre amarilla de vez en cuando en algunas ciudades de África. La enfermedad es endémica en la selva y las poblaciones de numerosos países tropicales.

Síntomas

El virus de la fiebre amarilla ataca al sistema nervioso central y otros órganos, sobre todo el hígado, los riñones y el corazón. De 3 a 6 días después de contraerse la infección, aparecen bruscamente fiebre, dolor de cabeza y de los huesos. A menudo estos síntomas se acompañan de hemorragias nasales y malestar del estómago. La mayoría de los casos son de carácter leve y el individuo se recupera en 2 o 3 días.

En los casos graves, se produce un breve periodo en que los síntomas se aminoran, al cabo del cual reaparece la fiebre y el corazón late con lentitud inusitada. La piel se vuelve amarillenta y la hemorragia gástrica provoca el llamado vómito negro. Estos pacientes pueden recuperarse, sufrir delirio mental y caer en un coma que los lleva a la muerte. La mortalidad de la fiebre amarilla se calcula, por término medio, en un 10 por ciento de los infectados, pero es mayor en casos de carácter grave. Los pacientes que se recuperan gozan de inmunidad vitalicia.

Diagnóstico y tratamiento

Los casos graves de fiebre amarilla son fáciles de diagnosticar a partir de los síntomas, los cuales pueden confirmarse mediante análisis de sangre apropiados para detectar el virus causante de la enfermedad y los anticuerpos que el sistema inmunitario produce para defender el cuerpo.

La fiebre amarilla no tiene cura conocida. El tratamiento consiste más que nada en reposo completo en cama y reposición de líquidos corporales. Hoy se dispone de una vacuna eficaz. Una sola inyección de la vacuna contra la fiebre amarilla brinda protección durante 10 años o más. La vacunación es esencial en los países donde prevalece esta enfermedad y para las personas que piensen viajar a esos países. Desde el punto de vista de la salud pública, la clave de la prevención está en el control de los mosquitos.

Fuentes

U.S. Centers for Disease Control and Prevention,

1600 Clifton Rd., Atlanta, GA 30333 Telephone (404)639-3534 Telephone (404)639-3311 Toll-free (800)311-3435 Information Hotline (888)-232-3228 STD Hotline (800)227-8922 Traveler’s Health Hotline 877-394-8747 Traveler’s Health Faxline (888)-232-3299 Information Line (888)-443-7232 TTY (404)639-3312 http://www.cdc.gov/

World Health Organization, 525 23rd St.

NW, Washington, DC 20037 Telephone (202)974-3000 Facsimile (202)974-3663 Telex 248338 http://www.who.int/

Travel Health Online, c/o Shoreland, Inc.,

PO Box 13795, Milwaukee, WI 53213-0795 Facsimile (414)290-1907 http://www.tripprep.com/

Leave a Reply