Flebitis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Es la inflamación de una vena, que puede dar lugar a la formación de coágulos de sangre.

El caso de Terry

Terry decidió visitar a su médico porque le dolía la parte inferior de la pierna izquierda, que también parecía estar hinchada y roja e incluso un poquito caliente al tocarla.

El médico pareció preocuparse cuando Terry le explicó los síntomas. Le preguntó a la muchacha si pasaba mucho tiempo sentada. Ella le contestó que, como recepcionista en una oficina de mucho trajín, a veces se pasaba horas sin poder levantarse de su escritorio.

Puesto que Terry pasaba tanto tiempo sentada y tenía la pierna roja e hinchada, el médico sospechó una flebitis.

Peligro invisible

Las venas devuelven la sangre desde las distintas partes del cuerpo al corazón. El corazón late unas 100 000 veces al día, impulsando la sangre por todo el cuerpo a través de las arterias, y de regreso al corazón a través de las venas.

A veces, sin embargo, la sangre de las venas no circula bien. Fluye con lentitud o se estanca, como el agua de un charco. Esto puede ocurrir por muchas razones. Como en el caso de Terry, pasar demasiado

tiempo sentada en la oficina (o en viajes largos en automóvil o avión) puede restringir la circulación de la sangre en las piernas. También una herida, un tumor o una operación quirúrgica pueden causar daños a las venas, con lo que se lentificará el flujo sanguíneo. Los enfermos que tienen que pasar mucho tiempo en cama son susceptibles de sufrir estancamientos de sangre en las venas. Las mujeres embarazadas también corren un riesgo mayor de lo normal, así como las que toman estrógeno —la hormona femenina contenida en las píldoras anticonceptivas y en los medicamentos que algunas mujeres toman después de la menopausia. El tabaco es otro gran factor de riesgo.

El estancamiento de la sangre hace que las paredes de la vena se distiendan y se inflamen. También puede desencadenar la coagulación. Los coágulos son densas masas de sangre que generalmente cumplen una función benéfica, como cuando paran la sangre que emana de una herida. Pero, cuando los coágulos se forman dentro de las venas, producen lo que se llama trombosis. Si el coágulo se desprende puede causar una embolia, fenómeno que ocurre cuando el coágulo, arrastrado por el torrente sanguíneo, se desplaza y obstruye los rasos que irrigan los pulmones u otros órganos e impiden el aflujo de sangre a éstos, lo que puede causar problemas graves, incluso la muerte repentina.

La flebitis ocurre generalmente en las piernas, aunque también puede ocurrir en otras partes del cuerpo. Los síntomas incluyen dolor, inflamación y enrojecimiento.

Cuando la flebitis ocurre en las venas que están cerca de la piel, se llama superficial. Si ocurre en lo hondo de la pierna, se llama flebitis profunda.

Diagnóstico

Los médicos se valen de exámenes y pruebas para detectar los coágulos de las piernas. Una de las pruebas consiste en inyectar un colorante en la pierna y luego tomar una radiografía para localizar los coágulos. Pueden también emplear un ecógrafo o para crear imagenes internas de la pierna similares a las radiografías. Pueden, además, utilizar una máquina que mide la presión arterial en diferentes puntos de la pierna; si la presión es diferente en la parte superior que en la inferior de la pierna, quiere decir que la vena está obstruida.

Tratamiento

El peligro de la flebitis es que puede provocar una trombosis. Si no hay un coágulo presente, los médicos tratan a los pacientes con bolsas de agua caliente y con antiinflamatorios como el ibuprofeno. Aconsejan al paciente que tenga la pierna levantada para facilitar el riego sanguíneo de la misma. A veces recetan anticoagulantes, como la heparina o la warfa-rina, con el fin de disolver los coágulos o evitar que se formen. Por último, mantienen al paciente bajo revisión periódica para asegurarse de que no se formen más coágulos en el futuro.

Medidas preventivas

La mejor prevención es mantenerse activo. También, dado que el fumar y el tener sobrepeso aumentan los riesgos de flebitis y de trombosis, es recomendable evitar el tabaco y mantenerse en un peso saludable.

Fuentes

U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute, Bldg. 31, Rm. 5A52,

31 Center Drive, MSC 2486, Bethesda, MD 20892

Telephone (301)592-8573

Facsimile (301)592-8563

TTY (240)629-3255

http://www.nhlbi.nih.gov/

Leave a Reply