Hantavirus: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El síndrome pulmonar por hantavirus es una enfermedad de los pulmones causada por un virus del que son portadores los roedores, especialmente el ratón ciervo.

¿Qué es el síndrome pulmonar por hantavirus, o SPH?

Es una enfermedad mortífera poco común. Causada por el virus conocido como hantavirus, del que son portadores ciertos roedores, especialmente una especie norteamericana denominada ratón ciervo (Peromiscus maniculatus).

Esta enfermedad fue identificada en 1993, con motivo de un brote en la región geográfica estadounidense compartida por Nuevo México, Arizona, Colorado y Utah y conocida como Cuatro Esquinas. Fue allí donde varios adultos jóvenes y sanos experimentaron bruscamente graves problemas respiratorios. Casi la mitad de ellos murió poco después. Los científicos no tardaron en descubrir que la misteriosa enfermedad se debía al denominado entonces virus “Sin Nombre,” tipo de hantavirus del que es portador el ratón ciervo. Resultó que aquel año había gran número de ratones ciervos y ratones de patas blancas en Cuatro Esquinas, como resultado de las lluvias primaverales.

Desde 1993, el síndrome se ha descubierto en más de la mitad de los estados de la Unión, especialmente en el Oeste. Para mediados de 1999 se había informado de más de 200 casos en todos los Estados Unidos.

¿Cómo se contrae el síndrome?

Ciertos roedores excretan el hantavirus con la orina, las defecaciones y la saliva. Entre ellos están el ratón ciervo, la rata algodonera, la del arroz,

y el ratón de patas blancas; pero no el ratón casero. Si se agitan la orina, los excrementos y los materiales de las madrigueras de estos roedores, es posible contaminar el aire atmosférico con gotículas del virus lo suficientemente diminutas para que las respire el ser humano.

Toda persona, cualquiera que sea su edad o sexo, puede contagiarse del síndrome pulmonar por hantavirus (SPH). Entre las actividades que su ponen un peligro figuran la apertura de cabañas y galpones que han estado cerrados durante el invierno, la limpieza de casas y establos, el alojarse en refugios del camino cuando se va de senderismo o campamento, y el trabajo en sótanos de poca altura debajo de los edificios.

¿Qué les sucede a los afectados del síndrome pulmonar por hantavirus?

Síntomas Los primeros síntomas aparecen entre una y cinco semanas después de haber entrado en contacto con el hantavirus. Incluyen cansancio, fiebre y dolorimiento muscular. Puede también haber dolores de cabeza, mareos, escalofríos, náuseas, vómito, diarrea o dolor de estómago. De 4 a 10 días después, el enfermo empieza a toser y le va faltando la respiración conforme los pulmones se le llenan de líquido.

Diagnóstico Se puede averiguar rápidamente, mediante un análisis de sangre, si hay o no infección por hantavirus. Téngase presente, sin embargo, que a veces aparecen síntomas similares en enfermedades más comunes. Por este motivo, el médico tal vez no sospeche que se trata de una infección por hantavirus a menos que se haya producido un brote de SPH en la zona.

Tratamiento Los afectados del síndrome pulmonar por hantavirus necesitan atención médica intensiva, y cuanto antes la reciban, tanto mejor. En el hospital se les puede dar oxigenoterapia para que respiren mejor. El personal del hospital vigila también atentamente a los enfermos por si surgen problemas con los niveles de líquidos y con la tensión arterial, a fin de que puedan tratarse en seguida.

Medidas preventivas

La manera más eficaz de prevenir el síndrome es cerciorarse de que los hogares, sitios de trabajo y parajes de acampar no atraigan a los roedores. Al efecto convendrá:

– tener bien limpia la casa, para que los roedores no encuentren alimento fácilmente;

– ponerle al cubo de la basura una tapa que ajuste bien;

– al final del día, desechar toda sobra de comida;

– tapar todo agujero de entrada que pueda haber en las paredes;

– limpiar bien la base y alrededores de la casa de toda maleza o broza que pueda servir de material para las madrigueras;

– evitar el contacto con los roedores cuando se va de campamento o senderismo;

– no perturbar las madrigueras de los roedores ni acampar junto a ellas.

Fuente

U.S. Centers for Disease Control and Prevention, 1600 Clifton Rd.,

Atlanta, GA 30333

Telephone (404)639-3534

Telephone (404)639-3311

Toll-free (800)311-3435

Information Hotline (888)-232-3228

TTY (404)639-3312

http://www.cdc.gov/

World Health Organization, 525 23rd St. NW, Washington, DC 20037

Telephone (202)974-3000 Facsimile (202)974-3663 Telex 248338 http://www.who.int/

Leave a Reply