Hemorroides: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Conocidas también por su nombre de origen árabe “almorranas,” las hemorroides son venas dilatadas del recto, es decir, de la parte inferior del

tubo digestivo. Son parecidas a las venas varicosas (varices) de las piernas, y pueden dar lugar a hemorragias pequeñas y causar dolor.

¿Dónde están localizadas las hemorroides?

En dos lugares: en la parte superior del recto, en cuyo caso se llaman hemorroides internas, y en la parte inferior, las cuales reciben el nombre de hemorroides externas. Se dice que hay prolapso cuando las hemorroides descienden desde su posición original y salen fuera del recto a través del orificio anal.

¿A qué se deben las hemorroides?

La hemorroides tienen diversas causas. Se dan con frecuencia en las mujeres embarazadas y en las a que acaban de tener un bebé. El estreñimiento crónico es otro factor de riesgo, por causa de la presión añadida a la zona rectal durante la defecación de heces duras y secas.

Síntomas

El dolor durante la defecación y las heces sanguinolentas son los síntomas típicos asociados a las hemorroides. A veces hay una secreción de mucosidad, y pueden experimentarse también picazón, sensación de ardor y dolor en la zona anal. En la vena dilatada del recto a veces se forma un coágulo que puede ser muy doloroso (se trombosa). En ocasiones, las hemorroides se acompañan de anemia por deficiencia de hierro (anemia ferropénica), debida a la pérdida de sangre.

Diagnóstico y tratamiento

El médico empieza por examinar la zona rectal mediante un instrumento visualizador denominado anoscopio, a efectos de excluir otras afecciones con síntomas parecidos. Para las hemorroides leves, el médico tal vez recete:

– un régimen dietético con suficiente cantidad de fibra (cereales integrales, verduras y frutas) para evitar el estreñimiento;

– beber abundantes líquidos, con el mismo fin de evitar el estreñimiento;

– baños de asiento superficiales en agua tibia;

– medicamentos que ablandan las heces, para facilitar su paso;

– cremas que se aplican a las hemorroides para reducir el dolor, la inflamación y la picazón.

Si las hemorroides son internas, pueden eliminarse mediante una intervención quirúrgica sencilla realizada en el propio consultorio médico, en el que se estrangulan ligándolas por su base con unas gomitas elásticas. Luego de este procedimiento, las hemorroides se desprenden sin causar ningún dolor.

Las hemorroides internas que estan prolapsadas, o las externas en las que se han formado coágulos, pueden extirparse quirúrgicamente. Este método generalmente se realiza de manera ambulatoria y con anestesia local.

Fuente

U.S. National Digestive Diseases Information Clearinghouse, 2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free (800)891-5389 Facsimile (301)907-8906 http://www.niddk.nih.gov/health/digest/nddic

Leave a Reply