Hernia: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Se llama hernia a la protrusión de un órgano a través de una abertura anormal en el tejido que normalmente lo envuelve.

Hernia significa ruptura

La palabra hernia, procedente del latín, quiere decir ruptura. Se refiere a una abertura o separación en el músculo, tejido o membrana que normalmente envuelve a un órgano y lo mantiene en su sitio. Esta abertura permite al órgano o víscera salir o desplazarse a través de estos tejidos envolventes. Las hernias pueden producirse por debilidad muscular, por levantar objetos pesados, esfuerzos excesivos, enfermedades, obesidad o embarazo.

Con frecuencia, las hernias se producen en la ingle y de ahí que se llamen hernias inguinales, en el ombligo (hernias umbilicales), en el tórax (hernias hiatales) y en el abdomen (hernias abdominales).

Hernias inguinales La pared del abdomen se compone de músculo grueso, pero existen en ciertos lugares orificios naturales, como es el caso de la ingle, que son atravesados por estructuras como los vasos sanguíneos. Las hernias suelen producirse cuando los intestinos empujan hacia afuera a través de estas zonas más debiles. Las hernias pueden ser peligrosas si la porción de intestino que hace protrusión se estrangula, es decir, se obstruye impidiendo el paso de alimentos y líquidos por el intestino herniado, llegando a veces a detener el flujo de sangre en esa parte del intestino.

Las hernias inguinales, las más comunes, son visibles a veces en forma de sacos grandes, aunque la mayoría de las personas con hernias inguinales no sienten nada, mientras que otros se quejan de fuertes dolores. La única manera de reparar esta hernia es mediante una intervención quirúrgica, utilizando puntos de sutura o una malla para tapar el agujero. Sin la operación, es probable que la hernia inguinal siga agrandándose con el tiempo.

Hernias hiatales Otro tipo común de hernia es la hiatal. El esófago, o tubo de alimentación, llega al estómago a través de una abertura en el diafragma denominada hiato. La hernia hiatal se produce cuando el estómago hace protrusión en la cavidad torácica a través del diafragma. No hay protuberancias visibles, pero los que sufren de estas hernias presentan síntomas como ardor de estómago. Las hernias hiatales no requieren siempre intervención quirúrgica. A veces los síntomas desaparecen al modificar el estilo de vida, adelgazar y evitar el cigarrillo, las bebidas alcohólicas y las comidas picantes o muy condimentadas.

Hernias umbilicales Son muy comunes en los niños. El 20 por ciento de los bebés tienen este tipo de hernia, que por lo general se cura espontáneamente.

Hernias abdominales Las hernias abdominales o intraabdomina-les se producen con menos frecuencia que las otras. Aparecen cuando una víscera abdominal asoma a través de las membranas que la sujetan en su sitio.

¿Tienen hernias los niños?

A Karen le gustaba cuidar de su hermanito pequeñín. Una vez, mientras le cambiaba el pañal, notó que tenía un bulto del tamaño de una ciruela en la cara interna de la ingle, donde se junta el tronco con el muslo. Cada vez que el bebé lloraba el bulto se agrandaba, como si fuera un globo que alguien estuviera hinchando. Era un bulto extraño, pero el bebé no parecía sentir dolor alguno. De todos modos, los padres de

Karen llevaron al hermanito al médico, que le diagnosticó una hernia inguinal.

El médico les explicó que un 5 por ciento de los bebés sanos nacen con hernia inguinal, y del 80 al 90 por ciento de estas hernias congéni-tas se producen en los niños, no en las niñas. Esta clase de hernias se deben a que ciertas aberturas no se cierran como debieran tras el nacimiento, lo que permite al intestino salir por esos orificios. El médico programó una operación para reparar quirúrgicamente la hernia del bebé, no sin antes asegurar a los padres de Karen que la operación era una intervención muy común y sin peligro.

Los bebés tienen también a veces hernias umbilicales, pero éstas se suelen curar por sí solas sin necesidad de intervención quirúrgica.

Fuente

U.S. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, Office of Communications and Public Liaison, Bldg. 31,

Rm. 9A04, Center Dr., MSC 2560, Bethesda, MD 20892-2560

Telephone (301)435-8115

http://www.niddk.nih.gov/

Leave a Reply