Hipertrofia de la próstata: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La hipertrofia de la próstata es el crecimiento de esta glándula, que ocurre como el resultado normal del envejecimiento de los hombres.

¿Qué es la hipertrofia prostática?

Se conoce más comúnmente por el nombre de hiperplasia benigna de la próstata. Si descomponemos este nombre en sus tres partes es más fácil entenderlo.

“De la próstata” quiere decir que esta enfermedad afecta a la próstata, la glándula masculina del tamaño de una nuez que se encuentra situada debajo de la vejiga y delante del recto. La próstata rodea la parte superior de la uretra, el conducto que permite vaciar la orina de la vejiga a través del pene. La próstata produce un líquido viscoso que forma parte del semen y tiene una función importante en el transporte de los espermatozoides.

“Hiperplasia” quiere decir que hay una excesiva formación de células. Indica una enfermedad en la que el tejido prostático crece demasiado, lo que da a la próstata un tamaño mayor que el normal.

Por último, “benigna” significa que este tejido adicional no es canceroso y que no se propagará a los tejidos cercanos o a otras partes del cuerpo.

La hipertrofia benign de la próstata afecta principalmente a los hombres mayores de 50 años. Los médicos creen que casi la mitad de los mayores de 60 años, y 8 de cada 10 hombres mayores de 80 padecen esta afección. Los investigadores no están seguros de la causa de esta enfermedad, pero creen que podría deberse a cambios en los niveles de las hormonas relacionados con el envejecimiento.

Diagnóstico

Muchos hombres que tienen la próstata agrandada no presentan ningún síntoma. Otros pueden tener dificultad para orinar. El médico puede darse cuenta de si la próstata está aumentada de tamaño mediante el tacto rectal. Este procedimiento consiste en introducir en el recto un dedo protegido con un guante y palpar próstata a través de la pared del recto.

Puesto que una próstata aumentada de tamaño suele ser señal de cáncer de próstata, con frecuencia el médico solicita una muestra de sangre y la analiza para ver si contiene una sustancia llamada antígeno específico prostático, o AEP. Por lo general, cuando un hombre tiene cáncer de próstata esta sustancia se encuentra presente a niveles anormalmente altos. Si los niveles están dentro del promedio normal, esto será para el medico indicio de que el paciente posiblemente tiene hipertrofia benigna de la próstata. Si todavía no está seguro, podrá realizar algunas pruebas más antes de excluir definitivamente la presencia de cáncer.

Tratamiento

Raramente la hipertrofia benigna de la próstata es una enfermedad mortal, pero puede ser necesario tratarla para aliviar los síntomas. A medida que la próstata se agranda, comprime a la uretra y a la vejiga, con lo que bloquea el flujo normal de orina, como si fuera una abrazadera en una manguera de jardín. Los hombres que padecen de esta afección sienten la necesidad de orinar con más frecuencia porque no pueden vaciar la vejiga completamente. A menudo los médicos recetan medicamentos que reducen el tamaño de la próstata y mejoran el funcionamiento de la vejiga. En algunos casos puede que sea necesaria una intervención quirúrgica.

Fuente

U.S. National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse, 2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free (800)891-5389 Facsimile (301)907-8906

http://www.niddk.nih.gov/health/digest/nddic.htm

Leave a Reply