Infecciones por hongos (también micosis y enfermedades fúngicas): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Los hongos son organismos que pueden crecer en la superficie o en el interior del cuerpo humano y causar infección en los órganos internos o en la piel, las uñas o el cabello.

Los mohos y la levadura del pan figuran entre las clases más conocidas de hongos, organismos que se desarrollan en forma de una masa irregular sin raíces, tallos ni hojas. Los hongos parasitan a otros organismos, vivos o muertos, y desempeñan un papel muy importante en la descomposición orgánica de las plantas y animales muertos. Hay miles de especies de hongos, de las cuales unas cuantas son capaces de provocar enfermedades en el ser humano.

Las enfermedades originadas por hongos son de gravedad muy variable, desde leves afecciones cutáneas hasta infecciones que hacen peligrar la vida. Estas enfermedades son de dos clases: sistémicas y superficiales. Las sistémicas afectan a los órganos internos. A menudo comienzan en los pulmones y, en casos graves, se propagan a la sangre, corazón, riñones, hígado u otras partes del cuerpo. Las infecciones superficiales afectan a la piel, las uñas y el cabello. Son más frecuentes en zonas húmedas, como en el espacio interdigital (entre los dedos) de los pies, la entrepierna o la boca.

¿En qué consisten las enfermedades superficiales por hongos?

Las micosis superficiales, que atacan a los tejidos de la superficie corporal, incluyen las de piel, uñas y cabello. Entre los ejemplos más comunes se pueden citar la tiña del cabello, el pie de atleta, la tiña crural del deportista y las infecciones por levaduras. De éstas últimas, las ocasionadas por especies del género Candida suelen afectar a la piel, boca,

vagina, glande (cabeza del pene) y uñas. Estas micosis son hasta cierto punto contagiosas; se pueden transmitir de una persona a otra por contacto directo o, con menor frecuencia, por contacto con ropas o con superficies de otros objetos del medio ambiente.

Signos y síntomas

Si bien los síntomas debidos a infecciones de esta naturaleza varían entre las producidas por distintas clases de hongos, generalmente ocasionan prurito (picazón), enrojecimiento cutáneo e inflamación. Algunas de estas infecciones tienen carácter muy leve y producen pocos síntomas o ninguno. Otras son más irritantes. Rara vez hacen peligrar la vida, pero sí pueden resultar muy incómodas y embarazosas.

Diagnóstico y tratamiento

Infecciones de la piel El diagnóstico se basa a menudo en el aspecto y lugar de la infección. La mayoría de las infecciones cutáneas responden bien a cremas antifúngicas tópicas (aplicadas a la piel), algunas de las cuales se pueden obtener sin receta. Otras infecciones cutáneas, sin embargo, no mejoran con esa forma de tratamiento. Exigen atención médica y el tratamiento con antifúngicos sistémicos.

Candidiasis Las infecciones debidas a levaduras del género Candida se diagnostican por tinción, para su examen al microscopio, de muestras de esputo u orina, o bien de raspaduras de la piel o de la membrana bucal o vaginal. Las mujeres que sufren de infecciones vaginales por levaduras pueden tratarse eficazmente con medicamentos. En ocasiones se necesitarán varios ciclos de tratamiento.

Medidas preventivas

No es fácil la prevención, por cuanto el ser humano está constantemente expuesto a los hongos. Una medida de probable utilidad es mantener la piel limpia y seca.

¿En qué consisten las micosis sistémicas?

Hay algunos hongos que están siempre presentes en el cuerpo humano, pero bajo el control del sistema inmunitario. Ahora bien, cuando el sistema inmunitario se debilita anormalmente, los hongos pueden reproducirse sin limitaciones y ocasionar enfermedades. Son las llamadas micosis oportunistas, entre las que destacan, por su frecuencia, las siguientes:

– candidiasis

– aspergilosis

– ficomicosis

– criptococosis

Los sidosos (enfermos de sida), los leucémicos (con cáncer de los glóbulos blancos sanguíneos) y los que padecen linfoma de Hodgkin u otras formas de linfoma (cáncer del sistema linfático, parte esencial del sistema inmunitario) corren el riesgo de contraer infecciones oportunistas por hongos al tener debilitado su sistema inmunitario. Estas infecciones se dan también en los que reciben radioterapia o quimioterapia o en los que toman corticosteroides o inmunosupresores, como los recetados para implantes de órganos.

Otros posibles candidatos son las personas que han recibido ciclos de tratamiento prolongados con antibióticos para combatir infecciones bacterianas graves.

Existen también hongos que causan infecciones en personas sanas con el sistema inmunitario normal. Estas personas pueden haber inhalado las esporas (formas inmaduras) de los hongos que habitan normalmente en el medio ambiente, sobre todo en tierras y suelos de ciertas regiones geográficas. Entre estas infecciones figuran las siguientes:

– Histoplasmosis: Se da en la parte oriental y medioccidental de los Estados Unidos, así como también en México y América Central. El hongo que produce esta enfermedad a menudo se desarrolla en el excremento de las gallinas y de los murciélagos.

– Coccidioidomicosis o fiebre del valle: Se produce en el sur de los Estados Unidos.

– Blastomicosis norteamericana: Como su nombre indica, es común en toda Norte América, aunque también se ha informado recientemente de brotes ocurridos en África.

– Blastomicosis sudamericana: Ocasionada por un hongo distinto, se encuentra en América Central y en Sudamérica.

Síntomas de las micosis sistémicas

Estas infecciones por hongos son a menudo de curso crónico y evolución lenta, por lo que tardan semanas o meses en plantear problemas. Sus síntomas son a veces parecidos a los del resfriado común, pero sobre todo en los enfermos inmunodeprimidos, pueden ser de aparición brusca y de carácter agudo, por lo que requerirán hospitalización. Entre estos síntomas se cuentan: tos, fiebre, escalofríos, sudores nocturnos, anorexia (pérdida del apetito), adelgazamiento y depresión.

Si la infección se propaga de los pulmones a otros órganos, reviste especial gravedad en personas con sistema inmunitario deprimido. Por ejemplo, la criptococosis puede conducir a una meningitis, caracterizada por una inflamación e hinchazón de las membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal.

¿Cómo se diagnostican y tratan las micosis?

Diagnóstico El diagnóstico y tratamiento de estas infecciones representan a menudo un desafío para el médico. Muchos de los síntomas son similares en todas ellas, pero varían de una persona a otra. Sólo se dispone de análisis de sangre y de piel para unas cuantas de estas infecciones, y a menudo los resultados no son concluyentes o no detectan el hongo presente en el cuerpo del enfermo (falso negativo). Las radiografías de tórax muestran a veces anomalías pulmonares en forma de manchas blancas diseminadas sobre el fondo negro de la película radiográfica, pero esas manchas no identifican la causa específica.

El diagnóstico de infección sistémica por hongos generalmente se confirma cultivando el hongo en una placa de laboratorio a partir de una muestra de esputo, médula ósea, orina, sangre, líquido céfalorraquídeo (líquido del cerebro y de la médula espinal) u otro tejido.

Tratamiento Varía según el hongo responsable de la infección y la gravedad de los síntomas. El médico generalmente receta antifúngicos, que a veces hay que tomar por espacio de varias semanas. En algunos casos, especialmente si está deprimido el sistema inmunitario del enfermo, el tratamiento medicamentoso no siempre resulta eficaz; o el médico tal vez opte por una intervención quirúrgica para extirpar los tejidos infectados.

Fuentes

U.S. National Institutes of Health, 9000 Rockville Pike,

Bethesda, MD 20892

Telephone (301)496-4000

Telephone (301)592-8573 (Sickle Cell Anemia)

Toll-free (800)838-7715 (Mammography)

Toll-free (800)822-7967 (Vaccine Adverse Event Reporting System) Toll-free (800)352-9425 (Brain Resources and Information Network) http://www.nih.gov/

U.S. National Eye Institute, 2020 Vision Pl.,

Bethesda, MD 20892-3655 Telephone (301)496-5248 http://www.nei.nih.gov/

Leave a Reply