Intoxicación alimentaria (e. coli): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Se debe a la ingestión de alimentos que contienen bacterias o sus productos tóxicos. Esto sucede a veces cuando los productos alimenticios no se han almacenado o preparado en debida forma. La intoxicación puede ser también el resultado de comer plantas o animales venenosos.

El caso de Robin

A principios de septiembre, Robin y sus amigos exprimieron la última gota a las vacaciones escolares con una fiesta celebrada en la casa de sus padres, donde se divirtieron más que en todo el verano. Cada cual tuvo que prepararse su propia mezcla de helado, leche, frutas y gaseosa. Pasados uno o dos días, Robin y sus amigos sufrieron accesos de diarrea, fiebre, dolores intestinales, y vomitaron más veces de lo imaginable. ¿Por qué sucedió esto? Robin y sus amigos eran apenas unos cuantos del casi cuarto de millón de estadounidenses que se enfermaron por haber comido helado ese otoño. ¿El culpable? Una bacteria, la Salmonella enteri-tidis. Invisible, inodora e insípida, esta bacteria microscópica contaminó los ingredientes que se usaron para hacer el helado, durante el tránsito en camión a la fábrica de helados. ¿Y por qué los contaminó? Porque el camión no se había limpiado tras aligerarlo de su carga anterior, consistente en huevos crudos sin pasteurizar, terreno de cultivo ideal para la reproducción de las especies de salmonela.

¿Qué es la intoxicación alimentaria?

Es la intoxicación ocasionada al ingerir bacterias nocivas o sus productos tóxicos. Estas bacterias viven en las tierras o suelos, en la carne cruda, en los productos lácteos crudos, en los animales domésticos, en los insectos, en los roedores, en las manos sucias y en los equipos procesadores de alimentos. Todos ellos pueden ser fuentes de contaminación si no se observan las mínimas condiciones de sanidad en su manipulación y preparación o en la limpieza de utensilios y máquinas. Las causas de contaminación más frecuentes son el no refrigerar los comestibles perecederos, los alimentos crudos o poco cocinados o las conservas que no se cocinaron a temperaturas suficientemente altas.

Aunque la comida en Estados Unidos es de las más limpias y fiables, los brotes de intoxicación alimentaria matan anualmente a unos 9 000 ciudadanos y enferman a una ingente cifra, calculada entre los 6,5 y los 33 millones. La intoxicación alimentaria no es una enfermedad contagiosa como la varicela, pero la persona infectada puede transmitir la infección por contacto manual (por ejemplo, al servir la mesa).

¿Cómo se produce?

La intoxicación alimentaria puede producirse cuando las cosas que comemos están contaminadas por bacterias o por sus productos tóxicos,

que suelen originar inflamación intestinal, a pesar de que el organismo hace todo lo posible para eliminarlos.

Síntomas

Los que sufren una leve intoxicación alimentaria pueden manifestar síntomas como diarrea, fiebre, vómito y dolor abdominal. Los primeros indicios surgen a veces apenas una hora después de haber comido y hasta tres días después. Estos síntomas también aparecen en otras personas que han comido el mismo producto.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas y en los análisis de cultivos de heces, en busca de bacterias específicas, así como en el análisis de muestras de comida. Los brotes son investigados por las autoridades de salud pública municipales o provinciales.

¿Cómo se trata la intoxicación alimentaria?

La intoxicación puede durar de 1 a 7 días y por lo regular no requiere hospitalización, que sí es necesaria en ciertos casos en que la diarrea y los vómitos ocasionan deshidratación. La deshidratación se corrige con líquidos administrados por vía intravenosa, es decir, inyectados directamente en las venas. También se puede hospitalizar al enfermo si la infección se propaga desde los intestinos al resto del organismo. En algunos casos, el médico recetará antibióticos para combatirla.

Medidas preventivas

Las siguientes indicaciones serán de utilidad para prevenir la intoxicación alimentaria:

1. No comer alimentos perecederos que hayan permanecido fuera del refrigerador más de 2 horas.

2. Lavarse las manos y lavar los utensilios de cocina antes y después de tocar todo producto alimenticio, de usar el baño, o de manipular carnes crudas (de aves de corral o de ganado) o huevos crudos.

3. Cocinar bien la comida, y no comer el jugo de carnes crudas sin hervirlo bien.

Pero incluso cuando la persona se lava bien y mantiene limpios los productos que come, la contaminación puede haberse producido mucho antes de que los comestibles llegaran a la cocina de la casa, como sucedió con el helado en el caso de Robin. Los procesadores comerciales de alimentos, los agricultores y los distribuidores también deben tomar medidas preventivas para cerciorarse de que sus productos no estén contaminados (por ejemplo, contar con fábricas bien limpias y con almacenes y frigoríficos incontaminados). En Estados Unidos, el Departamento de Agricultura, la Administración de Fármacos y Alimentos y las autoridades municipales y estatales reglamentan estrictamente estas instalaciones comerciales y las vigilan de cerca.

Fuentes

International Food Information Council, 1100 Connecticut Ave. NW, Ste. 430, Washington, DC, 20036 Telephone (202)296-6540 http://ific.org

U.S. Food and Drug Administration, 5600 Fishers Ln.,

Rockville, MD 20857-0001

Toll-free (888)-463-6332

Toll-free (800)FDA-4010 (Seafood Hotline)

http://www.fda.gov/

U.S. Food and Drug Administration, Center for Food Safety and Applied Nutrition, 5100 Pain Branch Pkwy.,

College Park, MD 20740-3835 Toll-free (888)-SAFEFOOD TTY (800)877-8339 http://vm.cfsan.fda.gov/

Leave a Reply