Intoxicación por monóxido de carbono: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El monóxido de carbono es un gas sin color, sabor ni olor que resulta de la combustión incompleta de materia sólida, líquida o de combustibles gaseosos. Puede causar mareos, náuseas, coma o la muerte si se inspira en exceso.

Casi una catástrofe

Guiándose por la rutina matutina del Dr. Smith, sus vecinos podían poner el reloj en hora. Cada mañana a las 6:00 en punto, apagaba la luz del porche; a las 6:15 recogía el periódico de la entrada y a las 6:30 sacaba a su perro a pasear. Una mañana de invierno, el vecino que vivía puerta con puerta con el médico advirtió que ninguna de aquellas actividades habían tenido lugar. Sabía que los Smith estaban en casa, pero no contestaban el teléfono ni el timbre.

El vecino llamó a la policía. Estos agentes forzaron la puerta y, al entrar en la casa, encontraron cuatro cuerpos inconscientes. El calentador de gas se había apagado durante la noche y llevaba horas expulsando monóxido de carbono. Llevaron rápidamente a los Smith al hospital, donde recibieron tratamiento. El Dr. Smith, su mujer y sus hijos tuvieron mucha suerte al ser hallados a tiempo. En unas semanas estaban totalmente recuperados.

¿Qué es la intoxicación por monóxido de carbono?

El monóxido de carbono (CO) es una sustancia química que se crea al quemar ciertos combustibles, como el carbón o el gas. El CO es tóxico

porque reduce la cantidad de oxígeno que reciben las células del cuerpo. Los glóbulos rojos contienen una proteína llamada hemoglobina que transporta el oxígeno destinado a las células, pero cuando se respira CO, éste sustituye al oxígeno porque se une a la hemoglobina más fácilmente y con mayor fuerza. Al tener lugar este proceso, las células que necesitan gran cantidad de oxígeno (como las del corazón, los músculos del esqueleto y el sistema nervioso central) no pueden funcionar con normalidad.

Intoxicación aguda por CO El Dr. Smith y su familia sufrieron una intoxicación aguda por CO, es decir, respiraron gran cantidad de CO de una sola vez. Este tipo de intoxicación puede conducir a la muerte: entre el 25 y el 40 por ciento de las personas que sufren intoxicación aguda por CO mueren. Los que sobreviven pueden presentar los síntomas días, meses e incluso años después.

Intoxicación crónica por CO La intoxicación por CO también puede ser crónica. Una cantidad reducida de CO inhalada continua o periódicamente durante un determinado periodo de tiempo no mata, pero interfiere con el suministro de oxígeno al cerebro, lo que puede causar problemas a largo plazo en el sistema nervioso, como dolor de cabeza, mareos, debilidad, sueño, náuseas y vómito. La exposición reducida y crónica al CO reviste especial gravedad para las personas que padecen del corazón, los pulmones o que sufren problemas circulatorios, y para los niños y ancianos. El feto en desarrrollo también puede resultar afectado por esta intoxicación.

Monóxido de carbono y medio ambiente

El CO es uno de los venenos más abundantes en el medio ambiente. Puede llegar a edificios, casas y vehículos de formas muy distintas. Entre las fuentes de CO se encuentran la polución de los autos, los hornos de gas o de petróleo, lámparas de queroseno, calentadores, electrodomésticos mal instalados, hornos de leña, chimeneas y el humo del tabaco. La intoxicación por CO se da básicamente durante los meses de invierno, cuando la gente utiliza calentadores y chimeneas.

Tratramiento

La persona que sufre intoxicación aguda por CO necesita un suministro extra de oxígeno lo antes posible. Se puede administrar oxígeno puro o recurrir a una cámara hiperbárica, que contiene oxígeno puro al 100 por ciento y que puede incrementar la presión a tres atmósferas (tres veces superior a la presión del aire en la superficie terrestre y aproximadamente la misma que soporta el cuerpo a unos 25 metros—90 pies—bajo el agua). La presión y el oxígeno puro permiten a las moléculas de oxígeno desplazar el CO de la hemoglobina. El diagnóstico y tratamiento de la intoxicación crónica por CO presenta más dificultades, ya que sus síntomas son similares a los de la gripe y otras afecciones parecidas.

Medidas preventivas

Normalmente, la intoxicación por CO puede prevenirse. Las medidas de seguridad básicas incluyen:

– no quemar carbón vegetal en una tienda o caravana para mantener el calor;

– instalar apropiadamente los sistemas de calefacción de agua y de gas y revisarlos regularmente para asegurarse de que funcionan como es debido;

– mantener limpias las chimeneas y las zonas donde se quema la madera;

– no dejar un auto encendido dentro de un garaje, sobre todo si está junto a la casa o dentro de ésta;

– instalar en la casa detectores de CO (de diseño similar a los detectores de humo).

Fuentes

U.S. National Center for Environmental Health, Mailstop F-29, Atlanta, GA 30341-3724 Telephone (770)488-7000 Toll-free (888)-232-6789 Facsimile (770)488-7015 24-Hour Emergency Hotline (770)488-7100 http://www.cdc.gov/nceh/

U.S. National Institute of Neurological Disorders and Stroke,

c/o NIH Neurological Institute, P.O. Box 5801, Bethesda, MD 20824

Telephone (301)496-5751

Toll-free (800)352-9424

TTY (301)468-5981

http://www.ninds.nih.gov/

Leave a Reply