Legionelosis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La legionelosis, o enfermedad del legionario, es una infección de carácter grave ocasionada por la bacteria Legionella pneumophila. La enfermedad da lugar a inflamación de los pulmones (neumonía) y otros problemasde salud.

¿Qué es la legionelosis?

En 1976 una enfermedad misteriosa que afecta a los pulmones atacó a más de 200 asistentes a una convención de ex combatientes estadounidenses de la llamada American Legión en el hotel Bellevue Stratford, de Filadelfia. La enfermedad, a la que los médicos dieron el nombre de legionelosis, o enfermedad del legionario, causó la muerte de 34 ex combatientes en ese primer brote de que se tiene noticia. Posteriormente se descubrió la causa: una bacteria hasta entonces desconocida, llamada Legionella pneumophila, que contaminaba los depésitos de agua tibia de la instalación de aire acondicionado del hotel. En la actualidad se estima que los casos de legionelo-sis en los EE.UU. ascienden a la cifra anual de 10 000 a 15 000.

La bacteria causante de la legionelosis puede medrar en multitud de lugares donde se acumula el agua, como por ejemplo en las calderas, las instalaciones climatizadoras de gran envergadura o duchas de grandes complejos, como hospitales u hoteles. Cuando las bacterias presentes en el agua caliente pasan por evaporación al aire, se pueden inhalar, con la consiguiente infección. Por ejemplo, es posible respirar bacterias de las rendijas de ventilación de un sistema público de aire acondicionado o en el grifo de un calentador de agua. La legionelosis no es contagiosa, es decir, no se transmite de una persona a otra.

Cualquiera puede contraer esta enfermedad, aunque los adultos de edad avanzada y los fumadores, así como los enfermos crónicos de los pulmones, parecen correr mayor riesgo. También presentan más probabilidad de contraerla los que tienen deprimido el sistema inmunitario (que defiende al organismo contra las infecciones) por causa de otras enfermedades, como el cáncer o el sida, o por ciertos medicamentos.

¿Qué sucede cuando uno se contagia de legionelosis?

Síntomas Los síntomas de esta infección empiezan a manifestarse de

2 a 10 días después del contagio. Generalmente incluyen fiebre elevada, escalofríos y tos. Pueden doler los músculosy la cabeza, y el paciente experimenta cansancio, inapetencia y diarrea. Los síntomas empeoran a lo largo de unos días. Como parte del cuadro clínico de esta enfermedad, el paciente contrae neumonía (inflamación de los pulmones), y posiblemente serios problemas renales.

Diagnóstico Como en la mayoría de las enfermedades, el médico suele empezar por un reconocimiento completo, seguido de preguntas sobre los antecedentes clínicos del paciente. Encarga una radiografía, que indicará si hay neumonía, y los análisis de laboratorio apropiados para investigar la posibilidad de insuficiencia renal. Es también posible que el médico pida estudios especiales para comprobar si los problemas manifestados se deben a la legionelosis. Estos estudios confirman o excluyen la presencia de infección en la sangre, orina y esputo (la mucosidad expectorada con la tos).

Tratamiento La legionelosis se trata con un antibiótico, tal como la eritromicina. Los infectados necesitan hospitalizarse para recibir líquidos suplementarios, con objeto de restituir los perdidos como resultado de la elevada fiebre, y también oxígeno para combatir los síntomas de la neumonía.

Fuentes

National Center for Infectious Diseases, 1600 Clifton Rd.,

Mailstop C-14, Atlanta, GA 30333 Toll-free (888)-232-3228 http://www.cdc.gov/ncidod

Leave a Reply