Mal de los buzos: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Conocido también por enfermedad por descompresión, así como por su denominación inglesa “bends” y por su nombre francés “mal des cais-sons,” es una afección dolorosa que sobreviene a los buzos y submarinistas (buceadores) al ascender con demasiada rapidez hacia la superficie, así como a los pilotos de aviones que vuelan a gran altura y a los obreros que rabajan en la consrucción de túneles submarinos o subfluviales. La enfermedad por descompresión sobreviene cuando se forman burbujas de nitrógeno en la sangre o en los tejidos por efecto de un descenso rápido de la presión del agua.

Cuando un buzo o buceador se sumerge, la presión del agua aumenta con la profundidad, como también aumenta la presión del aire que respira para que se disuelva una mayor cantidad del aire en la circulación sanguínea.

¿Cómo afecta este mal al cuerpo?

Los principales elementos componentes del aire son el oxígeno y el nitrógeno. El cuerpo utiliza el oxígeno continuamente, pero no así el nitrógeno. Cuando el submarinista sube a la superficie, la presión desciende y la sangre no puede soportar la acumulación de nitrógeno disuelto.

Si el buzo asciende despacio, el nitrógeno se desplaza a los pulmones y es espirado sin perjuicio alguno. En caso contrario, forma burbujas en la sangre que pueden acumularse en articulaciones como las del codo o la rodilla y causar dolor. En casos agudos, el enfermo puede llegar a doblarse de dolor; de ahí su denominación coloquial inglesa the bends.

Los síntomas de esta enfermedad suelen manifestarse a los 90 minutos de la emersión, aunque también pueden tardar dos días completos en aparecer. Los casos más leves provocan picazón, erupción cutanea, dolor de las articulaciones o descoloración cutánea. Los casos agudos presentan síntomas extremos como dolor de las articulaciones, dolores de cabeza, convulsiones, dificultades para oír, náuseas, vómito, dolor abdominal y de la espalda, perturbaciones visuales o dolor de pecho.

Tratamiento

Los casos leves de enfermedad por descompresión no requieren tratamiento, aunque se recomienda consultar a un médico. Los casos agudos, sin embargo, requieren una cámara de alta presión (cámara hiperbárica) en la que el enfermo es sometido a una presión elevada que posibilite la absorción de las burbujas de nitrógeno. La alta presión inicial en la cámara va disminuyendo gradualmente. Si el tratamiento se efectúa tempranamente, las posibilidades de recuperación completa aumentan.

¿Qué necesitan saber el buzo o el buceador?

Además de un número importante de buzos profesionales, hay cerca de 5 millones de buceadores deportistas en el mundo. Estos últimos se diploman tras recibir clases de entrenamiento en las que aprenden a bucear sin peligro y a evitar la enfermedad por descompresión. Esta enfermedad se puede prevenir observando rigurosamente las reglas de seguridad.

Fuentes

Marine Medical Systems, 84 North Main Street,

South Norwalk, CT 06854

Telephone 800-272-3008

http://www.marinemedical.com/diving.htm

Leave a Reply