Mareo por movimiento: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Esta clase de mareo, llamado también cinetosis, sobreviene cuando el individuo siente vértigo o náuseas debido a la falta de sincronismo entre lo que el cuerpo siente y el movimiento que perciben los ojos. Estos dos mensajes contradictorios que recibe el cerebro son la causa del malestar.

Sólo pesqué un mareo

Jon y su papá estaban muy entusiasmados previendo un viajecito de pesca a la costa de Florida. Un amigo del padre, Bob, tenía un bote y conocía al dedillo los lugares de buena pesca. El día tan esperado amaneció con sol y con la mar picada. Bob los llevó como a cuatro millas de la costa. De pronto, se paró el motor de la embarcación, y ésta empezó a cabecear sobre las olas.

Jon primero sintió mareo y luego un sudor frío. Le entraron náuseas y vomitó por la borda. Cuando volvieron a tierra, el mareo desapareció con relativa rapidez. Pero nuestro joven se sintió frustrado de no haber tenido el placer de pescar, por culpa de aquel episodio de mareo por movimiento.

¿Cuál es la causa del mareo por movimiento?

El mareo no relacionado con el movimiento, el vértigo y el mareo por movimiento están todos relacionados con el sentido del equilibrio, que radica en el oído interno. Los investigadores espaciales y aeronáuticos lo llaman “sentido de orientación espacial”, porque sirve para indicarle al cuerpo su situación en el espacio. Los siguientes sensores intervenienen en la orientación espacial:

– La cámara del oído interno conocida como laberinto vestibular consiste en una serie de túbulos (tubos diminutos) rellenos de líquido y conectados entre sí, denominados conductos semicirculares, los cuales se encargan de detectar la dirección de los movimientos.

– Los ojos envían una señal al cerebro para informarle de la situación del cuerpo.

– Los receptores de presión (barorreceptores) de la piel le indican al cerebro qué partes del cuerpo tocan el suelo.

– Los receptores musculares y articulares detectan las partes del cuerpo en movimiento.

– El cerebro procesa e integra la información procedente de esos sensores. El cerebro se confunde si los datos que recibe son contradictorios, y a menudo el resultado es el mareo. Cuando la embarcación en que iba Jon fue vapuleada por las olas, la información proporcionada por los ojos no concordaba con la de los otros sensores corporales sobre el movimiento del barco. Esto fue lo que le produjo a Jon malestar y deseos de vomitar.

La sensibilidad a las señales contradictorias de los sensores parece ser heredofamiliar.

Síntomas

Casi todos los seres humanos nos mareamos, tarde o temprano. Hay personas, sobre todo los niños, que se marean al viajar en automóvil o en aeroplano. Otros sienten mareo con el movimiento de cabeceo o balanceo de los barcos en aguas agitadas. Otros se marean en la montaña rusa, o en el tiovivo, o con sólo mirar en la pantalla cinematográfica el cambio brusco de escenas o planos. La mala ventilación, los vapores de los gases o del humo del cigarrillo, y el consumo de alcohol, hacen a ciertas personas más susceptibles al mareo por movimiento.

Las personas que sienten este mareo suelen presentar los siguientes síntomas:

– Se vuelven pálidos.

– Bostezan

– Están inquietos.

– Les aparece en el rostro un sudor frío.

– Sienten náuseas y ganas de vomitar.

– Vomitan, a veces repetidamente.

Medidas preventivas

Prevenir el mareo por movimiento es más fácil que tratarlo después de su inicio. Los viajeros procurarán sentarse en los lugares de menos movimiento. En el auto, puede ser útil ir en el asiento del frente y mirar hacia delante. En el avión, los pasajeros sentirán menos mareo en el asiento situado junto al ala. En un barco, permanecer en cubierta y mirar al horizonte en la lejanía, en lugar de mirar objetos cercanos, tal vez resulte

una medida beneficiosa. También puede ser útil consumir comidas muy ligeras antes de embarcarse y evitar las bebidas alcohólicas.

Existen medicamentos obtenibles sin receta, tales como la mezclicina o el dimenhidrinato (Dramamine), que previenen el mareo por movimiento. Son de mayor eficacia si se toman una hora antes de emprender un viaje. Y aunque no es un remedio de eficacia constatada, hay quienes consumen la raíz del jengibre, bien sea cortada en rebanadas y mascada, o en infusión de té, como preventivo del mareo por movimiento. En casos de mareo pronunciado o prolongado, el médico tal vez recete un parche de escopolamina. Una vez han comenzado los síntomas, son difíciles de tratar mientras dura el movimiento que lo ha causado. En la mayoría de los casos, esos síntomas cesan pocos momentos después de cesar el movimiento. Si persisten, es conveniente acudir al médico, por si acaso la causa del mareo es otra.

Fuentes

American Academy of Otolaryngology, 1 Prince St.,

Alexandria, VA 22314 Telephone (703)836-4444

http://www.entnet.org/

Leave a Reply