Mordeduras de animal: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Heridas causadas por la dentadura de un animal salvaje o doméstico, o por un ser humano.

¿Son peligrosas las mordeduras?

Las mordeduras de animal varían de leves a serias. Si no se rompe la piel, no suelen revestir peligro. Pero si la piel, los músculos o los tendones han

sido rasgados, o se ha inferido una herida penetrante (agujero profundo) o ésta se infecta por gérmenes de la saliva, las lesiones causadas por mordedura de animal pueden ser muy serias. En estos casos, debe examinarlas un médico.

Rabia La rabia es una enfermedad que afecta al sistema nervioso. Un animal rabioso cuya saliva contenga el virus de la rabia puede infectar a otro animal o persona al morderlo. Cualquier mamífero puede tener la rabia, pero es extremadamente raro en animales domésticos de Estados Unidos porque suelen estar vacunados. Nueve de cada diez casos de rabia se dan en animales salvajes, particularmente mofetas, mapaches, murciélagos, lobos, marmotas y roedores. No es habitual que la rabia se transmita a los humanos. Pero quien sufra una mordedura de animal con rabia debe recibir tratamiento inmediato antes de que la infección se propague. En caso contrario, hay peligro de muerte. Afortunadamente, los casos de muerte por rabia son raros: entre 1990 y 1995, sólo 18 personas murieron por esa causa en Estados Unidos.

¿Qué animales muerden y por qué?

Los animales domésticos, como los gatos y los perros, son los principales causantes de mordeduras en Estados Unidos. La mayoría de estas mordeduras provienen de animales conocidos.

Perros Las mordeduras de perro se producen mayoritariamente en manos, piernas o cara. Cada año, cerca de 1 millón de personas requieren ayuda médica por mordedura de perro y varios millones más quedan sin declarar. El 70 por ciento de las víctimas son niños; esto hace de las mordeduras de perro un problema importante para la salud infantil. Una

media de 12 personas, mayormente niños, mueren anualmente por mordedura de perro.

La mayoría de los perros no muerden, a no ser que hayan sido provocados, así es que las mordeduras de perro pueden evitarse siguiendo una serie de reglas muy sencillas:

– solicitar el permiso del dueño de un perro antes de acariciarlo;

– no acariciar perros desconocidos;

– no jugar con perros ni tirarles del rabo o las orejas;

– no molestar a perros que estén comiendo o durmiendo;

– no molestar a un perro que esté cuidando de sus cachorros;

– en vez de escapar de un perro que gruñe, es preferible andar hacia atrás muy despacio o esperar con calma a que el perro se marche.

Gatos Las mordeduras y arañazos de gato también son muy comunes y tienen más probabilidad de volverse infecciosas que las de perro. Las mordeduras de gato suelen infligirse, en su mayoría, en las manos, seguidas por piernas, cara y torso. Aunque la rabia es poco habitual en los gatos, es más común en ellos que en los perros. La infección por mordedura o arañazo recibe el nombre de infección por arañazo de gato y causa inflamación de los ganglios linfáticos aunque, normalmente, desaparece por sí sola a las tres semanas.

Seres humanos Las mordeduras de humanos son peligrosas porque la boca de éstos contiene bacterias que pueden causar infecciones graves. La mordedura más común en humanos recibe el nombre de “mordedura de pelea” y sucede cuando una persona golpea a otra y los dientes del contrincante le cortan los nudillos al que pega. A veces, los niños muerden a otros niños o a adultos y les causan heridas al atrapar la piel entre los dientes. La situación puede empeorar cuando se siente vergüenza por la mordedura y no se acude a un médico inmediatamente, ya que el retraso en el tratamiento agrava la infección.

Otros animales Ratones, ratas, cobayos (conejillos de Indias) y hámsters pueden morder al igual que ciertos animales domésticos exóticos como pájaros, serpientes y hurones. Caballos, mulas, ovejas, cerdos y cabras también infligen mordeduras. Animales salvajes como las mofetas, los mapaches y los murciélagos muerden a cientos de personas anualmente. Sus mordeduras pueden ser muy peligrosas porque estos animales son potenciales portadores del virus de la rabia.

No es recomendable acercarse a animales salvajes o heridos. Si un animal salvaje, que normalmente evita a las personas, comienza a acercarse o a parecer amable, podría estar enfermo. Debe avisarse cuanto antes de la presencia de un animal enfermo. A continuación se llamará a la policía o a la guardia forestal, profesionales que han sido entrenados para tratar con animales heridos.

¿Cuál es el tratamiento para una mordedura de animal?

Todas las heridas deben limpiarse tan pronto como sea posible. Si la piel está cortada, pero no hay desgarro ni hemorragia, la herida se lavará con jabón y agua y será tratada con crema antibiótica para prevenir la infección. Si la herida es penetrante o sangra, debe aplicarse presión para detener la hemorragia. En cualquier caso, la herida debe ser examinada por un médico, que puede recomendar antibióticos así como una inyección antitetánica, en el caso de que el enfermo no la haya recibido en los últimos 10 años.

La persona con una herida por mordedura debe estar atenta a posibles indicios de infección. Si aparece cualquier síntoma, debe acudirse a un médico de inmediato.

Fuentes

American College of Emergency Physicians, 1125 Executive Cir.,

Irving, TX, 75038-2522

Telephone (972)550-0911

Toll-Free (800)798-1822

http://www.acep.org

American Veterinary Medical Association, 1931 N Meacham Rd.,

Ste. 100, Schaumburg, IL, 60173-4360 Telephone (847)925-8070 Toll-Free (800)248-2862 http://www.avma.org

Leave a Reply