Nacimiento prematuro: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Los bebés prematuros son aquellos que nacen antes de la trigésima séptima (37) semana de embarazo. El embarazo se calcula a partir del primer día de la última menstruacion de la madre antes de la concepción. Los bebés que han terminado su gestación nacen entre la trigésima octava (38) y la cuadragésima (40) semana de embarazo.

¿Cuál es la causa de nacimiento prematuro?

En el tercer trimestre del embarazo (meses siete, ocho y nueve), el feto aumenta de peso y está mejor preparado para vivir fuera del cuerpo de la madre. Pero muchos bebés prematuros aún no están listos para vivir por sí mismos.

Hay muchas razones por las que la madre inicia el parto antes de tiempo. Los antecedentes de las mujeres que dan a luz prematuramente ponen de manifiesto varios factores de riesgo: pobreza, atención médica prenatal inadecuada, nutrición insuficiente, tabaco, alcohol y drogas.

Las anomalías físicas, como una deformación del útero, pueden ocasionar el parto prematuro. El cuello uterino—la abertura del útero hacia la vagina—a veces se distende y se abre demasiado pronto. Si la madre padece alguna enfermedad (tal como tensión arterial alta) o si el bebé corre algún peligro, el médico puede provocar el parto mediante un medicamento que inicia las contracciones de la embarazada.

¿Cómo es el bebé prematuro?

Los bebés prematuros tienden a parecer muy delicados, con piel rosada muy fina, en la que se transparentan las venas, y con muy poca grasa en el cuerpo. Aun así, se muestran ya activos. Incluso los que nacen con 12 semanas de antelación pueden abrir los ojos y reaccionar a los ruidos, a la luz y al contacto. Sus delgados bracitos y piernitas están arrugados y recubiertos con vello fino, llamado lanugo.

Los recién nacidos se deben mantener a una temperatura templada. El área superficial de la piel de un bebé es grande en relación con la masa del cuerpo. Los bebés prematuros pierden calor más rápidamente y necesitan una incubadora con temperatura controlada.

Respiración Algunos bebés prematuros no están en condiciones de respirar por sí mismos. La apnea—cuando la respiración se detiene por

varios segundos—es común en ellos. Un colchón especial les ayuda a respirar mejor. Por otra parte, se vigilan los latidos del corazón. Si los episodios de apnea comienzan a durar mucho, se utiliza un respirador, es decir, una máquina que ayuda al bebé a respirar.

Los bebés prematuros pueden tener el síndrome de distrés respiratoria (SDR). Esto se debe a que los pulmones de los bebés no tienen el llamado surfactante agente tensioactivo, una especie de “lubricante” que permite a los diminutos sacos de aire de los pulmones, los alvéolos, cerrarse y abrirse sin problemas. Sin el agente tensioactivo, los alvéolos tienden a colapsarse y los bebés tienen que esforzarse para lograr el intercambio entre el oxígeno y el dióxido de carbono. A menudo se cansan al no conseguir suficiente oxígeno. Esta falta de oxígeno produce considerables alteraciones en las características químicas del organismo. Es posible que se necesite utilizar agente tensioactivo artificial y asistencia respiratoria provisional, hasta que los bebés comiencen a producir su propio lubricante.

Alimentación La alimentación es un problema para los bebés prematuros. A veces no pueden chupar correctamente, por lo que se les alimenta a través de un tubo fino que pasa desde la nariz o la boca hasta el estómago. Los recién nacidos que no pueden tolerar la alimentación por tubo, porque sus sistemas digestivos no están aún preparados para recibir ningún tipo de comida, suelen recibir nutrientes por vía intravenosa.

Ictericia El bebé prematuro a veces acumula en la sangre un pigmento amarillo, llamado bilirrubina, que le causa ictericia (coloración amarillenta de la piel). El hígado todavía no está suficientemente maduro como para descomponer la bilirrubina, que en altas concentraciones puede causar daños cerebrales. El tratamiento incluye fototerapia, o sea, exposición a la luz fluorescente, que reduce los niveles de bilirrubina.

Bebés con peso muy bajo al nacer

Por bebé con peso muy bajo se entiende el que pesa menos de 1 360 gramos (3 libras) y nace prematuramente con más de 8 semanas de anticipación. Estos bebés tan pequeños suelen necesitar atención especial, pero si están enfermos o tienen problemas de salud obvios, se les cuida en unidades especiales denominadas unidades de cuidades intensivos neonatal.

La causa del bajo peso del bebé es con frecuencia un inadecuado estilo de vida de la madre, que no ha podido atender a los cuidados prenatales o no ha consultador a un médico. El tabaco, el alcohol, y las drogas también influyen en el poco peso.

Hoy en día, estamos mejor preparados que nunca para evitar la muerte de los recién nacidos muy pequeños o muy enfermos. En los Estados Unidos, las unidades de cuidados intensivos neonatales especializadas están distribuidas por todo el país. El costo de cuidar a estos bebés tan enfermos es enorme, y las cifras de nacimientos prematuros van en aumento. Aproximadamente 1 de cada 10 nacimientos en los Estados Unidos es prematuro. Muchos bebés sobreviven, pero algunos tendrán problemas de aprendizaje o de desarrollo físico de por vida.

Fuentes

American Academy of Pediatrics, 141 Northwest Point Blvd., Elk Grove Village, IL, 60007-1098 Telephone (847)434-4000 http://www.aap.org

Leave a Reply