Pólipos: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Los pólipos son excrecencias de tejido que sobresalen de las membranas mucosas. Estos bultitos o tumores son generalmente benignos, es decir, no son un peligro para la salud de la persona, pero en algunos casos se pueden transformar en tumores cancerosos.

¿Qué son los pólipos?

Los tres tipos más comunes de pólipos son los colorrectales, los del cuello uterino y los nasales.

Pólipos colorrectales Estos pólipos crecen en el colon o en el recto, que forman parte del intestino grueso. Los pólipos pueden volverse cancerosos. Las personas que tienen pólipos colorrectales suelen notar un dolor espasmódico fuera de lo común en el abdomen, sangrar cuando evacúan el vientre, o bien no presentar ningún tipo de síntomas. Los médicos normalmente buscan indicios de pólipos en los que presentan estos síntomas o que tienen familiares que han sido diagnosticados de pólipos colorrectales, dado que a veces los pólipos se propagan en el seno una familia. La mayoría de los pólipos colorrectales aparecen en personas mayores de 50 años.

Los métodos más comunes para diagnosticar los pólipos colorrecta-les son la sigmoidoscopía, que es una exploración del recto y del colon bajo, y la colonoscopía, exploración del recto y de todo el colon. El médico inserta en el colon un instrumento flexible provisto de iluminación, que transmite imágenes del interior del colon a un monitor. Si se hallan pólipos, se extirpan para evitar la formación de un cáncer.

Pólipos de cuello uterino Estos tumores crecen en el cuello uterino, que es la parte inferior del útero. Aún se desconoce cómo se originan, pero se sabe que no están relacionados con ningún tipo de enfermedad de transmisión sexual.

El síntoma más común de estos pólipos de cuello uterino es una hemorragia anormal por la vagina. Los pólipos de cuello uterino son relativamente comunes y suelen hallarse durante la revisión ginecológica anual de la mujer, cuando el médico examina el útero, el cuello uterino y la vagina en busca de alguna anomalía. La mayoría de los pólipos de cuello uterino son benignos y se pueden extirpar fácilmente. Sólo en raras ocasiones se convierten en tumores malignos.

Pólipos nasales

Los pólipos nasales aparecen en los senos paranasales, cavidades del cráneo situadas cerca de la parte superior de la nariz, debajo mismo de los ojos. Las personas que se ven afectadas por pólipos nasales presentan por lo general antecedentes médicos que incluyen afecciones como alergias, rinitis alérgica (“fiebre del heno”), infecciones sinusales, asma o fibrosis quística. Estas enfermedades pueden causar problemas respiratorios y deben de curarse o ser tratadas con medicamentos que la persona inhala. Los pólipos nasales rara vez se vuelven cancerosos.

Leave a Reply