Pérdida del cabello (alopecia, caída del pelo, calvicie): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Se trata de la pérdida total o parcial del pelo del cuero cabelludo y, en general, del de todas las partes del cuerpo donde normalmente crece.

Hoy cabello, mañana calvicie

De la cabellera se ha dicho que es la gloria suprema del ser humano. La mayor parte de los cabellos de la cabeza crecen de forma constante. Los del cuero cabelludo crecen a razón de 1-1,5 cm por mes, aunque este crecimiento disminuye con la edad. La fase de crecimiento de cada cabello dura de 2 a 6 años, seguida por una fase de reposo de dos a tres meses de duración, durante la cual el cabello se mantiene, pero ya no crece más. Tras la fase de reposo, se produce la caída del cabello y empieza a salir cabello nuevo en el mismo lugar del viejo. Como parte de este ciclo normal, el común de los seres humanos pierde unos 50 a 100 cabellos al día. Se habla de pérdida del cabello cuando la persona afectada pierde cada día mayor número de cabellos de lo normal, o cuando ya no crece más cabello nuevo que reemplace al viejo.

¿Cómo crece el pelo?

Para comprender cómo se produce la pérdida de pelo, conviene saber cómo se forma. El pelo está constituido, en esencia, por la misma proteína de que se componen las uñas y las capas exteriores de la piel, llamada queratina. La parte visible del pelo se llama tallo, y debajo de la piel está la raíz, encerrada en un folículo llamado bulbo piloso. La raíz está viva, pero el tallo se compone de tejido muerto fabricado por el bulbo piloso.

¿En qué consiste la pérdida de pelo?

La pérdida de pelo implica su pérdida total o parcial de cualquier parte del cuerpo donde crece normalmente, sobre todo del cuero cabelludo. Alopecia es el término con que los médicos designan la calvicie, que es la pérdida de toda o de una porción importante del pelo del cuero cabelludo, es decir, del cabello. A diferencia de otras partes del cuerpo, el cabello desempeña una función más bien decorativa. La pérdida del cabello no es, en sí, un problema clínico, aunque en ciertos casos pueda ser señal de enfermedad. Hay muchos calvos a quienes no les inquieta en absoluto la calvicie. Otros, en cambio, creen que la pérdida del cabello los hace menos atractivos.

¿Cuál es la causa de la pérdida de pelo?

Más de 40 millones de varones y 20 millones de mujeres estadounidenses presentan pérdida parcial del cabello. Es muy normal, tanto en hombres como en mujeres, ver cómo su cabellera se vuelve más rala con la edad. Pero esa pérdida puede producirse también por otras causas. A continuación indicamos algunas formas de calvicie y sus causas:

La calvicie común Tarde o temprano, la pérdida de pelo del cuero cabelludo con la edad afecta a la mayoría de los individuos de ambos sexos. Por lo menos el 95 por ciento de la calvicie es de esta índole. La pérdida se debe a una combinación de edad, factores genéticos y ciertas hormonas conocidas como andrógenos. Los últimos dos factores dan a esta afección su nombre médico de alopecia androgénica. En el hombre, la calvicie empieza generalmente con “entradas” que trepan frente arriba dejando en la parte superior de la cabeza una superficie de pelo muy escaso o una parte totalmente calva. A los lados y en la parte de atrás de la cabeza puede quedar, a la larga, apenas un fleco u orla de cabello en forma de herradura. Este tipo de calva se conoce como calvicie hipocrá-tica masculina. En la mujer, la afección suele hacer la cabellera más rala por todo el cuero cabelludo. Esto sucede especialmente tras la menopausia y se denomina calvicie hipocrática femenina.

Alopecia areata Esta forma de calvicie puede afectar a individuos de todas las edades, incluidos los niños y los adultos jóvenes. Se caracteriza por la caída repentina de pelo del cuero cabelludo en forma de ronchas del diámetro de una moneda, de 2,5 cm o más. En casos graves, se puede perder el pelo de toda la cabeza, incluso de las cejas y la barba o de todo el cuerpo. La alopecia areata es imputable a veces a algún problema del sistema inmunitario, cuyas células atacan a los bulbos pilosos por razones que no están muy claras. El pelo generalmente vuelve a crecer espontáneamente en cuestión de 6 a 24 meses.

Problemas clínicos Existen varias afecciones y tratamientos capaces de causar la pérdida de pelo en individuos de todas las edades y de ambos sexos. En ocasiones, se nota la caída de pelo al mes o hasta tres meses después de haber experimentado el individuo una fiebre elevada, una infección grave o una intervención quirúrgica mayor. Hay mujeres que pierden grandes cantidades de cabello a los pocos meses de haber tenido un parto. Por otra parte, si la glándula tiroides está muy activa (hi-peractiva) o muy poco (hipoactiva), se puede producir también caída de pelo. Lo mismo sucede con la infección por hongos (infección micó-tica) denominada tiña tonsurante. Quienes sufren cáncer a menudo pierden el pelo durante la quimioterapia. Otros medicamentos pueden también propiciar la caída de pelo, incluso los anticoagulantes, píldoras anticonceptivas, píldoras para combatir la depresión y antihipertensivos. Por fortuna, esta caída de pelo es generalmente temporal. Lo normal es que el pelo reaparezca una vez el organismo se haya acomodado a la afección, al tratamiento o a la suspensión del medicamento.

Tricotilomanía Se trata de un trastorno psicológico en el que el individuo se tironea el cabello, lo que a veces da lugar a una importante pérdida del mismo. Los lugares afectados con mayor frecuencia son el cuero cabelludo, las cejas y las pestañas. Esta costumbre nerviosa puede

ser una reacción a la tensión emocional y a la ansiedad. Suele empezar en la infancia, pero también se ve en el adulto. El pelo reaparece una vez que se deja de maltratarlo.

Malnutrición Si el régimen alimenticio de la persona no contiene suficientes proteínas, es posible que el organismo trate de ahorrar proteínas pasando de la etapa de crecimiento del pelo a la de reposo. A los dos o tres meses de esta transición puede observarse la caída de gran número de pelos, hasta que termina la etapa de reposo. La carencia de hierro en la sangre puede también dar por resultado la caída de cabello. Una dieta sana o la toma de píldoras que contienen hierro puede prevenir o corregir este problema.

Cuidado inadecuado del cabello Las sustancias químicas tales como tintes y productos para permanentes pueden dañar el pelo si se usan con demasiada frecuencia o si se dejan en el pelo durante mucho tiempo. Hasta el champú, el cepillado y el peinado pueden ocasionar daños si se usan de forma muy enérgica. Los peinados que tiran de los cabellos, como las coletas o “colas de caballo” y las trenzas, también someten el pelo a mucha tracción. El maltratar los cabellos de cualquiera de estas formas puede conducir a su pérdida temporal.

¿Cómo se identifica la causa de la caída del pelo?

El individuo a quien se le cae el pelo en forma brusca, rápida o inusitada debe ir al médico para que identifique la causa de esa caída. En algunos casos, el médico decidirá si la calvicie se debe a la edad; en otros, tras examinar el cuero cabelludo, tomará algunas muestras de éste en busca de señales de enfermedad. A veces, arrancará unos cuantos pelos de algún punto de la cabeza para examinarlos al microscopio, a fin de averiguar si se hallan en fase de crecimiento o de reposo. El porcentaje de pelos en una y otra fase proporcionará otra pista acerca de la caída de pelo.

Tratamiento

En la alopecia areata, la caída de pelo suele ser temporal y se corrige espontáneamente con el tiempo. Mientras reaparece el pelo, se emplea a veces un corticosteroide aplicado por fricción a la piel o tomado por boca o administrado por inyección.

La calvicie común debida a la edad no necesita tratamiento por razones clínicas. Sin embargo, hay individuos que buscan atención médica, porque no se gustan a sí mismos estéticamente. Para ellos existen las siguientes posibilidades de tratamiento.

Estilos de peinado, pelucas y peluquines El simple peinado y arreglo del cabello en forma que favorezca el aspecto de la persona

puede ser una solución apropiada, especialmente para la mujer que tenga el cabello ralo o lo haya ido perdiendo en forma dispersa. Cuando la calvicie es más difusa, la peluca tal vez sea la solución más fácil. Existen también peluquines que se pueden prender del cabello natural restante o fijarse al cuero cabelludo con adhesivos o sujetadores especiales.

Medicamentos En los Estados Unidos existen en la actualidad dos medicamentos aprobados por las autoridades de sanidad para hacer crecer nuevo pelo o para prevenir la caída del viejo: minoxidil y finasterida. El minoxidil (Rogaine) se puede adquirir sin receta. Es un líquido que se aplica por fricción al cuero cabelludo. Sólo una cuarta parte de los varones y una quinta parte de las mujeres que usan el minoxidil a plena dosis recobran una porción significativa de su cabello. Deben transcurrir a veces varios meses antes de que se vea el resultado. El nuevo cabello suele ser más fino y de color más claro que el original. Además, el crecimiento de nuevo cabello cesa en cuanto se deja de aplicar el medicamento.

La finesterida (Propecia) es el segundo de estos fármacos. Se expende con receta y se toma en forma de píldoras. Es exclusivamente para hombres, porque no parece surtir efecto en las mujeres; además, puede causar defectos congénitos si se toma durante el embarazo. Más de cuatro quintas partes de los varones que toman finesterida experimentan reducción de la caída del pelo, y más de las tres quintas partes pueden adquirir, hasta cierto punto, nuevo pelo. Como en el caso del minoxidil, el resultado tarda meses en evidenciarse.

Cirugía El trasplante piloso es una solución duradera de la calvicie, pero económicamente cara. Entre los que podrían beneficiarse de esta clase de intervención figuran hombres y mujeres afectados de calvicie común. La cirugía tal vez sea útil también tratándose de individuos que han sufrido pérdidas parciales de pelo a resultas de quemaduras o de heridas cicatrizadas del cuero cabelludo, cejas y pestañas. Esta intervención quirúrgica entraña la escisión de diminutos fragmentos de cuero cabelludo con pelo, de lugares de la cabeza donde todavía crece el pelo, para implantarlos en las partes calvas. No se agrega ningún pelo nuevo; se trata simplemente de mudar de sitio parte del pelo existente. Comoquiera que se necesita mudar cientos e incluso miles de estos fragmentos para lograr un buen resultado, la intervención suele hacerse en varias sesiones quirúrgicas separadas entre sí por intervalos de algunos meses. A veces se trasplanta todo un colgajo de piel en vez de tantos fragmentos.

Hay otra operación denominada de reducción del cuero cabelludo, que puede combinarse con el trasplante piloso. Consiste en extraer cuero cabelludo calvo de la parte superior de la cabeza y luego cubrir esa zona despoblada tirando hacia delante del cuero cabelludo que todavía tiene pelo.

Adaptación a la pérdida de cabello

La pérdida de cabello puede ser motivo de preocupación, aun en los casos en que es temporal. Los peinados, las pelucas, los sombreros y los pañuelos de cabeza permiten ocultar la pérdida que incomoda a la persona. Mucha gente no da importancia a la pérdida del cabello. Otros hacen gala de su calvicie, y gran parte de ellos se rasuran el resto de la cabeza si la pérdida de cabello es difusa. A menudo, la solución es simplemente un cambio de peinado.

Fuentes

American Hair Loss Council, 125 17th St. Ste 625,

Pittsburgh, PA, 15222 Telephone (412)765-3666 http://www.ahlc.org

American Society of Plastic and Reconstructive Surgeons,

444 E Algonquin Rd., Arlington Heights, IL 60005 Telephone (847)228-9900 Toll-free (888)-475-2784 http://www.plasticsurgery.org/

National Alopecia Areata Foundation, PO Box 150760,

San Rafael, CA, 94915-0760 Telephone (415)472-3780 http://www.naaf.org

Leave a Reply