Pies planos: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Se llaman pies planos los que tienen plana la bóveda plantar y cuya planta se apoya plenamente en el suelo cuando la persona está de pie.

¿En qué consisten los pies planos?

Se los encuentra en personas de todas las edades, inclusive en los bebés, que nacen siempre con los pies planos, pues suelen tener una especie de almohadillas de tejido adiposo (graso) en la planta y en la parte anterior del talón, las cuales rellenan la bóveda plantar y dan al pie el aspecto plano. Hacia los tres años de edad, cuando el niño ya camina correctamente, los pies pierden su aspecto plano. De los tres a los seis años, los músculos del pie se fortalecen, el tejido adiposo desaparece y se forma la bóveda en arco. Si el arco no se ha desarrollado a los cinco o seis años de edad—como sucede en aproximadamente el 10 por ciento de los niños—es probable que éstos tengan los pies planos a lo largo de su edad adulta.

Si una persona gasta la parte interior de las suelas de sus zapatos, es muy probable que tenga los pies planos. A pesar de tener pies planos, se puede tener buen tono muscular y no sentir dolor. Si los pies son demasiado planos, el médico puede recomendar plantillas ortopédicas en los zapatos (que dan soporte al arco del pie) para que la persona camine sin mucho esfuerzo.

¿Cuál es la causa de los pies planos?

En ciertas personas, los pies planos son el resultado de una malformación ósea congénita evidenciable por una radiografía. En otros casos, el defecto se instaura posteriormente. Al caminar, la persona da de 8 000 a 10 000 pasos al día sobre el pavimento, piso de baldosas y otras superficies duras. A cada paso, la presión producida por la fuerza de la gravedad somete a cada uno de los pies a una carga tres o cuatro veces mayor que el peso del cuerpo. Al correr de los años, el desequilibrio de los músculos de los pies pueden producir un defecto en el arco natural de la bóveda plantar. El peso excesivo o las tensiones de caminar a sopetones puede hacer caer o aplanar el arco longitudinal (que abarca todo el largo del pie) o el arco metatarsiano (perpendicular al longitudinal y que va de un lado del pie al otro).

Otras causas de pies planos las constituyen los zapatos que no ajustan bien, la obesidad, el raquitismo y los trastornos metabólicos, todos los cuales pueden debilitar los músculos de los arcos. En el adulto ya mayor, el poco ejercicio y el sobre peso originan a veces lesiones mecánicas en los pies.

¿Qué tienen de malo los pies planos?

Los pies planos no son, en sí, ningún problema. Pero, por ejemplo, correr con pies planos equivale casi a correr sobre gelatina. Los pies planos se vuelven hacia dentro (sobrepronación), lo que obliga a las piernas a volverse hacia dentro también; además contribuyen a lesiones de “so-breuso”, como los dolores de espinilla y los problemas de espalda. También pueden originar espolones calcáneos. Si como resultado de estos trastornos se produce dolor, los pies planos y las dificultades que conllevan harán necesario el tratamiento médico o quirúrgico.

Corrección de los pies planos

Reduciendo la pronación se pueden evitar nuevos problemas. Los expertos recomiendan:

– comprar zapatos que tengan apoyo para el arco plantar;

– comprar zapatos con movimiento controlado o zapatos de estabilidad con refuerzo en la parte media;

– evitar los zapatos muy acolchados y con poco apoyo;

– evitar correr en superficies desiguales como los campos de golf y los senderos.

Rara vez se recomiendan las intervenciones quirúrgicas sólo para corregir los pies planos.

Fuentes

American Podiatric Medical Association, 9312 Old Georgetown Rd., Bethesda, MD, 20814-1621

Telephone (301)581-9200 Toll-Free (800)ASK-APMA http://www.apma.org

Leave a Reply