Quemaduras: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Las quemaduras son lesiones de los tejidos orgánicos causadas por efecto del fuego, el sol, el vapor de agua u otros líquidos calientes, objetos ardiendo, electricidad, radiaciones y otros factores. Las quemaduras pueden plantear diversos problemas: desde molestias menores a afecciones graves que ponen en peligro la vida del lesionado.

¿Por qué son las quemaduras un tema “candente”?

La piel es la superficie exterior y protectora del cuerpo. Su capa externa es la epidermis, compuesta a su vez de varias capas de células epiteliales dispuestas como las tejas de un tejado. La capa interior siguiente recibe el nombre de dermis y contiene diferentes tipos de receptores nerviosos que perciben el dolor, el calor y el frío. La piel sana se renueva por sí sola, mantiene los liquidos corporales en el interior y aisla al organismo de las bacterias del exterior. Cuando las quemaduras dañan la piel, interfieren con estas funciones. Todas las quemaduras dañan el el tejido celular de alguna manera. Las quemaduras más graves pueden causar la muerte.

¿Cómo se clasifican las quemaduras por su gravedad?

Quemaduras de primer grado Son las menos graves. Sólo afectan a la superficie de la piel, la epidermis, que se vuelve roja en la zona de la quemadura y duele al tacto. Las quemaduras de primer grado pueden provocar la aparición de pequeñas ampollas y una ligera inflamación, pero lo normal es que se curen rápidamente de manera espontanea.

Quemaduras de segundo grado Afectan a la epidermis y a la dermis. Generalmente causan dolor, fiebre, inflamación, escalofríos y ampollas de aspecto rojizo o blanquecino. Las quemaduras solares graves son a menudo de segundo grado; es importante que un médico las examine.

Quemaduras de tercer grado Estas quemaduras son las más graves y requieren tratamiento médico. Afectan a todas las capas de la piel y causan daño y muerte celular a toda clase de tejidos, incluyendo nervios, glándulas sudoríparas, grasa y folículos pilosos. Si se han dañado las

terminaciones nerviosas, puede que el área de la quemadura no duela, pero la que queda alrededor de ella sí que suele doler mucho. En este tipo de quemaduras no aparecen las ampollas rojizas o blanquecinas propias de las de segundo grado, pero la piel puede adquirir un aspecto negruzco o carbonizado. Otras complicaciones de las quemaduras de tercer grado son:

– pérdida de líquidos corporales (deshidratación);

– problemas respiratorios;

infecciones bacterianas y neumonía;

choque.

Tratamiento

El tratamiento de una quemadura depende de su extensión y de la medida en que el tejido cutáneo o los órganos subyacentes se hayan dañado. Las heridas leves suelen curarse por sí solas si la zona de la herida se mantiene limpia y seca. Las quemaduras más graves requieren tratamiento hospitalario. Las quemaduras graves han de ser tratadas en una unidad especializada de quemados o en una unidad de cuidados intensivos. Estas quemaduras exigen a menudo injertos quirúrgicos con que reemplazar el tejido dañado, aparte de un largo periodo de curación y fisioterapia. La seguridad, prevención y precaución contra incendios son las mejores defensas.

Fuentes

American Burn Association, 625 N Michigan Ave., Ste. 1530, Chicago, IL, 60611 Telephone (312)642-9260

Toll-Free (800)548-2876 http://www.ameriburn.org

U.S. National Institute of General Medical Sciences, 45 Center Dr., MSC 6200, Bethesda, MD 20892-6200 Telephone (301)496-7301 http://www.nigms.nih.gov/

Leave a Reply