Síndrome de cansancio crónico: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El síndrome de cansancio crónico (SCC) es una afección que produce agotamiento extremo.

¡Ni que me hubiera alcanzado un rayo!

En 1996, el popular pianista de jazz Keith Jarrett perdió completamente sus fuerzas durante una gira por Italia. La única forma de completar sus actuaciones era permaneciendo en cama todo el día y levantándose únicamente por la noche para dar su concierto. Se sentía tan cansado, que apenas podía cruzar la calle. Después de aquella gira, Jarrett pasó dos años sin tocar en público. La enfermedad se le había manifestado de manera tan intensa que le parecía que unos extraterrestres se habían apoderado de su cuerpo. Se le diagnosticó síndrome de cansancio crónico.

¿Qué es este síndrome?

El SCC se manifiesta en forma de un gran cansancio y de otros síntomas de debilidad. Durante muchos años se les dijo a los pacientes con SCC que probablemente su enfermedad era de origen psicológico o mental. Sin embargo, desde la década de 1980, la comunidad médica reconoce el síndrome como una afección fisiológica, a pesar de que las tentativas que se han llevado a cabo hasta la fecha para identificar la causa (una bacteria o un virus, por ejemplo) no hayan tenido éxito. Por esta razón el SCC se diagnostica básicamente por el estado del enfermo.

Resulta difícil precisar el número exacto de enfermos de SCC, pero en un estudio realizado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC)—importante agencia federal de salud pública—se estima que 200 de cada 100 000 estadounidenses entre los 18 y los 69 años de edad padecen esta dolencia. El SCC es más común entre las mujeres que entre los varones, afectando por igual a todas las razas y grupos étnicos. Los adolescentes también son susceptibles de padecer la enfermedad, aunque estos casos han sido menos estudiados.

Como no existe ninguna prueba específica para dectectar esta enfermedad, en 1988 los CDC elaborarón una lista de síntomas que la caracterizan. Esta lista constituye una guía estándar para el diagnóstico y tratamiento de la afección.

El SCC se define como un estado de cansancio súbito que persiste o se manifiesta intermitentemente durante un periodo de seis meses. Además del cansancio, el SCC incluye cuatro o más de los siguientes síntomas:

– despistes o dificultad para concentrarse;

– dolor de garganta;

– dolor a la palpación de los ganglios linfáticos del cuello o la axila;

– dolor muscular;

– dolor en las articulaciones que no se acompaña de hinchazón ni enrojecimiento;

– dolores de cabeza poco comunes;

– sueño insatisfactorio;

– un ligero sentimiento de depresión que perdura más de 24 horas después de haber hecho ejercicio.

¿Cuál es la causa del SCC?

Hay diferentes opiniones sobre las causas del síndrome de cansancio crónico. No existen pruebas de que sea contagioso, y algunos médicos creen que el causante es un virus. Parece que los síntomas del SCC comienzan a manifestarse después de una infección vírica, pero esto no significa que esa infección sea la causa de la persistencia de los síntomas y de los efectos a largo plazo de la enfermedad. Es posible que el síndrome se deba a una disfunción del sistema inmunitario, es decir, de las defensas que el cuerpo despliega contra las enfermedades. Otros médicos piensan que el SCC es consecuencia de una falta de equilibrio entre las sustancias químicas del cerebro. Finalmente hay médicos que se inclinan a pensar que se trata de una afección psiquiátrica, ya que muchos enfermos de SCC también presentan depresión.

Diagnóstico

El diagnóstico del SCC es muy difícil para el médico: aunque obtenga el historial clínico, examine al paciente y pida que se hagan análisis de sangre y de otras sustancias corporales, no existen indicios específicos que definan la enfermedad o pruebas analíticas que proporcionen un diagnóstico claro. El diagnóstico de SCC suele darse más bien cuando no se encuentran otras causas para sus síntomas, que, por otra parte, están compartidos por un amplio espectro de cuadros clínicos: infecciones víricas, depresión, enfermedades del hígado, enfermedades del corazón y muchas otras. Antes de diagnosticar el SCC, el médico deberá excluir estas otras enfermedades.

Síntomas

El síntoma por excelencia es un cansancio extenuante que sobreviene de repente. Los demás síntomas varían según la persona y pueden aparecer y desaparecer repetidamente. Por ejemplo, hay pacientes que pueden experimentar dificultades para concentrarse o para recordar cosas de poca monta, como un artículo que acaban de leer en el periódico. Son también muy comunes los problemas oculares (como la visión borrosa), los escalofríos, los sudores nocturnos y la diarrea. Algunos pacientes se quejan de que su peso varía aunque no hayan hecho cambios en la dieta. Otros enfermos con SCC dicen sentirse como en medio de una niebla.

Los síntomas que los CDC reconocen como propios de este síndrome son sólo los más habituales en la larga lista de los que se han registrado.

Tratamiento

El SCC no tiene una causa concreta, por lo que no existe tampoco un tratamiento específico. Por lo general, los enfermos no empeoran: de hecho, la mayoría mejoran con el tiempo y algunos llegan a recuperarse completamente.

Aunque el SCC no tenga tratamiento específico, sí es posible aliviar algunos de sus síntomas, como el dolor de cabeza y el dolor corporal; además, para atenuar la angustia y la depresión pueden recetarse antidepresivos. Los pacientes con SCC deben evitar las comidas pesadas, las bebidas alcohólicas y la cafeína, y hacer ejercicio con moderación puesto que, aunque no tengan muchas ganas de moverse, el ejercicio puede resultarles muy beneficioso. A veces, al intentar encontrar un remedio para su enfermedad, los pacientes se ven tentados a probar tratamientos no verificados. Estos tratamientos, sin embargo, pueden salir caros, ser poco eficaces o incluso perjudiciales.

Convivencia con el SCC

El síndrome de cansancio crónico altera profundamente la capacidad de los pacientes para trabajar, estudiar y disfrutar de la vida. Los enfermos pueden sentirse impelidos a buscar consuelo, solución o remedio en la medicina alternativa. La mayoría de estos pacienes son capaces de seguir adelante con su vida, pero otros se ven obligados a dejar el trabajo y otros más necesitan ayuda para desempeñar sus actividades cotidianas. Muchos de los síntomas del SCC son difíciles de soportar para quienes rodean al enfermo, tanto en el entorno familiar como en el laboral. Quien padecen el síndrome se sienten aislados y frustrados cuando los amigos o familiares bromean sobre el cansancio. En ocasiones se enfadan con los

médicos por ser incapaces de ofrecerles un remedio eficaz. Suelen alternar los periodos de relativa buena salud con épocas en las que no se sienten nada bien. Los esfuerzos de investigación continúan con el fin de descubrir la causa de esta afección y encontrar la forma de prevenirla, curarla o al menos disminuir sus síntomas y la incapacidad que trae consigo.

Fuentes

U.S. Centers for Disease Control and Prevention, 1600 Clifton Rd.,

Atlanta, GA 30333

Telephone (404)639-3534

Telephone (404)639-3311

Toll-free (800)311-3435

Information Hotline (888)-232-3228

TTY (404)639-3312

http://www.cdc.gov/

U.S. National Institutes of Health, 9000 Rockville Pike,

Bethesda, MD 20892

Telephone (301)496-4000

Telephone (301)592-8573 (Sickle Cell Anemia)

Toll-free (800)838-7715 (Mammography)

Toll-free (800)822-7967 (Vaccine Adverse Event Reporting System) Toll-free (800)352-9425 (Brain Resources and Information Network) http://www.nih.gov/

Leave a Reply