Síndrome de las articulaciones temporomandibulares satm (bruxismo): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Conjunto de síntomas ocasionados por problemas con las articulaciones que unen la mandíbula al cráneo.

¿En qué consiste este síndrome?

Desde el punto de vista técnico, el síndrome que nos ocupa se refiere a la articulación temporomandibular, o articulación de la mandíbula. En realidad se trata de dos articulaciones, situadas una a cada lado de la cabeza, en los puntos en que los maxilares inferiores de la mandíbula o quijada se unen a los respectivos huesos temporales del cráneo. Cada una de las articulaciones temporomandibulares actúa no sólo como bisagra sino también como articulación deslizante y, en conjunto, permiten la apertura de la boca y su movimiento hacia un lado y el otro.

El nombre de este síndrome se refiere también al trastorno en que las citadas articulaciones no funcionan debidamente, lo que puede ocasionar dolor, dificultad para abrir o cerrar la boca, o problemas con la masticación y deglución, así como otros síntomas.

¿A qué se debe el síndrome?

Puede ser ocasionado por la luxación (dislocación) de las articulaciones temporomandibulares o por problemas inherentes a las propias articulaciones. Se llama bruxismo a la costumbre de algunos individuos de apretar los dientes y hacerlos rozar y rechinar durante el sueño o en condiciones de nerviosismo, costumbre que propicia el SATM. Otras causas son la

mala oclusión de los dientes, los traumatismos cervicales debidos a accidentes automovilísticos, los golpes en la cabeza y mandíbula y la artritis.

¿Qué síntomas se manifiestan?

Por cuanto la articulación temporomandibular esta situada en proximidad de numerosos e importantes nervios que van del cerebro a otras partes del cuerpo, los síntomas se manifiestan a veces en lugares que no parecen tener nada que ver con dicha articulación. Los siguientes síntomas son comunes en millones de estadounidenses:

– Dolores de cabeza frecuentes.

– Dolor facial, de senos paranasales, oídos, ojos, dientes, cuello y

espalda.

– Clics en la quijada.

– Dificultad para abrir o cerrar la boca.

– Dificultad para masticar o tragar.

Diagnóstico y tratamiento

El médico o el dentista le pedirá al paciente que describa los síntomas que experimenta y procederá a examinarlo. A veces utilizará la radiografía y las imágenes obtenidas por resonancia magnética nuclear (RMN) para observar más detenidamente las articulaciones temporo-mandibulares y confirmar el diagnóstico.

Para el alivio del síndrome pueden ser de utilidad las compresas calientes y medicamentos obtenibles sin receta. El evitar estímulos nerviosos excesivos (estrés) y el uso de protectores dentales durante la noche, contribuyen también a eliminar el roce y rechinamiento de dientes.

Fuentes

Jaw Joints and Allied Musculo-Skeletal Disorders Foundation, Inc., c/o The Forsythe Institute, 140 Fenway, Boston, MA 02115-3799 Telephone (617)266-2550 Facsimile (617)267-9020 http://www.tmjoints.org/

TMJ Association, Ltd., PO Box 26770, Milwaukee, WI 53226-0770 http://www.tmj.org/

U.S. National Institute of Dental and Craniofacial Research,

45 Center Dr., MSC 6400, Bethesda, MD 20892-6400 Telephone (301)496-4261 http://www.nidcr.nih.gov/

Leave a Reply