Síndrome de muerte súbita del lactante smsl: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Esta denominación se refiere a la muerte súbita de un lactante, al parecer sano, menor de un año, cuya defunción no se explica ni después de una minuciosa investigación.

Cuidados del lactante

La señora Wyatt hace todo lo que el médico le ha recomendado que haga con su nuevo bebé. Lo acuesta para que haga sus siestecitas durante el día y para que duerma por la noche, colocándolo boca arriba sobre la cama, en vez de boca abajo. Para la cuna, ha comprado un colchón firme y no usa mantas o frazadas, almohadas, ni juguetes en torno al bebé. Al acostarlo, procura no ponerle ropa muy gruesa.

El médico le indicó que así lo hiciera con objeto de evitar el riesgo de síndrome de muerte súbita, misteriosa afección que es la causa principal de mortalidad en los niños de edades comprendidas entre un mes y un año.

En los Estados Unidos esta afección mata a más de tres mil lactantes al año, generalmente mientras duermen en su cuna. Pero desde que muchas madres como la Sra. Wyatt empezaron a poner a sus bebés a dormir boca arriba y a adoptar otras medidas preventivas, la mortalidad ha disminuido más del cuarenta por ciento.

Nadie sabe a ciencia cierta a qué se deben estas muertes. La mayoría de los bebés presentan aspecto normal y sano hasta que mueren.

Los padres siempre piensan que no hicieron bastante para evitar el aciago desenlace. Pero, en realidad, nadie tiene la culpa de esas muertes.

¿Qué es el síndrome de muerte súbita del lactante?

La investigación médica no ha podido descubrir la causa de esta afección durante los más de treinta años que lleva estudiándola. Es más fácil decir lo que no es ese síndrome que lo que es. No se puede atribuir a asfixia, atragantamiento, vómito, ni a una reacción mortal a la vacunación. El lactante no lo adquiere como se adquiere un resfriado.

El médico sólo atribuye la muerte del lactante al síndrome que nos ocupa si la autopsia, el lugar en que murió y el repaso de la historia médica no ponen de manifiesto otra posible causa.

Investigaciones más recientes sugieren la posibilidad de que los lactantes que sucumben a este síndrome adolecen ya de algún problema en la zona del cerebro que regula dos funciones durante el sueño: la respiración y el despertar. Ahora bien, esos problemas, de por sí, no serían suficientes para provocar el síndrome. Es necesario que se produzcan otros fenómenos para reducir la cantidad de oxígeno que recibe el bebé, o para alterar su respiración y frecuencia cardíaca.

Por ejemplo, el lactante puede no respirar suficiente oxígeno si se hunde en el colchón, por ser éste muy blando, o si los pliegues de la manta le tapan parcialmente la nariz y la boca. Esto no es lo mismo que la asfixia, que supone el corte total de la respiración. En el síndrome de muerte súbita, el lactante puede inspirar aire, pero no el oxígeno suficiente, porque ese aire que inspira puede ser el mismo que acaba de espirar pero que ha quedado debajo de la manta o la sábana.

Las infecciones respiratorias, tales como resfriados u otras afecciones, también suelen dificultar la respiración del bebé.

Habitualmente, el lactante se despierta y llora si no respira bien. Pero es posible que haya bebés incapaces de procesar debidamente las señales del cerebro cuando no respiran debidamente.

Estos ejemplos tal vez expliquen por qué los lactantes que duermen boca abajo y padecen infecciones corren mayor riesgo de muerte súbita. Tal vez expliquen también por qué estas muertes suelen ocurrir en el invierno, cuando es mayor el riesgo de infecciones y los bebés necesitan más ropa de cama que en las otras estaciones del año.

La investigación estudia asimismo otros factores físicos que probablemente aumenten el riesgo de muerte súbita. Entre ellos figura un trastorno del sistema inmunitario, que produce excesos de glóbulos blancos y proteínas de la sangre, lo que contribuye a alterar la regulación por el cerebro de la respiración y la frecuencia cardíaca.

Como sucede en otras enfermedades, el síndrome de la muerte súbita podría deberse a una pluralidad de factores, incluso algunos que todavía no se han descubierto.

¿Quién corre el riesgo de muerte súbita?

Si bien la investigación científica empieza a desentrañar algunas de las causas del síndrome, todavía no hay manera de pronosticar quienes serán las víctimas. La gran mayoría de los bebes que duermen boca abajo, padecen infecciones o se arropan con mantas, no mueren por causa de esta afección. Por otra parte, hay bebés que duermen boca arriba y en condiciones ideales, pero mueren igualmente. Antes de que se produzca la muerte súbita, no aparecen signos premonitorios. Y como se ha indicado, los médicos no suelen diagnosticar el síndrome sin antes excluir, tras la muerte, toda otra causa posible. Se conocen, no obstante, algunos datos. El síndrome puede aparecer en cualquier momento durante el primer año de vida, pero ocurre con mayor frecuencia entre el primero y el cuarto mes después del parto. Es muy raro que aparezca en las primeras dos semanas o a los seis meses del nacimiento.

¿Qué factores de riesgo intervienen?

El lactante tiene mayor probabilidad de ser afectado si:

– la madre fumó durante el embarazo;

– la edad de la madre es menor de 20 años;

– la madre no recibió la debida atención médica antes del parto;

– el bebé nació antes de llegar la gestación al término normal de nueve meses;

– el bebé pesaba al nacer menos de lo normal;

– hubo familiares que fumaban en presencia del bebé.

Ahora bien, los bebés amamantados por la madre corren menos riesgo de muerte súbita que los que se nutren con biberón. Esto tal vez se deba a que la lactancia materna reduce el riesgo de contraer infecciones que favorecen la aparición de problemas respiratorios.

Fuentes

National SIDS Resource Center, 2070 Chain Bridge Rd., Ste. 450,

Vienna, VA 22182

Telephone (703)821-8955

Toll-free 866-866-7437

Facsimile (703)821-2098

http://www.sidscenter.org/

SIDS Alliance, 1314 Bedford Ave., Ste. 210, Baltimore, MD 21208 Telephone (410)653-8226 Facsimile (410)653-8709 http://www.sidsalliance.org/

Sudden Infant Death Syndrome Network, PO Box 520,

Ledyard, CT 06339 http://sids-network.org/

Leave a Reply