Síndrome de raynaud: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El síndrome de Raynaud es un trastorno en el cual los vasos que abastecen de sangre a los dedos de los pies y de las manos se conraen, lo cual hace que se pongan blancos, se entumezcan y produzcan ardor o sensación de

¿Qué es el síndrome de Raynaud?

En esta afección, las arterias que aportan sangre a los dedos de las manos y de los pies sufren espasmos (contracciones) cuando entran en contacto con el frío u otros estímulos que reducen el aflujo sanguíneo a los dedos, que como resultado se ponen blancos. Cuando no hay una causa específica para estas contracciones, la afección se denomina síndrome de Raynaud. Puede aparecer a cualquier edad, pero ocurre con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años, y suele afectar más a las mujeres que a los hombres.

¿Qué es el fenómeno de Raynaud?

El fenómeno de Raynaud tiene los mismos síntomas que el síndrome de Raynaud, pero se sabe que es provocado por otra enfermedad. Las enfermedades que pueden causar el fenómeno de Raynaud son: artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico y esclerodermia, todas ellas enfermedades crónicas (de larga duración) del tejido conectivo. Otras causas posibles pueden ser la aterosclerosis (en la cual las grandes arterias se bloquean por depósitos de grasa) y la enfermedad de Buerger (en la cual las arterias pequeñas de los dedos de las manos y de los pies se bloquean por inflamación).

¿Quién corre el riesgo de padecer el fenómeno de Raynaud?

Las personas que desarrollan ciertas ocupaciones corren mayor riesgo. Cualquier persona cuyo trabajo requiera el uso constante y repetitivo de los dedos o que utilice herramientas que vibren, como una taladradora o una sierra mecánica, corre mayor riesgo. Las personas con enfermedades

que afecten a las arterias pequeñas, que tengan afecciones neurológicas o enfermedades del tejido conectivo como lupus eritematoso o escleroder-mia, también son susceptibles de contraerlo. El tabaco puede iniciar o empeorar los espasmos de los vasos sanguíneos.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Raynaud?

Cuando se enfrían, los dedos de las manos y de los pies de la persona con enfermedad de Raynaud al principio se ponen blancos o azulados, puesto que no llega a ellos la cantidad necesaria de sangre.

En el síndrome de Raynaud, los dedos de las manos y de los pies se pueden entumecer o dar la sensación de hormigueo y ardor. En casos graves (pero escasos) la contracción de las arterias hace que los dedos aumenten de grosor, lo que produce ulceraciones (pérdida de tejido) en la punta de los dedos y alteraciones de las uñas. En el peor de los casos, podría producirse una gangrena (muerte del tejido).

Tratamiento

El síndrome de Raynaud se trata de manera eficaz con medicamentos que previenen la contracción de los vasos sanguíneos. Se pueden recetar algunos ungüentos o cremas para suavizar la piel, aunque éstos no podrán prevenir los ataques. El médico diagnostica la enfermedad revisando cuidadosamente la historia clínica del paciente. Sus recomendaciones sobre cómo evitar los brotes del síndrome serán de utilidad para la persona afectada. En casos extremos, tal vez sea necesario realizar una intervención quirúrgica para cortar los nervios que controlan las contracciones y dilataciones de los vasos sanguíneos.

Medidas preventivas

Aunque no es posible prevenir completamente el síndrome de Raynaud en las personas susceptibles a la enfermedad, sí existen algunas medidas preventivas. Algunas de las cosas que la persona con síndrome de Raynaud debe “hacer” y “no hacer” son:

– Dejar de fumar. Los cigarrillos constriñen (cierran) los vasos sanguíneos.

– Evitar actividades de alto riesgo. La maquinaria que vibra, como los taladros neumáticos y las sierras mecánicas, pueden producir un ataque. Escribir en un teclado o tocar el piano de forma excesiva también requieren un movimiento repetitivo de los dedos y pueden desencadenar ataques.

– Evitar los desencadenantes. El cloruro de polivinilo (PVC) y otras sustancias pueden provocar un ataque.

– Vestir varias capas de ropa para retener el calor corporal. La exposición de la cara o la frente al frío provoca a veces un ataque.

– Ponerse guantes o mitones para protegerse del frío.

Leave a Reply