Tenias: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Las tenias son gusanos intestinales largos y planos que infestan al ser humano y a muchas especies animales.

Conocidas por los zoólogos como cestodos, las tenias son muy infrecuentes los Estados Unidos, pero infestan al ser humano de casi todo el resto del mundo. Las especies más comunes en el hombre son la Taenia saginata del ganado vacuno, conocida vulgarmente como solitaria, y la Taenia solium, que corresponde a la tenia del cerdo. En su etapa adulta, estos gusanos permanecen en el intestino y no hacen mucho daño. Pero si la persona se infesta con las formaciones quísticas (inmaduras) de la tenia del cerdo, puede padecer de una enfermedad denominada cisticer-cosis, capaz de lesionar el cerebro. Esto plantea un importante problema de salud pública en muchos países tropicales.

¿Cuál es el ciclo vital de la tenia vacuna?

Normalmente, la tenia vacuna adulta mide la friolera de cuatro y medio a nueve metros de largo. Anida en el intestino delgado de la persona infestada, que suele albergar, cuando más, dos de estos gusanos. Las tenias usan la cabeza, conocida por escólex, para fijarse a la pared intestinal. Poseen de mil a dos mil segmentos o anillos corporales, denominados proglótides, cada uno de los cuales contiene de ochenta mil a cien mil huevos.

Los huevos de la tenia pueden subsistir en el medio ambiente durante meses o años. Cuando el ganado vacuno y otros hervíboros (aninmales que comen plantas) ingieren la vegetación contaminada por los huevos de la tenia, éstos pasan a la etapa de larvas, lo que les permite perforar la pared intestinal. Las larvas penetran seguidamente en el tejido muscular, en el que forman quistes a manera de cápsulas rellenas de líquido. Si el ser humano

come carne de vacuno cruda o poco cocinada que contenga tales quistes, éstos alcanzarán la etapa adulta en espacio de unos dos meses. La tenia del ganado vacuno adulta puede vivir más de treinta años.

¿Cuál es el ciclo vital de la tenia porcina?

La tenia del cerdo adulta es como la mitad de larga que la del ganado vacuno, generalmente de unos dos y medio a cinco y medio metros. Tiene, como ésta, un escólex con que fijarse a la pared intestinal, y su cuerpo consiste en unos mil proglótides, cada uno de los cuales contiene alrededor de cincuenta mil huevos.

El ciclo de este gusano es parecido al de la tenia del ganado vacuno, salvo que infecta al cerdo y no a la vaca. Cuando el ser humano come carne de cerdo cruda o poco cocinada que contiene quistes, éstos se

desarrollan y alcanzan la etapa adulta en el ser humano. Las tenias de cerdo adultas pueden vivir hasta 25 años.

Cisticercosis La tenia del cerdo también puede dar origen a una afección de carácter más grave, denominada cisticercosis. Esto les sucede a las personas que beben o comen algún producto de desecho contaminado por huevos de tenia porcina. Esos huevos se convierten en quistes en el intestino, y los quistes, transportados por la sangre, se propagan al resto del cuerpo, de preferencia al tejido muscular y al cerebro.

Síntomas de infección por tenias

Las infestaciones por la tenia del ganado vacuno producen síntomas leves que pueden incluir diarrea, dolores abdominales y pérdida de peso. Las infestaciones por la tenia del cerdo generalmente no producen síntomas. Sin embargo, la cisticercosis puede causar dolores musculares, debilidad y fiebre. Si se afecta el sistema nervioso central, puede ocasionar epilepsia o inflamación del cerebro y las meninges (membranas de recubrimiento cerebral), afección que se conoce como meningoencefalitis.

Diagnóstico y tratamiento

El examen microscópico revela la presencia de huevos y proglótides de tenia en las heces humanas. Pero para el diagnóstico diferencial—para saber si se trata de una tenia de vacuno o de cerdo—será necesario extraer y examinar un escólex. Sin embargo, raras veces se hace tal cosa, puesto que los médicos suelen recetar la misma medicina para las dos clases de infestación. Las heces de la persona afectada se examinan a los 3 y a los 6 meses del tratamiento, para cerciorarse de que haya desaparecido la infestación.

Para el diagnóstico de la cisticercosis suelen examinarse los músculos y el cerebro por medio de la tomografía computada (TC), que permite visualizar los quistes. La confirmación se logra mediante análisis de sangre en busca de anticuerpos, que son las sustancias elaboradas por el organismo para combatir los parásitos. La cisticercosis se trata también con medicamentos, aunque en casos excepcionales es necesario recurrir a la extirpación quirúrgica.

Prevención Las infestaciones por tenias se pueden evitar cocinando bien la carne hasta que sus jugos se aclaren y las partes centrales dejen de presentar color rosáceo. Esto asegura la destrucción de todo quiste que contenga la carne.

Fuente

National Center for Infectious Diseases, 1600 Clifton Rd.,

Mailstop C-14, Atlanta, GA 30333 Toll-free (888)-232-3228 http://www.cdc.gov/ncidod

Leave a Reply