Tiña: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La tiña es una infección micótica (producida por hongos) de la piel, el cuero cabelludo o las uñas.

¡La tiña no es producida por un gusano! Es más bien una infección micótica común, que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. El nombre proviene del aspecto de esta infección en la piel, en forma de anillo, con un borde rojizo elevado. La tiña se produce por contacto directo o indirecto con personas, animales o tierras infectadas. El término médico para la tiña es “dermatofitosis.”

Signos y síntomas

La tiña aparece en la piel como una mancha o anillo plano, de forma circular, o a veces ovalado, que se extiende progresivamente. La mancha puede contener líquido o pus, pero por lo general es seca y escamosa o húmeda y costrosa. A veces aparecen varios anillos en una misma mancha. La tiña tiene varias formas y diversos nombres:

– La tiña del pie se llama “pie de atleta” o tinea pedis.

– La tiña de la ingle se llama “picazón del deportista” o tinea cruris.

– La tiña del cuero cabelludo se llama tinea capitis. Suele comenzar como un grano semejante a una pústula, antes de que se extienda como una mancha calva, fina y escamosa. Puede hacer que el cabello se vuelva frágil y se caiga. Se transmite mediante sombreros o peines que se comparten con otras personas.

– La tiña de las uñas se llama tinea unguium. Suele afectar a una o más uñas de los pies o de las manos. La infección hace que la uña se vuelva frágil, descolorida y gruesa.

– La tiña corporal suele llamarse tinea corporis.

Diagnóstico y tratamiento

La tiña es relativamente fácil de diagnosticar y curar. El médico puede realizar una sencilla prueba para confirmar la presencia del hongo. El tratamiento, por lo general, consiste en utilizar una crema antifúngica durante unas dos semanas o en tomar por vía oral medicamentos recetados durante un periodo de dos a cuatro semanas. El tratamiento de las infecciones de las uñas es más difícil y suele exigir más tiempo.

La tiña se propaga fácilmente de una persona a otra, por lo que es importante seguir las instrucciones del médico, lavar bien y con frecuencia la ropa de vestir y la de cama, así como mantener una buena higiene personal.

Leave a Reply