Tifus: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Conjunto de infecciones causadas por una bacteria tipo Rickettsia, que se propaga a través de parásitos, como el piojo, que viven a costa del ser humano u oras especies animales de sangre caliente, tales como el ratón y la rata.

Guerra, hambre y tifus

A lo largo de la historia, la guerra y el hambre han producido brotes de tifus, conjunto de infecciones propagadas por parásitos que viven a costa del ser humano y de otras especies animales, como el ratón y la rata. Durante la segunda guerra mundial, el tifus se difundió por toda Europa, el norte de África y las islas de Oceanía, y mató a miles de prisioneros en los campos de concentración alemanes. Las epidemias de tifus siguen siendo una grave amenaza para países con desintegración social o azotados por calamidades naturales como los terremotos o las condiciones de vida poco sanas.

¿Qué es el tifus?

Se trata de un conjunto de enfermedades causas por las rikettsias, grupo inusual de bacterias. Las rickettsias, como otras bacterias, pueden ser destruidas por los antibióticos. Sin embargo, se parecen a los virus en que tienen que invadir a la célula huésped para reproducirse. Existen tres clases de tifus: epidémico, murino y exantemático.

– El tifus epidémico, causado por la Rikettsia prowazekii, es una forma grave de la enfermedad, diseminada por el piojo que habita en el ser humano. En los Estados Unidos, esta clase de tifus también se difunde por los piojos a las ardillas voladoras.

A veces los síntomas del tifus reaparecen años después del ataque

original y esto recibe el nombre de enfermedad de Brill-Zinsser. Este tifus es más benigno que el epidémico.

– El tifus murino, debido a la Rickettsia typhi, es otra forma menos grave de la enfermedad y se difunde por pulgas de las ratas, ratones y otros roedores.

– El tifus exantemático, atribuido a la Rickettsia tsutsugamushi, es la forma de la enfermedad que se da en la zona de Asia y el Pacífico delimitada por el Japón, Australia y el subcontinente de la India. Se propaga por medio de los ácaros a las ratas, los ratones de campo y otros roedores.

¿A quién afecta el tifus?

Tanto el tifus epidémico como el murino están diseminados por todo el mundo. Ahora bien, el tifus epidémico suele ser más frecuente en situaciones en que reinan malas condiciones higiénicas y hacinamiento. Es una forma de tifus muy poco frecuente en los Estados Unidos En cambio, el tifus murino es más común en zonas infestadas por ratas. Es el único que se da periódicamente en los Estados Unidos, y así y todo, son menos de 100 los casos registrados anualmente, de preferencia en Texas y California.

¿Qué les sucede a las personas que contraen el tifus?

Síntomas Los síntomas de esta enfermedad incluyen fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y dolores generalizados que dan lugar a exantema

(erupción cutánea). El exantema se disemina por la mayor parte del cuerpo, pero generalmente no afecta al rostro, la palma de las manos o la planta de los pies. En el caso del tifus murino, los síntomas son parecidos, pero más leves. Tanto en el tifus epidémico como en el exantemático, la fiebre puede alcanzar los 40 o 41 °C (104 o 106 °F) y permanecer elevada durante dos semanas. El dolor de cabeza es muy intenso. En los casos graves de tifus, la tensión arterial puede descender a valores peligrosos. En estas condiciones, el paciente experimentará confusión mental, convulsiones, coma o incluso la muerte. De ahí nos viene el nombre de la enfermedad, tifus, que procede del griego “typhos ” (humo, nube o estupor causado por la fiebre).

Diagnóstico y tratamiento

Se recurre a los análisis de sangre para determinar si el paciente tiene o no el tifus por infección de rickettsias. Los enfermos de tifus que reciben antibióticos generalmente se recuperan. Si se les trata pronto, suelen mejorar rápidamente. Si se demora el tratamiento, la mejoría es más lenta y la fiebre dura más. Si se les deja sin tratar, la enfermedad puede lesionar distintos órganos y conducir al coma e incluso a la muerte.

Prevención Las medidas profilácticas contra el tifus se basan en evitar las malas condiciones higiénicas, puesto que favorecen la propagación de la enfermedad. Siempre es aconsejable evitar en lo posible el contacto o convivencia con animales, tales como la rata y el ratón, por ser posibles portadores de la enfermedad. Deben tener especial cuidado los que viajan a lugares donde se da el tifus. Para impedir su propagación, es preciso destruir los piojos corporales de las personas infestadas hirviendo o tratando al vapor su vestimenta.

Fuentes

U.S. Centers for Disease Control and Prevention, 1600 Clifton Rd., Atlanta, GA 30333 Telephone (404)639-3534 Telephone (404)639-3311 Toll-free (800)311-3435 Information Hotline (888)-232-3228 Public Health Emergency Preparedness &

(English)

Public Health Emergency Preparedness &

(Spanish)

Public Health Emergency Preparedness &

TTY 866-874-2646

Office of Public Inquiries (800)311-3435 TTY (404)639-3312 http://www.cdc.gov/

Response (888)-246-2675 Response (888)-246-2857 Response

Leave a Reply