Trastorno de estrés postraumático: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Se trata de un trastorno mental en la cual las personas que han sobrevivido a un acontecimiento terrible reviven el terror en pesadillas, recuerdos y miedos. Es suficientemente grave como para interferir con la vida cotidiana, y puede aparecer después de un desastre natural, combate militar, violación sexual, atracos u otras forma de violencia.

El caso de Sara

Sara sintió que quería gritar, pero ningún sonido emanó de su garganta. Parecía que unas manos querían agarrarla. Apareció un rostro, y Sara alzó los brazos y los sacudió ferozmente. Intentó defenderse de su atacante, pero se sentía indefensa.

De repente, Sara oyó la voz de su madre que intentaba despertarla para sacarla de su pesadilla. Cuando su madre la abrazó en la oscuridad,

Sara lloró. Ya había tenido la misma pesadilla repetidamente en las últimas semanas. A veces los detalles cambiaban, pero el sueño siempre acababa de la misma manera: con alguien tratando de herirla.

De hecho, Sara había sido atacada el mes anterior cuando regresaba de la escuela a su casa. Ahora manifestaba indicios del síndrome de estrés postraumático.

¿En que consiste este síndrome?

Los ataques violentos se cuentan prominentemente entre los acontecimientos que conducen al síndrome de estrés traumático, enfermedad mental que interfiere con la vida cotidiana y que afecta a las personas que han pasado por una experiencia violenta o que han corrido peligro de muerte. El trauma psicológico se origina en una conmoción profunda que deriva en una lesión psicológica duradera.

Para algunos, como Sara, un ataque directo contra ellos forma parte de su experiencia traumática. Para otros, el ser simplemente testigos de un incidente violento, como por ejemplo un asesinato, puede ser suficiente para provocarles el trastorno de estrés postraumático. Este padecimiento es un problema particular para los ex combatientes o para quienes viven en países donde se libran combates.

¿Cuál es la causa del trastorno de estrés postraumático?

Hay muchos acontecimientos traumáticos en la vida de cada persona. El Centro Nacional para el Trastorno de Estrés Postraumático de los Estados Unidos estima que más del 60 por ciento de los hombres y del 50 por ciento de las mujeres sufren al menos un incidente traumático en algún momento. No todos ellos presentan el trastorno de estrés traumático, pero ciertos estudios ponen de manifiesto que hasta un 14 por ciento de ellos se han visto o se verán afectados.

La causa puede ser cualquier suceso o vivencia que haya creado o amenazado con crear un grave peligro físico. Casos por el estilo son los ataques personales violentos como la violación o la agresión sexual, los atracos; desastres naturales como huracanes, tornados o terremotos; accidentes como incendios o choques automovilísticos; ataques terroristas como el llevado a cabo el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York contra las torres gemelas; sufrimiento durante conflictos armados; combates militares. El elemento común en todos estos acontecimientos es el haber pasado por un periodo de gran peligro y de haber sentido miedo e impotencia. Estas situaciones pueden ser traumatizantes.

Los médicos aún no están seguros de por qué tales experiencias provocan en algunas personas el trastorno estrés postraumático pero en otras, no. Sin embargo, la investigación científica indica la presencia de cambios físicos en las personas que han pasado por sucesos traumáticos. Por ejemplo, algunos sobrevivientes tienen niveles anómalos

de hormonas y de otras sustancias químicas que participan en las reacciones ante el estrés.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de estrés postraumático?

Las personas con estrés postraumático presentan una amplia diversidad de síntomas, algunos de los cuales aparecen inmediatamente tras el suceso y otros, meses o años después. Hay varios síntomas comunes:

– Escenas retrospectivas recurrentes del trauma. Pueden ser pesadillas, como los sueños de Sara sobre su ataque. O pueden ser recuerdos que, de manera abrumadora, se entrometen en los quehaceres cotidianos mientras la persona está despierta. Con frecuencia, los recuerdos son provocados o “disparados” por algún recuerdo, como cuando un ex combatiente revive su experiencia en el frente de batalla al oír el ruido de fuegos artificiales que suenan como disparos de bala o cañonazos. Estos sueños o recuerdos son a veces tan reales que las personas empiezan a comportarse como si el acontecimiento traumático estuviera sucediendo en ese momento.

– Alejamiento de las personas de actividades que les gustaban antes del trauma. A menudo tratan de evitar situaciones que podrían traerles a la memoria lo que les ocurrió. Pueden sentirse abrumados por una sensación de que nada importa en realidad. Puesto que casi perdieron la vida en un acontecimiento inesperado, temen que éste vuelva a suceder en el futuro. Esto hace que se retraigan y depriman. La depresión, a su vez, les

impide concentrarse, aprender o hacer un trabajo. Las calificaciones de los estudiantes suelen empeorar.

– Demostración exagerada de miedo. Con frecuencia estas personas reaccionan de forma exagerada ante situaciones ordinarias. Por ejemplo, los que han sido asaltados en un atraco se sobresantan cuando alguien les toca en el hombro, o a los sobrevivientes de un huracán les asusta una tormenta común.

Los que sufren de estrés postraumático suelen tener dificultades para dormir, porque tratan de evitar las pesadillas. También manifiestan la tendencia a proteger demasiado a las personas amadas y a sí mismos, evitando situaciones que la mayoría de las personas no considerarían peligrosas. Se enojan con facilidad o tienen dolores de pecho, respiración rápida o mareos sin aparente motivo.

Diagnóstico y tratamiento

Muchas personas pueden pensar en acontecimientos pasados, sobre todo en aquellos que les causaron dolor. Eso, sin embargo, no significa que tengan trastorno de estrés postraumático. Para diagnosticar el trastorno, es preciso que los síntomas duren por lo menos un mes y que planteen problemas en la escuela, el trabajo, el hogar o en otras situaciones de la vida en sociedad.

A veces, los síntomas del trastorno se manifiestan abiertamente. A menudo los interesados no quieren hablar del incidente traumático. En algunos casos se sienten culpables, por haber sobrevivido mientras que otros murieron, como ocurre durante un gran desastre natural. En otros casos, se pueden culpar a sí mismos por lo acontecido, porque creen que debían haber repelido al atacante o huido de él.

Parte del diagnóstico consiste en averiguar lo que sucedió a la persona y cómo ese suceso la afecta actualmente. Por lo general, esto requiere tratamiento por parte de un especialista en salud psíquica, es decir, de un psiquiatra o de un psicólogo.

Con la asistencia psíquica, las personas aprendan a sobrellevar sus emociones. Los mejores resultados se obtienen normalmente cuando las sesiones de conversación tienen lugar poco después del incidente traumático. Esta es una de las razones por las que se traen especialistas a las escuelas tras un incidente violento o a los pueblos tras una catástrofe. El asesor en casos de crisis es un especialista que ofrece ayuda a corto plazo a individuos o grupos que hayan experimentado recientemente una catástrofe o una situación de gran violencia. De igual manera, el consejero de las víctimas es un especialista que ayuda a las víctimas de un delito o crimen a conseguir ayuda profesional.

A menudo es más difícil tratar a las personas que presentan síntomas de trastorno de estrés postraumático tras años de haber ocurrido el incidente traumático. Los especialistas en salud psíquica suelen usar técnicas de relajación y de terapia de grupo con los que que hayan tenido experiencias semejantes. También guían a sus pacientes, de forma gradual y cuidadosa, hacia situaciones que les recuerden su trauma. El superviviente de un choque automovilístico, por ejemplo, tal vez no quiera volver a conducir, por lo que al principio se le puede aconsejar sentarse en un automóvil estacionado, y posteriormente dejarle conducir en una zona desierta, para que pueda vencer el miedo. También se emplean a veces medicamentos recetados para ayudar a la persona a que duerma y alivie su depresión.

Lo mejor para las personas que hayan tenido una experiencia traumática es obtener rápidamente ayuda profesional. Los especialistas en salud psíquica aconsejan que no se trate de ocultar la experiencia o que no se espere simplemente a que las emociones desaparezcan por sí mismas con el correr del tiempo.

Fuentes

American Psychiatric Association, 1000 Wilson Blvd., Ste. 1825,

Arlington, VA, 22209-3901

Telephone (703)907-7300

Toll-Free (888)357-7924

http://www.psych.org

National Center for Victims of Crime, 2000 M St. NW,

Ste. 480, Washington, DC, 20036 Telephone (202)467-8700 Toll-Free (800)FYI-CALL http://www.ncvc.org

National Center for Post-Traumatic Stress Disorder Veterans,

215 N Main St., White River Junction, VT 05009 Telephone (802)296-5132 Information Line: (802)296-6300 Facsimile (802)296-5135 http://www.ncptsd.org/

National Mental Health Association, 2001 N Beauregard St.,

12th Fl., Alexandria, VA, 22311 Telephone (703)684-7722 Toll-Free (800)969-NMHA http://www.nmha.org

U.S. National Institute of Mental Health, 6001 Executive Blvd.,

Rm. 8184, MSC 9663, Bethesda, MD 20892-9663 Telephone (301)443-4513 Toll-free 866-615-6464 Facsimile (301)443-4279 TTY (301)443-8431

http://www.nimh.nih.gov/

Leave a Reply